miércoles, 04 agosto 2021
martes 15 de junio de 2021 - 12:00 AM

Video: ¿Por qué protestan los jóvenes en Bucaramanga?

Entrevista con líder de los jóvenes que organizan las protestas. Utilizan la palabra guerra varias veces. Ellos quieren un mejor país y aseguran que por eso marchan. Admiten la violencia como una forma de “defensa y ataque”. Afirman que no van a parar las marchas hasta que se desintegre el Esmad. Entre sus peticiones está que el Presidente Iván Duque y su gabinete renuncien. Memoria de una charla de 45 minutos.
Escuchar este artículo

Dicen que no van a parar de marchar. La violencia es una forma de protesta, afirman. Tienen días definidos para lo que denominan “tropel”. No rechazan de forma contundente el vandalismo. Reclaman un cambio social. Incluso, piden nuevas elecciones a la Presidencia.

Durante los más de 45 días de protestas en Bucaramanga hemos registrado marchas pacíficas, pero también disturbios, vandalismo, destrucción de la propiedad privada y pública. A lo largo de estas semanas hemos visto heridos de parte de los jóvenes y la Policía.

Por eso, como medio de comunicación, les enviamos un mensaje a los líderes de las manifestaciones. Queríamos conocer qué pensaban, por qué seguían marchando. Escucharlos. Darles también voz. Ellos designaron a dos líderes. Finalmente a la cita llegó uno de ellos. La otra persona aseguró que un comité de derechos humanos le recomendó no asistir.

Esta es la memoria de una charla con un líder, no mayor de 20 años, de las marchas que ocurren en Bucaramanga y su área.

¿Quiénes son ustedes? Me explico. ¿Quiénes son las personas que marchan desde hace más de 45 días en Bucaramanga? ¿Son estudiantes, empleados, profesionales?

Somos de todo un poquito. Somos estudiantes, somos jóvenes, somos personas que ya trabajan, somos desempleados. Más que todo somos estudiantes, que nutren las marchas con diferentes pensamientos e ideologías.

¿Ustedes conocen a todos los sectores que participan en las marchas?

Sí. Conocemos la mayoría de sectores. Sabemos que en las marchas, además de jóvenes, hay sindicatos. Son muchas personas que integran como tal las marchas, que se vuelven una voz. De allí la frase también, juntos pero no revueltos. Somos un gran número de gente apoyando una causa.

En esa gran marcha que ustedes integran hay un grupo que ejerce la violencia en las calles, que comete actos vandálicos. ¿Ellos los representan?

De hecho esos violentos son nuestra llamada ‘Primera Línea’ de defensa y ataque. ¿Qué pasa? Sino los tuviéramos, hubieran pasado muchas muertes. Muchos de nosotros nunca hemos cogido una piedra. Muchos de nosotros nunca hemos desactivado un gas. Ellos son los que ponen la cara por nosotros. Ellos son los que van adelante. Ellos son los que arriesgan su vida en cada manifestación grande. Ellos son los que salen más heridos que un marchante normal. Es una verraquera ver como ellos, en ese caos, siguen resistiendo. Esos “vándalos” pueden ser las personas que más adelante lo atiendan a usted en un consultorio médico.

¿La violencia es una forma de protestar?

Sí, pero no. A qué me refiero: sabemos que con la violencia nos escuchan. Que cuando hay disturbios, sabemos que ponen los ojos en nosotros. Ejemplo, la semana que no hubo Esmad, que no hubo violencia, hicimos plantones, hicimos otras cosas, pero no éramos escuchados. Fue ese día, un viernes, que se protestó por la muerte de la joven Alinson en Popayán, que salieron las feministas indignadas. Ese día hubo un tropel, que es lo que pasa cuando hay enfrentamientos entre el Esmad y los manifestantes. Ese día ellas se hicieron escuchar mediante la violencia.

$!Video: ¿Por qué protestan los jóvenes en Bucaramanga?

¿Entonces la única forma de expresarse como colectivo en las marcha es por la violencia?

Sí hay expresiones culturales. Muralismo, arte, pedagogía, pero también tenemos esas escenas donde hay violencia. Las dos van incluidas en un mismo ciclo y las dos son para lo mismo. Para darnos a escuchar.

Salen a marchar y hay tropel, violencia y vandalismo. Reacciona la Policía y ustedes responden. Reaccionan ustedes y responde la Policía. Parece un círculo vicioso de agresiones y violencia. Unos están con un bando y otros con el otro. Las agresiones no terminan. Un círculo vicioso con heridos de ambos bandos. ¿Ese es el sentido de una protesta?

No. Sí se puede decir que es un círculo vicioso. En cierta manera tienes mucha razón. Pero también entendamos que si hay una marcha y la marcha va pacífica, cantando diversas coplas, y llegan ellos (Policía) a hacer su acto, a todo el mundo le inquieta. Sabemos que en algún momento nos van a gasear. No todos los marchantes llevan protección de casco o máscara. Ellos (Policía) con su acto de presencia nos inquietan. Sabemos entonces que se va a formar (el tropel). Uno sabe que nos van a gasear. Cuando ellos (Policía) hacen acto de presencia, uno sabe que 10 minutos después se forma (tropel). Cuando ellos no aparecen, hacemos nuestra marcha y ya. Después todo el mundo para su casa.

¿Por qué marchar?

El Padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, dijo que muchos de ustedes, no quieren “volver a la normalidad, porque no hay nada ahí para ustedes”.

Muchos de los marchantes son egresados de universidades que pensaban que iban a poder llegar al mundo laboral con oportunidades, pero se dieron cuenta de la realidad. No hay empleos. Estudian cinco o seis años para no tener nada. No tenemos nada que perder.

¿Se sienten representados por el Comité Nacional de Paro, que al momento de esta entrevista se levantó de la mesa de diálogo?

No. No sé quiénes sean las personas que integran el Comité Nacional del Paro. Ellos hablan como si hubiesen dialogado antes con nosotros los estudiantes, con las personas que conformamos la marcha. Ellos no se han hecho escuchar. No sabemos quiénes son. Ellos no nos representan

Si ellos llegan a acuerdos con el gobierno del Presidente Iván Duque, ¿ustedes desconocerían esos acuerdos?

Claro que sí. Por ejemplo, si ellos dicen: ‘vamos a levantar el paro’. Nosotros respondemos, ¿quiénes son ustedes para decirnos que vamos a levantar el paro? Ellos tienen ideales muy diferentes a los de nosotros.

Haré la misma pregunta, pero de forma positiva. Digamos en un caso hipotético que el Comité Nacional del Paro logra que el Gobierno avale la renta básica para un sector de la población. En la propuesta de ellos esa renta básica tiene un costo aproximado de $70 billones. ¿En este caso ustedes sí reconocerían la legitimidad del Comité Nacional del Paro y sus acuerdos?

Lo que pasa es que ellos están allá intentado dialogar y que se logre una parte de la paz, bienvenida sea. Pero si ellos deciden levantar el paro, con las demás banderas que no han sido aclaradas, entonces creo que no los reconozcamos.

$!Video: ¿Por qué protestan los jóvenes en Bucaramanga?

¿Entonces para unos temas sí son legítimos y para otros no?

Es que en el paro hay muchas banderas que se deben aclarar. Una de ellas es la renta básica. Si ellos, el Comité Nacional del Paro, solucionan una de las tantas banderas que hay, habría qué mirar qué pasa con las demás.

¿Alguien del llamado Comité Nacional del Paro ha intentado comunicarse con ustedes?

Que tenga conocimiento, no. Lo que sí sé, es que hay estudiantes de nosotros ahora en Bogotá, representando nuestra ciudad.

¿En la mesa nacional?

Están en Bogotá, supongo que van para allá. Sé que viajaron. No sabemos qué ha pasado, porque no han dado una comunicación como tal extensa. Sabemos que están allá, porque el Comité Nacional del Paro no nos representa.

¿Ustedes se van a sentar en algún momento con el Gobierno?

Sí hay mesas de diálogo, pero no queremos saber nada del Gobierno. No hay nada que negociar. Si aún el Escuadrón Móvil Antidisturbios sigue en las calles, si aún el Gobierno manda militarizar ciudades, como Bucaramanga, no nos vamos a sentar hablar con nadie, porque no tenemos nada para negociar.

¿Qué se necesita para levantar la protesta?

Que se solucionen todas nuestras banderas. En cada departamento hay banderas muy específicas. Son cosas específicas y no imposibles. Lo otro es que el Esmad no esté. Se desintegre.

¿Cuáles son los cinco puntos principales que reclaman?

Que se desintegre el Esmad, el aumento del salario mínimo, educación pública universitaria gratuita para estratos 1,2 y 3 toda la carrera, eliminar las reformas agrarias y pensional y la renuncia de Duque y todo su gabinete.

¿Marcharán hasta lograr todos estos puntos?

Sí. Hasta que el Gobierno escuche a toda Colombia.

¿Eso cuándo ocurrirá?

Con la renuncia de Duque y su gabinete.

¿Quieren que se convoque a nuevas elecciones?

Sí. Queremos que los jóvenes sean quienes lideren esas elecciones.

En las pasadas elecciones a la Alcaldía de Bucaramanga, el abstencionismo llegó al 41,25%, para la Gobernación de Santander alcanzó el 33% y para elegir al Presidente Iván Duque llegó al 44%. Para muchos analistas, entre quienes no salieron a votar en esos comicios están ustedes, los jóvenes. ¿Su indiferencia a los procesos electorales los hace responsables de la llegada al poder de gente que ahora rechazan?

Cuando ocurrieron esas elecciones muchos jóvenes, que teníamos una energía más radical, éramos menores de edad. Teníamos 16 o 17 años. Debería ser obligatorio el voto. Estamos de acuerdo con el voto obligatorio. A la gente le da pereza ir a votar por un mejor país. Yo obligué a mis padres a salir a votar en ese entonces.

Vuelvo y pregunto. Y le propongo que esa respuesta deba empezar con un sí o un no. ¿Admiten que un sector de los jóvenes, que en las pasadas elecciones a la Presidencia era mayor de edad, no salió a votar y es responsable de la llega de este gobierno?

Sí. Escogimos a Duque. Lo aceptamos. No creemos ahora que gobierne bien. Ellos tenían unas propuestas, por ejemplo, más trabajo y menos impuestos. Ellos decían que no seguían con la corrupción y nuevamente nos decepcionaron. Esta vez el país se cansó de esta forma de gobierno. En este caso el proyecto de reforma tributaria fue el florero de Llorente.

Esta semana llegamos en Santander a 3.065 contagios por la COVID-19. Contabilizamos en lo que va de junio 429 muertos en la región. Tenemos cada vez menos camas UCI. La alerta la hacen los médicos. Ellos dicen que no es prudente convocar, por ahora, a más concentraciones en Bucaramanga.

No es prudente, pero es algo que se debe hacer. Es algo justo. Gran parte de la gente en las marchas lleva tapabocas, lleva alcohol. Todo esto lo hacen pensando en el futuro. Si logramos lo que queremos lograr, tendremos un mejor futuro.

Así como hay voces de apoyo a las manifestaciones, hay otras voces que piden ya el cese de la violencia, porque algunos sectores en la ciudad están siendo perjudicados. Por ejemplo, los comerciantes. El 98% del comercio de la ciudad es pequeña y mediana empresa. Ellos se han visto perjudicados por el vandalismo y la violencia. ¿Qué les responden?

De hecho, en las manifestaciones puedo contar con los dedos los casos que se atentara contra un negocio. Lo que vandalizamos son los CAI y los bancos, porque no le duele a nadie el daño a un banco. Jamás hemos atentado contra una panadería, contra una ferretería o una papelería. Jamás hemos hecho eso. En Bucaramanga no se ha visto.

Como periodista he cubierto las marchas. Por ejemplo, he visto personas destruyendo señales de tránsito y semáforos. Ese mobiliario público está allí para salvar vidas. ¿Aporta algo destruirlos?

Lo de los semáforos no sé para qué los dañan sinceramente. Las señales de tránsito sirven de escudo contra las lacrimógenas y las aturdidoras del Esmad.

$!Video: ¿Por qué protestan los jóvenes en Bucaramanga?

Reitero. ¿Están afectando el mobiliario público que salva vidas en la ciudad?

Te voy decir algo. En la guerra todo se vale. Así es como decimos al momento de quitar una señal de tránsito. Esa señal de tránsito nos va servir para defendernos del Esmad. Ese es un escudo que nos sirve y le da seguridad a la marcha.

Llama la atención que el discurso sea ir a la guerra y no la discusión de las ideas en un país tan plural. Los dos estamos hablando ahora. Los dos podemos tener ideas en común o diferentes, pero nada justificará que te agreda. Pero eso no se ve las calles, en la guerra de la que hablan.

Hay estudiantes que sí respetan y entienden que no todos los policías son iguales. Que no todos del Esmad son iguales. Pero hay otros que dicen que ellos son lo peor de Colombia. Es complicado sentar a una persona que odia a la Policía y al Esmad en una misma mesa a dialogar. Siento que aún no es momento para eso.

¿En algún momento van a rechazar los actos de violencia que se dan producto de las marchas?

De hecho ya lo hemos hecho. Intentamos que las manifestaciones sean pacíficas. En cuestión de salud, cuándo hay un herido todas las personas de las marcha hacen un cordón de seguridad, para brindar garantías. Como te vengo diciendo, siempre la marcha es pacífica, se canta y se baila.

Pero hemos visto marchas...por ejemplo, la Registraduría la destruyen. Destruyen semáforos, estaciones de Metrolínea, pero no hemos escuchado a los jóvenes rechazar esos actos.

No tendría una explicación para eso. No soy la persona para decirte esa información. Sí podría decir que cada persona es autónoma en decidir qué estoy haciendo en la marcha y cada uno es responsable de sus actos. Son muy pocas las personas que destruyen y dañan Metrolínea. Son pocas las personas que cometen actos vandálicos, como hay otras que ni siquiera han tocado una piedra, como es mi caso.

Es la segunda vez que utilizas la palabra guerra. ¿Cuando salen a marchar, salen pensado que van a una guerra?

Yo soy personal de salud. Para mí esto es una guerra, sales hoy y no sabes qué pasa en el transcurso de la tarde o noche. Hasta el punto no sabes si vuelves. Para mí, esto es una guerra.

¿Qué tanta incidencia tienen los grupos radicales al interior de las marchas?

Sí existen. Ellos son los que están allí para poner su vida por ellos. Ellos son los que van adelante, dicen, yo defiendo mi patria. Atrás de ellos vamos todos los demás. Va la marcha, va salud, va derechos humanos, va prensa. Ellos son como un ejército que va defendiendo a los demás. Para estar adelante se necesita mucha valentía.

¿Tienen adiestramiento para moverse como Primera Línea?

Como tal un adiestramiento no. Los líderes hacen una reunión y ellos tienen peso mediante su gente. Ellos hacen una reunión, planean estrategias. Las salidas y las entradas. Lo normal de una marcha. El día de la marcha dicen, por acá entramos, por acá salimos si pasa algo. Esta es nuestra retirada. Aquí pasa esto. Explican muy bien y la gente ya sabe qué hacer.

¿Ustedes ya saben qué marchas terminarán en violencia?

La mayoría de veces

¿Van ya preparados para eso que denominan “guerra”?

Las denominadas guerras ocurren ahora en Bucaramanga solo dos días a la semana. Son los miércoles y los viernes. Son los días fuertes. Los demás días se hace pedagogía. Vamos a los barrios, hablamos con los niños y la gente adulta. Los lunes, martes, jueves y el fin de semana son días muy suaves.

Entonces ustedes ya tienen claro que los llamados tropeles son solo los miércoles y viernes. Esa es su programación

Sí.

¿Quién debe responder la destrucción de la propiedad pública y privada de la ciudad?

No sabía decirte. No soy la persona adecuada para responder esa pregunta.

La formulo de otra forma, usted es una líder al interior del grupo de jóvenes, desde su punto de vista, ¿quién debería responder?

No tengo ni idea, sinceramente.

¿Ustedes tienen definidos límites? ¿Hasta dónde llega la protesta social y dónde comienza la violencia y la destrucción de la propiedad pública y privada?

Todo hace parte de una misma línea.

¿Se pueden evitar la violencia y el vandalismo que se desprende de las marchas en Bucaramanga?

Sí.

¿Cómo?

Que el Esmad y la Policía no hagan acto de presencia en las marchas.

$!Video: ¿Por qué protestan los jóvenes en Bucaramanga?

Logística

Para organizar las marchas se requiere una logística y uso gastos. ¿A ustedes en Bucaramanga los financia alguien? ¿De dónde sale el dinero para la logística del paro?

Es la gente. Es la misma gente de Bucaramanga la que nos ayuda. Ya sea con cosas materiales o dinero en efectivo. Para eso tenemos habilitadas cuentas y puntos de entrega de suministros. Es la misma gente la que nos apoya. Gente que no puede salir a marchar porque trabajan o estudian. Ellos no salen a marchar pero sí dan su aporte para esa logística.

¿Cuánto vale la logística de las marchas en Bucaramanga? ¿Tiene una cifra aproximada?

Yo creo que redondeando una cifra, serían como medio millón de pesos.

¿Cuánto han recibido de donaciones?

Hay días donde nos va bien y nos alcanza para varias semanas. Pero hay semanas que no recibimos nada.

¿Cuánto dinero han recibido de donaciones?

De mi parte, que es salud, hemos recibido tres millones de pesos y alguito, que se han visto invertidos en el área de salud.

¿Quién dona?

Gente diversa.

El futuro

¿Han recibido amenazas por ser líder de las marchas?

Te voy a poner un ejemplo muy claro. Yo hago parte de la brigada de salud. Una vez iba saliendo de una marcha. Iba con unos compañeros, cuando el señor del ‘Indriver’ me dice que nos están siguiendo. Dice que hace cuatro calles se percató. Era una camioneta blanca. Le dije al señor, hay que perderlos, no podemos hacer nada más. Girábamos a la derecha y la camioneta giraba a la derecha. Girábamos a la izquierda y la camioneta giraba. De mi parte me han perseguido como en tres ocasiones. Tenemos compañeros que han recibido amenazas por su gran liderazgo y entrega a esta causa.

¿Cómo han sido esas amenazas?

Por ejemplo les llegan a la casa coronas fúnebres con el nombre de ellos. Esto ocurrió a mediados de mayo.

¿A cuántos líderes de los jóvenes han amenazado?

A unos tres. Pero también ocurre que vamos en las marchas y unas personas nos gritan nuestros nombres y nos dicen ‘los estamos vigilando’. Ese es el día a día de cada marcha.

¿Tienen miedo?

Sí. Nos da miedo. Tenemos familia. Yo salgo de mi casa y digo: ‘mami, nos vemos en la noche’, sin saber si pueda pasar algo. Mi mamá y mi papá me están esperando. Me da miedo fallarles. Me da miedo no llegar porque pase algo. Pero más que el miedo, es una lucha.

Piense por un momento que es junio de 2022. ¿Qué está pasando en la ciudad?

Quisiera ver un país sin corrupción. Te voy a poner un ejemplo, el portal de ‘Papi quiero piña’ de Metrolínea, en la autopista a Floridablanca. Ese es un elefante blanco. Me gustaría pasar por allí en un año y verla en construcción. Que el dinero público no se lo roben. Quisiera ver a muchos amigos estudiando las carreras que quieren, no las que le tocó. Quisiera no ver la frustración de muchos padres que se quedaron sin trabajo. Que puedan contratar a los jóvenes, sin pedir tanta experiencia.

¿Cómo salimos de esta violencia? ¿Cómo salimos del vandalismo? ¿Cómo salimos de lo que ustedes llaman guerra? ¿Cómo salimos del miedo?

¿Cómo salimos? Creo que cuando muchas personas deciden escuchar a su pueblo, cuando decidan sentarse hablar y pensar que algo está mal. Cuando digan, con la mano en el corazón, estamos mal, en ese momento vamos a parar y Colombia va a mejorar en muchos sentidos.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Juan Carlos Gutiérrez Tibamoso

Periodista egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Creo en el poder de la palabra. En escuchar a las personas. Soy cronista, de los que están convencidos que siempre se escribe, no solo cuando se está frente a un teclado y una pantalla. Me gusta narrar historias sometido al indescifrable poder de ellas. La fuerza de lo real. Hago podcast, donde junto voces para relatar esa realidad. Estoy convencido que siempre existimos, mientras alguien nos lea.

@juancarl00s

cgutierrez@vanguardia.com

Lea también