miércoles 28 de julio de 2021 - 12:00 AM

Abuso sexual: ¡No significa no!

Estamos aquí para decirte que sí te creemos, confiamos en los niños que tienen la valentía de enfrentarse a este gigantesco monstruo y pedir ayuda para que ya nadie más tenga comportamientos inapropiados que le hagan sentir incómodos.
Escuchar este artículo

El abuso sexual infantil es un monstruo gigante, pero silencioso. A veces no deja testigos de sus atroces acciones y en ocasiones tampoco es posible encontrar pruebas de sus delitos, lo que hace muy difícil poder protegernos de este horrible monstruo. Sin embargo, estamos aquí para decirte que sí te creemos, confiamos en los niños que tienen la valentía de enfrentarse a este gigantesco monstruo y pedir ayuda para que ya nadie más tenga comportamientos inapropiados que le hagan sentir incómodos.

Queremos acabar con él. Queremos que las cifras de niños abusados sexualmente se reduzcan a cero, ¡en nuestro país, el continente y el mundo! Pero para ello, lastimosamente, tenemos que trabajar muy duro. Lo primero es que entiendas cuáles son tus límites y que nadie los puede sobrepasar. Permítenos entrar en esta área y ayudarte a decir: “¡No, no quiero, apártese!

Señales de advertencia

Debemos aprender a identificar esas señales que nos indican que estamos en situación de peligro o riesgo. Esas son las señales que nos indican que algo va a pasar.

Las primeras señales de advertencia pueden ser sensaciones físicas, sentimientos o ideas: empiezas a sentir que tu cuerpo pierde estabilidad, que hay un calor muy intenso en el ambiente, o un frío en el estómago y te tiemblan las piernas. Esas sensaciones generalmente están acompañadas por el miedo, y tu mente se invade pensamientos como: “me va a pasar algo malo”, “me van a hacer algo”, “estoy en peligro”.

No todos sentimos lo mismo, algunos niños experimentan otras cosas, continúa leyendo y te contamos más de eso.

141 Este es el número que deberás marcar si te sientes en peligro. Alguien estará disponible para que le cuentes tu caso, ¡a cualquier hora del día, los sietes días de la semana, 365 días al año y desde cualquier parte del país!

Sensaciones y reacciones

Es difícil descubrir si un niño o niña ha sido abusado sexualmente, sobre todo si no tiene secuelas físicas visibles como infecciones, marcas, cortes, quemaduras, fracturas, lesiones, sangre o dolor genital. Además, en ocasiones, las marcas no tienen que ver con que el agresor le realice esas heridas, sino que el propio niño puede llegar a autolesionarse como una ‘salida’ al dolor que siente. Sin embargo, hay signos que de forma indirecta te pueden dar pistas para que empieces a sospechar que un niño está siendo abusado sexualmente:

¿Tú realmente eres así?, ¿te miras al espejo y te reconoces? Puede que estas cambiando muchas cosas de ti porque tu cabeza se niega a aceptar que estás sufriendo. No te preocupes, es mejor que lo detectes a tiempo. Tatiana Cordero González, psicóloga y miembro de la Fundación Mujer y Futuro, nos ayudó a preparar este material para ti, y te invita a revisar estos ítems y mirar si algo así te pasa:

Cambios de comportamiento repentinos: agresividad, irritabilidad, llanto...

Bajo rendimiento escolar: retraimiento, dificultades para concentrarte..

Miedos constantes: temor a estar solos/as

Aislamiento: dificultad para relacionarte con otros niños

Pérdida de control de esfínteres

Alteraciones en el sueño y la alimentación

Hipersexualidad: masturbación, conductas sexuales no propias de la edad

No en todos los casos se presentan los mismos signos de alarma, sin embargo, los anteriores son los más comunes.

Muchos niños y niñas tienen dificultad para reconocer sus sentimientos y poder comunicarlo, por lo tanto, brindarles elementos para reconocer, identificar, distinguir y expresar estos sentimientos les ayuda a comprender más las reacciones tanto de ellos mismo como de quienes los rodean

Reconocer las emociones te permitirá identificar situación como el abuso sexual y pedir ayuda oportunamente.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada cinco menores sufre abuso sexual antes de cumplir los 17 años.

¿Quién ha pasado tus límites?

La psicóloga Tatiana Cordero también nos ayuda a entender en qué situaciones sabremos que alguien ha pasado nuestros límites:

“Puedes identificar la violencia sexual si hay algunas de las siguientes situaciones: si alguien te toca, si te obliga a ver actos con contenido sexual, si te obliga a realizar a conductas sexuales, si existe acceso carnal violento y/o actos sexuales. Es importante mencionar que todo lo anterior se considera bajo el grave componente de que los niños como tú son consideradas personas con incapacidad de resistir, puesto que son aún seres humanos indefensos”.

No tienes la culpa. Nunca será tu culpa que alguien te haya hecho sentir incómodo.

¿Qué hacer?

Se trata de un trabajo en equipo, un trabajo en familia. La psicóloga Tatiana Cordero, hace énfasis en el tema:

“Lo primero y más importante es las madres y padres puedan conocer las expresiones de violencia sexual, el riesgo y la importancia del cuidado de los y las menores; nadie es de confianza para dejar el cuidado de sus hijos e hijas, las estadísticas nos muestras que los victimarios están en el hogar o son personas cercanas a la familia, escuchar a los hijos e hijas, mirar su rostro cuando hablamos con ellas y ellos, identificar cambios de comportamiento y sobre todo creer lo que nos dicen son elementos vitales en la prevención”.

¿Por dónde empezar?

“No hagas nada de aquello que te haga sentir incómodo. Nunca nadie debe obligarte a saludar a alguien de beso o abrazarlo si no quieres hacerlo. Obligarte es reafirmar un mensaje de que está bien hacer contacto con todas las personas, ¡eso no está bien!”

Tú eres dueño de tu cuerpo y tienes todo el derecho, y obligación, de protegerlo de quien no quieres que se acerque.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad