miércoles 08 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Aprende a hacer compostaje en casa

Yuly Forero Pedraza, profesional en administración ambiental y de los recursos naturales, líder de ‘Cultivando Vida’ un negocio verde que trabaja en pro de la sostenibilidad, nos enseña cómo hacer compostaje en 60 días.
Escuchar este artículo

Si no sabes qué hacer con los restos de verduras, frutas y demás desechos, servirán para hacer compostaje y este te ayudará a cultivar una gran cantidad de verduras nuevas. Yuly Forero Pedraza, profesional en administración ambiental y de los recursos naturales, líder de ‘Cultivando Vida’ un negocio verde que trabaja en pro de la sostenibilidad, nos enseña cómo lograrlo en 60 días.

“El compostaje es una opción ideal para cuando queremos aprovechar los residuos y evitar desperdicios de alimentos. Más o menos el 30 % de lo que se prepara a diario no se consume y termina disponiéndose como un residuo ordinario sin ninguna capacidad de aprovechamiento, cuando podría convertirse en material orgánico de abono para nuestras plantas y jardín”

¿Qué necesita tener tu compost?

Residuos sólidos: restos de frutas, verduras, flores, tubérculos, hongos, bagazo de café, Té sin hielo del saquito, residuos de jardinería, semillas, estropajos, cáscaras de huevo.

También necesitarás restos secos de: hojas secas de árboles o plantas, ramas, aserrín, pedazos de madera, residuos de cartón, papel (preferiblemente sin tintas), servilletas, cubeta de cartón de los huevos, tierra.

- Cortados en trozos pequeños.

- No residuos de animales.

- No restos de comida preparada.

- No excrementos.

No restos de carnes, ni huesos.

¿Por dónde empezar?

Reúne todos los residuos que encuentres en tu hogar.

Toma un recipiente plástico y, con la ayuda de un adulto, haz unos pequeños agujeros en la parte superior para que los residuos puedan hacer su proceso de descomposición y los gases puedan salir sin ningún problema.

Primera capa: en esta capa utilizaremos solo materiales secos como: aserrín, tamo o cascarilla de arroz, hojas secas, restos de poda secos, bolsas de papel y papel periódico.

Segunda capa: en esta capa pondrás todos los residuos y cáscaras de frutas y verduras, residuos de café, cáscaras de huevo, servilletas untadas de alimento y restos frescos de poda. Es preferible que todos estos residuos estén finamente picados para que su descomposición sea más rápida.

Tercera capa: abono o tierra negra. Nuestra última capa es la capa nutricional donde pondremos abono rico en materia orgánica. La función de esta capa es que los microorganismos presentes en el abono bajen a descomponer los residuos que pusimos a compostar.

Tips:

Para evitar que tu abono genere mal olor en el hogar, ubícalo en un lugar ventilado, donde corra un poco de brisa.

Revuelve todo lo que haya en el recipiente, cada 8 o 10 días. ¿Entonces para que las capas? Para mantener el balance perfecto del compost. Luego de 60 días, ¡tendrás tu abono!

“Después podrás generar más y más capas para tener el equilibrio perfecto. Cada vez que guardes residuos debes crear las tres capas y volver a tapar el recipiente”.

“Para un apartamento o una casa pequeña, está es la opción ideal. Aunque separes los residuos, en la ciudad aún no se les da el manejo adecuado. ¡Es mejor tener tu compost!”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad