miércoles 05 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Así es como la música puede salvarnos

Aunque suene contradictorio, escuchar música triste a veces nos hace sentir mejor, ¿por qué? Aquí te contamos.
Escuchar este artículo

Aunque suene contradictorio, escuchar música triste a veces nos hace sentir mejor, ¿por qué? Aquí te contamos:

Nostalgia

Puede activar recuerdos importantes de forma muy intensa y revivir lo que disfrutamos en el pasado.

¿Por qué nos gusta escuchar música triste?
Cuando nos sentimos tristes, el cuerpo genera prolactina, una hormona que balancea tu tristeza para que no te dé un “bajón de ánimo”. La música triste “engaña” a nuestro cerebro y nos hace producir prolactina. Lo que nos da esa extraña sensación de confort.

Catarsis

Ayuda a liberar emociones como la ira o la tristeza sin las consecuencias de la vida real.

Hormonas

Cuando sentimos dolor, el cuerpo produce prolactina para controlarlo. Esta música “engaña” al cerebro para producirla y hacernos sentir mejor.

Compañía

Es una especie de amigo que aparece para comprendernos porque está en el mismo estado de ánimo que nosotros.

Regular emociones

Concentrarnos en la música nos distrae de situaciones angustiosas y entendemos mejor los sentimientos que no sabíamos cómo expresar.

¿Cuál es la mejor música para concentrarse?

Todos sabemos que la música puede ayudarnos a concentrarnos mientras estudiamos o hacemos algunas actividades del día.

Sin embargo, algunas canciones con letra, por ejemplo, pueden llegar a distraerte de más.

Entonces, ¿cuál es la mejor música para concentrarte? Varios estudios han llegado a la misma conclusión: música de videojuegos.

La razón: la música de los videojuegos está diseñada justo para estimular al jugador a realizar una tarea específica. Sin llegar a distraerlo de ella... ¿Qué soundtracks de videojuegos recomendarías?

¿Por qué nos identificamos tanto con las canciones de nuestra infancia?

Hay dos razones. La primera es que el cerebro da prioridad a los recuerdos ligados a emociones intensas, más que a aquellos que no lo tienen. Y no hay nada con emociones más intensas que la infancia y los recuerdos que nos llevan a esa linda etapa.

La segunda razón es porque la música es una pieza clave en la formación de nuestra identidad durante la infancia, y parte de la adolescencia. No solo nos identifica con cierto tipo de artistas o valores. También crea lazos con otras personas afines a nosotros.

La suma de esto trae como resultado memorias y recuerdos muy importantes para tu cerebro. Pero cuando vuelves a escuchar esas canciones, tus memorias se abren con todo lo que tenían adentro: lágrimas de emoción y muchas sonrisas.

¡Dato!:

¿Por qué muchas canciones duran alrededor de tres minutos?

No es una regla, ni así lo quiso el Dios de la música. Como durante muchos años la única opción para escuchar música era en los shows en vivo, con la llegada del fonógrafo muchos pudieron trasladar la música a sus casas. Solo había una limitación.

La música se graba en cilindros de cera que solo podían guardar audios de dos a tres minutos. Desde entonces las canciones terminaron adaptándose para caber en un nuevo formato... que solo podía guardar audios de esa duración.

Años después llegaron los “singles”, discos de vinilo con una sola canción, en los que también cabían en promedio tres minutos de audio.

Pronto se convirtieron en el formato de la música popular. Aunque luego aparecieron otros, los de tres minutos se quedaron como estándar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad