martes 17 de agosto de 2021 - 12:00 AM

¿Cómo combatir la pereza?

Existen muchos factores y razones por las que podemos ser perezosos. Aquí, con ayuda de sus psicólogos expertos, te contamos sobre las razones y ténicas que puedes poner en práctica.
Escuchar este artículo

¿Por qué somos perezosos?

Existen muchos factores y razones por las que podemos ser perezosos. El portal Guía Infantil, con ayuda de sus psicólogos expertos, enumeró algunas de las razones por las que una persona podría ser perezosa:

- Las tareas que tiene que realizar no son muy claras, parecen difíciles o considera que pueden ser eternas.

- No se siente lo suficientemente motivada como para cumplir con una labor.

- No pasa nada por no hacerla... No le han dicho que habrá consecuencias negativas por incumplir, y tiene la errada creencia de que puede fallar.

- Baja autoestima.

- Tiene síntomas de depresión como tristeza, desánimo...

- Es distraída y con dificultad para concentrarse

- Posee algún trastorno del aprendizaje como dislexia, dislalia...

- No tiene fuerza de voluntad

¿Qué es la pereza?

“Es la cualidad de no estar dispuesto a trabajar o usar energía”.

“Falta de inclinación a la actividad o el esfuerzo a pesar de tener las capacidades”.

“Adjetivo para describir a una persona que no quiere trabajar o esforzarse por hacer algo”.

Entonces, ¿qué es la pereza exactamente? ¿Se trata de ser lento para hacer algo o de posponerlo? o ¿de no hacerlo nunca? o ¿de no querer hacer el esfuerzo suficiente?

Si te das cuenta, la mayoría de significados se enfocan a la falta de movilidad, de acción o uso de la energía.

Leon F. Seltzer, doctor en psicología, dice que lo que consideramos comúnmente como pereza no es realmente la falta de movilidad o inactividad. Es la falta de motivación.

No es que no quieras hacer las cosas, que seas un vago o que esa sea una característica de tu personalidad. Lo que sucede es que no has encontrado la motivación.

¿Cómo combatirla?

Para evitar que ocurra todo esto y que no nos acostumbremos a la ley del mínimo esfuerzo, busca siempre la forma de motivarte para realizar todo lo que te da pereza. Utiliza el juego y la imaginación para que las tareas tediosas se conviertan en algo divertido.

¿Te ha pasado que a veces tardas diez largos minutos en terminar una operación de matemáticas? ¿O quizá en casa hay alguien a quien mandan a hacer una tarea y su respuesta es: ahorita?

Es hora de dejar de preguntarnos: ¿por qué hay personas tan perezosas? Tal vez la cuestión no sea responder a esa pregunta, sino a: ¿Cómo logramos dejar la pereza a un lado?

¿Hay algún antídoto contra la pereza? Puede que sí, algunos dicen que es una técnica japonesa. ¡Quedate que se pone interesante! Aquí te contamos algunas técnicas, métodos y consejos para darle la bienvenida a la productividad.

Dame un minuto, ¡y lo arreglamos!

En Japón existe el Método Kaizen, que significa ‘sabiduría para cambiar’. En este lado del mundo lo conocen como regla del minuto. Parece ser un método infalible para terminar con la desidia y la pereza a la hora de hacer determinada tarea.

Se trata de destinar un minuto, un solo minuto a la tarea que más nos cuesta. Hay una única condición: hacerla siempre a la misma hora. Por ejemplo, ¿te da pereza organizar tu cuarto? Todos los días, a la misma hora, ordenarás tu cuarto durante un minuto. ¿Quién no puede hacer una tarea durante un minuto?

Tal vez nos resulte extraño, pero un pequeño paso puede significar mucho. De hecho, un paso es siempre el comienzo de un gran camino.

Lo que este método consigue es que llegue el día en el que ordenes tu cuarto de forma automática, porque lo tienes interiorizado y ya no te cuesta hacerlo. Y ese es el momento de aumentar el tiempo de un minuto a 5 minutos. Y más adelante, a 10 minutos. Y llegará el día en el que no te de pereza invertir tiempo en esta tarea.

El creador de esta técnica, el japonés Masaaki Imai, piensa que este método es muy eficaz para todo en la vida.

Hagamos el ejercicio. Encuentra tu edad y cumple el reto.

3-4 años: ¿Eres capaz de recoger tus juguetes y guardarlos dentro de la bolsa en menos de un minuto?

5-6: ¿Puedes tender tu cama en menos de un minuto?

7-8: ¿Puedes terminar de desayunar en un minuto? Solo terminarlo, no empezar y terminar, eso requerirá más tiempo.

9-10 años: ¡Te desafío a que logres vestirte en menos de un minuto!

11-12 años: ¿Logras ordenar tu habitación en menos de un minuto?

Técnica pomodoro

¿Te ha costado mucho trabajo concentrarte? Quizá esta la Técnica Pomodoro pueda ayudarte. Fue inventada por Frances Cirillo en la década de 1980, y optimiza el tiempo y la eficiencia.

Paso 1: Define cuál es la tarea que quieres hacer.

Paso 2: Configura un temporizador de 25 minutos.

Paso 3: Empieza con tu tarea.

Paso 4: En cuanto suene la alarma, toma un descanso de 5 minutos.

Después de hacer esto cuatro veces, puedes tomar un descanso largo. Pueden ser de 15 a 30 minutos.

Reglas:

1. Tienes que trabajar los 25 minutos. El tiempo no se puede interrumpir o dividir.

2. Los descansos no son negociables. Tienes que tomarlos todos.

3. Si hay alguna interrupción, tienes que empezar de nuevo ese ciclo.

La técnica pomodoro puede ayudarte a administrar tu tiempo, dividir mejor tu trabajo e ignorar tooooodas las distracciones.

¿Cómo ser más organizado?

- Antes de irte a dormir, planea y organiza tu agenda del día siguiente.

- No uses más de cuatro redes sociales al día.

- Si tienes celular, úsalo para que te recuerde esos pendientes que ya sabes que vas a olvidar. También puedes utilizar notas de papel y dejarlas en lugares visibles.

- Dedica una hora para revisar lo que tienes pendiente. Anota los avances.

- No aceptes más de lo que puedas hacer. Aprende a decir no.

- Agenda también tu tiempo personal y respétalo. Es necesario que tengas tiempo para ti, para tus actividades favoritas, o simplemente para estar a solas.

¿Tu problema son los deberes escolares? Intenta esto:

Estas son algunas estrategias científicas para estudiar mejor.

- Información novedosa y divertida: Subraya. Crea historias detalladas. Haz gráficas o mapas mentales.

- Separa los tiempos de estudio: No te satures. Divide la información en trozos pequeños y revísalos constantemente.

- Come algo saludable: El cerebro necesita glucosa, opta por frutas en vez de golosinas.

- Estudia en lugares diferentes: Mejora la concentración y crea una experiencia nueva con la información.

- Haz un poco de ejercicio: Esto crea, mejora y fortalece las conexiones neuronales.

- Resume los puntos: De más claridad, organización y ayuda a repasar más fácilmente los temas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Fernanda Sandoval

Periodista egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro de Vanguardia desde 2020. Actualmente soy reportera de las secciones de Tecnología, Entretenimiento y Cultura, y apoyo en la elaboración de contenido digitales e impresos. Lidero el proyecto Vanguardia Kids, una plataforma multicanal en la que los niños de 8 a 14 años son los encargados de contar historias.

@fernandasans

msandoval@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad