domingo 30 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Todo lo que debes saber para tener tu propia huerta casera

Tatiana Villamizar Pabón, tecnóloga agroindustrial nos resolverá algunas dudas sobre cómo tener tu propia huerta en casa.
Escuchar este artículo

¿Qué es una huerta Orgánica?

Las huertas orgánicas son una forma natural y económica de producir alimentos sanos durante todo el año. Tatiana Villamizar Pabón, tecnóloga agroindustrial nos resolverá algunas dudas sobre cómo tener tu propia huerta en casa.

¿Qué significa la palabra orgánica?

Es un término genérico para designar procesos asociados a la vida o para referirse a sustancias generadas por procedimientos en que intervienen organismos vivos.

¿Qué beneficios trae tener una huerta en casa?

- Tener una huerta es consumir alimentos saludables

- Evitar los malos hábitos

- Consumir tus propios alimentos

- Estimular tú creatividad

- Aliviar el estrés.

¿Cómo tener mi huerta en casa? ¡Sembrando con Julieta!

Tatiana Villamizar Pabón, tecnóloga agroindustrial de las Unidades Tecnológicas de Santander y Julieta, su hija y apasionado compañera en el proceso de siembra, cultivan sus propios alimentos y preparan recetas deliciosas con ellos.

Con el objetivo que promover las huertas caseras, Tatiana creó un emprendimiento llamado Agrocolombiano donde podrás encontrar recomendaciones, datos curiosos y kits de siembra. En esta ocasión nos compartieron un paso a paso de cómo empezar con tu huerta casera, ¡acompáñanos!

$!Todo lo que debes saber para tener tu propia huerta casera

¿Qué necesito para hacer una huerta casera?

1. Decide qué tipo de huerta quieres tener: únicamente con plantas aromáticas, o de vegetales y hortalizas, o ambas. Dependiendo de lo anterior, debes establecer cuánto espacio tienes disponible.

2. Revisa el lugar en el que te gustaría tener tu huerta. Pregúntate dónde tendrán más posibilidades de crecer las plantas, teniendo en cuenta la luz del sol. Lo ideal es que reciban seis horas de luz solar.

3. Arma tu equipo. Necesitas materiales básicos para construir la huerta: semillas, sustrato, bandeja de germinación, identificadores y regadera. Además, escoge las semillas que prefieras, fertilizantes y, por supuesto, las materas o recipientes y tierra para el trasplante.

5. Cada planta necesita un contenedor acorde a su tamaño. El requerimiento de espacio para crecer va a depender de la planta que escojas; pues cuanto más espacio tenga, mejor será su producción.

6. Ten presente cultivar en tu huerta las plantas de acuerdo a la temporada. En Colombia no tenemos estaciones, sin embargo, hay periodos de cosecha específicos para cada alimento.

7. No olvides el agua, es vital para tu siembra. Debes regarlas cuando lo necesiten, eso lo irás aprendiendo en el proceso. Generalmente el riego se hace diario o día por medio.

$!Todo lo que debes saber para tener tu propia huerta casera

¡Paso a paso!

1. Llena las bandejas de germinación con sustrato especial para siembra y humedécelo con agua.

2. Siembra las semillas en cada uno de los alveolos (huecos).

3. Tapa con un plástico negro y coloca su bandeja en un lugar cálido y oscuro hasta que germine (4-8 días).

4. Apenas germine, debes destapar la bandeja y llevarla a un sitio protegido y bien iluminado. Recuerda que es importante que le de sol en las mañanas.

5. Realiza riego diario.

6. Trasplanta cada plántula a un maceta que mida de 15 a 20 centímetros de profundidad con abono orgánico, tierra orgánica y cascarilla de arroz.

COMPOSTAJE

El compostaje es un proceso de transformación de la materia orgánica para obtener compost, un abono natural.

Mitos:

- El compost no se puede hacer en casa: Falso. Puedes compostar en cualquier espacio, en tu sala, cocina, o en un apartamento por muy pequeño que sea.

- El compost huele mal: Falso. Si huele mal es porque no le hemos dado vueltas y no ha ingresado oxigeno suficiente o está muy húmedo, pero al controlar estas variables el compost no tiene por qué oler mal.

- El compost produce moscos: Falso. Si hay moscos en el compost es porque no lo cubriste lo suficiente con el material vegetal seco, al dejar un residuo expuesto los moscos aparecerán.

- El compost produce líquidos: Falso. El material vegetal seco, evita los jugos orgánicos, eliminando la humedad que normalmente oscila entre 50 y 90%, así que, si adicionas una buena cantidad, no tendrás problemas de líquidos.

- El compost se hace con lombrices: Falso. Cuando usamos lombrices el proceso es diferente, se llama lombricultura o vermicompostaje y el proceso que te enseñamos se llama compostaje seco.

- El compostaje es un proceso complejo: Falso. Es un proceso muy sencillo y fácil de aprender, no necesitas conocimientos previos sobre el tema y te aseguramos que nunca más volverás a ser la misma persona.

- El compost se hace solo: Falso. Necesita de tu cuidado, el éxito de los resultados dependerá de tu compromiso y a cambio podrás tener fertilizante orgánico solido en tu casa, y así cultivarás tus propios alimentos a partir de tus residuos orgánicos.

- El compost no se puede obtener en menos de tres meses: Falso. Gracias a la ciencia aplicada Bioambiental se ha logrado disminuir el tiempo de descomposición.

¿Qué necesita tener tu compost?

Aporte de nitrógeno: residuos sólidos: restos de: frutas, verduras, flores, tubérculos, hongos, bagazo de café, Té sin hielo del saquito, residuos de jardinería, semillas, pepas, estropajos.

- Cortados en trozos pequeños.

- No residuos de animales.

- No restos de comida preparada.

- No excrementos.

Aporte de carbono: restos secos de: hojas secas de árboles o plantas, ramas, aserrín, pedazos de madera, residuos de cartón, papel (preferiblemente sin tintas), servilletas, cubeta de cartón de los huevos, tierra.

- Cortados en trozos pequeños.

- Humedecidos, no empapados.

Aportes varios: (opcionales) cepillos de bambú (sin las cerdas), objetos con indicación compostable al 100 % (bolsas de caña de azúcar, vasos y platos.

- Cáscaras de huevo: calcio.

- Cenizas de madera: sin tintes, ni químicos, no cenizas de cigarrillo: calcio, fósforo.

¿Por dónde empezar? Paso a paso:

1 blade o recipiente plástico con tapa hermética.

Realizaremos unos agujeros en la parte superior del recipiente para permitir que los residuos reciban aireación y así evitar malos olores.

Primera capa: en esta capa utilizaremos solo materiales secos como: aserrín, tamo o cascarilla de arroz, hojarasca, restos de poda secos, bolsas de papel y papel periodico.

Segunda capa: en esta capa pondrás todos los residuos y cáscaras de frutas y verduras, residuos de café, cáscaras de huevo, servilletas untadas de alimento y restos frescos de poda. Todos estos residuos deben estar finamente picados para que su descomposicion sea más rápida.

Tercera capa: abono. Nuestra última capa es la capa nutricional donde pondremos abono rico en materia orgánica. La función de esta capa es que los microorganismos presentes en el abono bajen a descomponer los residuos que pusimos a compostar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad