miércoles, 06 julio 2022
sábado 21 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Los detalles del crimen ocurrido en Sabana de Torres, Santander

Dairo se caracterizaba por ser un hombre alegre, que no tenía problemas con nadie.

La familia de Dairo Ospino, quien fue asesinado en Sabana de Torres, se encuentra consternada, sumida en una enorme tristeza. No entienden por qué le segaron la vida de esa forma tan vil, pues era muy querido en la región y nunca fue víctima de amenazas.

Su hijo permanece en delicado estado de salud. Una de las balas hizo blanco en su cabeza.

Los hechos se registraron el jueves en la noche en la vía al corregimiento La Gómez.

Dairo salió a recoger a su hijo, quien estudia en la nocturna. Se dirigían hacia su vivienda a bordo de una motocicleta cuando fueron sorprendidos por dos sujetos vestidos de negro quienes también se movilizaban en moto. Los alcanzaron y comenzaron a dispararles sin piedad.

Dairo no tuvo la oportunidad de huir y proteger a su hijo, recibió cuatro disparos, dos en la cabeza y dos en la espalda. Su existencia se ‘esfumó’ de manera inmediata y su cuerpo quedó sobre el pavimento mientras que el adolescente agonizaba a su lado.

La escena fue dolorosa para los lugareños y sus familiares quienes quedaron impactados. Aún no lo pueden creer. “Él estuvo ayer en mi oficia y hablamos, me hizo una broma y luego me dio un fuerte abrazo, pero uno nunca se va a imaginar que sea una partida. Me dijo que no me iba a ver más nunca que porque yo me iba del país, pero le dije que yo iba a volver y me abrazó”, dijo Víctor Ospino, uno de sus seis hermanos, con un nudo en la garganta.

Agregó que todos están muy afectados, pues su sobrino está en coma. Y desconocen los motivos de este crimen, “porque él no se metía con nadie, le gustaba tomar el pelo y a todo le hacía chiste. No sabemos qué pasó”.

Lea también: Policía santandereano fue asesinado en un atentado

Sin explicaciones

Los allegados tratan de buscar explicaciones, porque hasta donde saben, Dairo nunca recibió amenazas; sin embargo, se pudo conocer, que desde quince días unas personas sospechosas rondaban su vivienda. Casi todos los días merodeaban por su casa. Además desde hace tres meses Dairo no dormía bien, escuchaba cualquier ruido y se despertaba; sin embargo, nunca manifestó a sus seres queridos su preocupación.

Dairo era oriundo de El Arenal, Sur de Bolívar y se había radicado hace más de 11 años en Sabana de Torres. Gran parte de su vida se desempeñó como conductor de tractores. El cuerpo se encuentra en Medicina Legal de Sabana de Torres y se espera que el domingo llegue a su tierra natal, donde su madre lo espera para darle el último adiós.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también