miércoles 12 de mayo de 2021 - 9:00 AM

Nuestros reporteros opinan: ¿Y si pensamos que los colores y juguetes no tiene género?

Hablamos con los reporteros de Vanguardia Kids sobre los estereotipos de género y esto fue lo que respondieron.
Escuchar este artículo

Hablamos con los reporteros de Vanguardia Kids sobre los estereotipos de género y esto fue lo que respondieron.

¿Y si lo que quiero ser no es lo que “debería” ser?

Sofía Mejía Camacho

La estigmatización en la infancia está presente en niños y niñas del mundo y es el comparar ciertos aspectos que tienen que ver con variedad de actividades, acciones, etc. Se refiere a cuando se excluye a alguno de los dos géneros de algo, solo por ser un niño o una niña, y hoy te vengo a hablar de eso, de la estigmatización vivida por nosotras las niñas.

Juzgar y reprochar a una persona por lo que es no está bien. En este caso hablamos de lo que la sociedad cree que es correcto ver en las niñas, pero en verdad no es así porque cada una es distinta y no podemos pretender que todos sean iguales a nosotros porque el mundo sería muy aburrido si fuera así.

Aquí algunas frases muy comunes en la sociedad:

1. “Eres una niña, tiene que gustarte el rosado y el morado”

2. “Las niñas no pueden jugar futbol”

3. “Las niñas no pueden jugar basquetbol”

4. “Las niñas no pueden defenderse”

5. “Las niñas no pueden ser Gamers”

6. “Las niñas no pueden vestirse con ropa ancha”

7. “Las niñas tienen que usar vestidos”

8. “Las niñas tienen que tener el cabello largo”

María Lucía Lancheros Ferreira

Uno de los estereotipos más comunes es que el rosado para niñas y azul para niños. En mi opinión, el color no define el género de nadie. Sin embargo, a veces se usa ese estereotipo en un ‘baby shower’, aquí ya se sabe el género del bebé, pero no sabemos los gustos.

Otro estereotipo es “una mujer no puede hacer nada sin un hombre” esto también es falso. Eso era en la antigüedad, ahora la figura femenina es una guerrera que puede hacer lo que ella quiera y puede llegar a lo que quiere sin preguntárselo a nadie.

Otra cosa que nos dicen es que “los hombres no lloran”. Falso. En los sentimientos y en las emociones no hay género, todos lloramos sea por una película, la muerte de un ser querido, etc.

En conclusión, pienso que todos debemos ser tolerantes, recuerda el viejo refrán “no juzgues a un libro por su portada”. En este caso sería “no juzgues a una persona por su género”.

Katherinne Nickoll Leal Parra

“Si eres una niña, tienes que ser una princesa”. No todas las niñas quieren ser princesas, ya que hay niñas que les gustan el fútbol, basquetbol, natación, etc. “A las mujeres les tienen que gustarle el rosado”, pues no. Cada quien es libre, y sí hay personas que obligan a los niños a que les gusten ciertas cosas, pero debemos eliminarlo porque cada quien es libre. Nadie debe obligar a nadie a tener gustos. Si una mujer se quiere poner jean, pues está bien, son los gustos de ella. Si un hombre se quiere maquillar, también está bien, él es libre y nadie lo tiene que obligar a nada.

La ropa no tiene género. Los colores no tienen género. Cada quien es libre y puede escoger lo que lo haga feliz”

Ellas son niñas y algún serán mujeres. Se convertirán en lo que ellas quieran convertirse.

¿Y si mejor pienso en que lo que me gusta no tiene género?

Isaí David Valencia Colina

Siempre se ha tenido que aclarar que es un niño o que es una niña. Especificando lo que se puede hacer, como se debe hacer o por qué no se puede hacer. Este es un concepto arcaico. Obliga a los niños a seguir, o quizás a tener, gustos obligatorios. Unos ejemplos a estas estigmatizaciones o creencias sobre lo que deben hacer o cómo deben ser los niños:

A todos los niños les gusta el fútbol: se tiene el estigma de que el fútbol es el deporte que todo niño debe jugar por excelencia. Excluyendo a los demás deportes tales como: el voleibol, básquetbol, béisbol, entre otros. Que sin lugar a duda también benefician a la salud de nosotros los niños.

Ningún niño debe llorar o estar asustado: Alguna vez habrán escuchado la siguiente frase: “¡Los niños no lloran!”. Quiero aclarar que toda persona puede llorar, no importa su género. Llorar es algo natural de nosotros como humanos. Hay una frase que dice: “llorar nos hace humanos”. Es el mismo tema con el heco de estar asustados. Sé que se tiene al género masculino como el más “valiente”, lo cual no es muy cierto, pero estar asustado es totalmente natural. Es una reacción ante el peligro o ante el hecho de sentirse amenazado. El miedo es nuestro sistema de alarmas. Si una persona no sintiese miedo podría estar en una situación de vida o muerte, pero ni siquiera correría por su vida.

No se debe mimar mucho a los niños: Entrando en el tema de la crianza, se puede escuchar a los padres decir: “¡No le mimes tanto! ¡Qué es un niño por Dios!”. Este es un consejo errado. “¿Por qué a un niño no se le puede mimar?” “¿Acaso esto afectará su desarrollo como joven?”, te preguntarás. Mimar es tratar dulcemente al niño, entonces la respuesta es no. En realidad estimular o mimar a un niño hace que este crezca en un ambiente saludable para él. Claro está que hay que reprenderlos. Pero no excluir al niño del buen trato por el hecho de ser un niño. Excluirlos no lo hará más varonil o mejorará su crecimiento. Excluirlos del buen trato, más si tienen hermanas a las cuales les mimen, creará un sentimiento de exclusión en el niño.

Marc Antony González Prieto

Soy un joven de 13 años que piensa que niñas y niños somos iguales. Ambos deben y tienen los mismos derechos, no hay color alguno, específico para distinguir, no hay fuerza o actitud que valga para marcar esa separación. Es un concepto que se planteó ante una sociedad que lo popularizó. Hoy en día es un concepto común de poca creencia, ya que se han comprobado teorías totalmente distintas. Debemos entender que valemos lo mismo siempre y cuando respetemos a los demás y no pasemos por encima de nadie.

Son niños y algún día serán hombres. Se convertirán en lo que ellos quieran convertirse.

10 cosas que debes saber sobre el género

1. Ni tú, que lees esto, ni ningún niño del mundo debe ser discriminado o desvalorizado por por ser niño o niña, ni tampoco por su raza ni clase social. Todos merecen respeto.

2. Niños y niñas son diferentes, y por ser diferentes tienen que ser tratados como iguales, con los mismos derechos y las mismas oportunidades.

3. Niñas y niños tienen los mismos derechos y las mismas responsabilidades. En la casa, en el colegio, en su grupo de amigos, en cualquier lugar... Ninguno pertenece a algún lugar específico.

4. No existen juguetes de niñas o juguetes de niños. No existen cosas de niñas o de niños. Existen cosas para las personas que sientan que les gustan y quieran usarlas o jugar con ellas.

5. Niños y niñas deben ser cuidados por otras personas, sin importar el género. Cuidar de los niños y del hogar no es una función exclusiva de las mujeres.

6. Niñas y niños tienen el derecho de expresar sus sentimientos libremente, ¡incluso llorando! Este no es un derecho que esté relacionado con tu género, ¡si necesitas llorar, hazlo! No te hará menos de lo que eres.

7. La identidad y el deseo son cosas diferentes y todos somos libres de seguir nuestras preferencias, si eso nos hace sentir cómodos.

8. Los espacios dentro de la sociedad deben ser ocupados de manera justa y equilibrada. Esto quiere decir que si una niña quiere ser la representante estudiantil lo puede hacer, o si un niño quiere también. No hay puestos para niñas o niños. Hay puestos y lugares para personas.

9. Cada niño es dueño de su propio cuerpo y debería poder decidir con tranquilidad con que colores vestir o cómo peinar, sin sentir que será juzgado.

10. Los estereotipos existen para las niñas y para los niños, y son tan dañinos que pueden restringir la libertad y el potencial de todos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad