miércoles 21 de abril de 2021 - 12:00 AM

Conoce quien creó estos famosos alimentos

Existen varios productos que se crearon por accidente o que sus autores nunca se imaginaron la fama que podían llegar a tener. Aquí te contamos de algunos de ellos.
Escuchar este artículo

Nachos

Ignacio Anaya, un camarero de un restaurante en Piedras Negras, Coahuila, México, creó los nachos en 1940. La historia comienza cuando un grupo de mujeres llega en horas no hábiles, justo cuando él no tenía ningún cocinero disponible.

Dispuesto a complacer a las comensales, esposas de estadounidenses asignados a una base militar, Anaya corrió a la cocina y preparó una botana rápida con los ingredientes que pudo encontrar. Cubrió algunos totopos (trozos de tortilla de maíz fritos) con queso colby y rodajas de jalapeños en escabeche, y los metió al horno.

A las mujeres les gustó tanto que pidieron más, y de broma en broma terminaron llamándolos “especial de Nacho”, ya que a Anaya le decían ‘Nacho’.

Después de un tiempo, Anaya se mudó a Eagle Pass y abrió un restaurante llamado Nacho’s.

‘Flamin Hot’

Richard Montañez, un mexicano que trabajaba como conserje en la planta de producción de Frito-Lay, en California, los inventó. Un día, durante su jornada de trabajo en la fábrica, Richard encontró varios Cheetos sin la cobertura naranja, pero en lugar de tirarlos decidió experimentar con ellos, pues, tras ver el modo de preparación de un elote (mantequilla, queso, limón y, lo más importante, chile), tenía la idea de que el producto podría saber mejor con un toque picante.

Cuando, Rog

er Enrico, presidente de la empresa, los probó, no tardaron mucho en salir al mercado.

Paletas de hielo

Un día en 1905, Frank Epperson, un niño de 11 años, quería disfrutar de una bebida dulce en un frío día de invierno. Tomó un un poco de soda en polvo y agua y decidió revolverlo con un palillo de madera. Sin embargo, el niño olvidó la bebida en el porche de su casa.

Al día siguiente, cuando salió al porche, se dio cuenta de que la bebida se había congelado con el palito de madera adentro y sacó el dulce y lo saboreó sosteniéndolo con el palo de madera. Emocionado por su invención, decidió llamarlo “Epsicle”.

Años después, Frank empezó a vender el producto en su vecindario y ya adulto, en 1923, lo patentó.

Pizza Hawaiana

La leyenda más extendida y popular atribuye el origen de esta receta a Sam Panopoulos, un cocinero afincado en Ontario (Canadá), y no a Hawái.

Este canadiense de ascendencia griega fue el primero, en los años 60, en ofrecer en su restaurante, Satellite Restaurant, una pizza que incluyera piña. Se dice que también intentó popularizar una hamburguesa con piña, aunque no tuvo el mismo éxito que la pizza.

Galletas con chispas de chocolate

Las inventó Ruth Wakefield por accidente cuando intentaba hacer galletas de chocolate. En 1930, ella era propietaria de Toll House Inn, en Whitman Massachusetts, un restaurante muy popular que contaba con comida rápida.

Su libro de cocina, Toll House Tried and True Recipes, fue publicado en 1936 por M. Barrows & Company, Nueva York. Incluía la receta “Toll House Chocolate Crunch Cookie”, que rápidamente se convirtió en un alimento horneado en los hogares estadounidenses.

Ensalada César

El creador de la auténtica ensalada César fue Caesar Cardini, un chef italiano que emigró de Milano a México, donde regentaba junto a su hermano varios restaurantes en una conocida zona turística de Tijuana.

Esta receta surgió simplemente de casualidad. Un fin de semana llegó una multitud de turistas al restaurante de los hermanos Cardini. Al ser un grupo tan numeroso y llegar por sorpresa, cuando estaban escasos de provisiones, a César se le ocurrió crear una ensalada con los alimentos que tenía a mano.

Sobrantes de comida de días anteriores, lechuga romana, huevos, queso italiano, algunos limones y pan seco. Cogió todos estos ingredientes y los puso en un tazón, al que luego le añadió una salsa que preparó rápidamente inspirándose en una vieja receta familiar con la que su madre lo alimentaba de pequeño en tiempos de escasez en Italia.

Una vez resuelto el apuro de los platos, César sirvió la ensalada a sus comensales haciéndoles creer que estaban degustando el plato estrella de la casa ¡y así lo creyeron!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad