Publicidad

Mundo
Viernes 26 de enero de 2024 - 12:00 PM

Así fueron las últimas horas de Kenneth Smith ejecutado con gas nitrógeno

Kenneth Eugene Smith de 58 años, fue declarado muerto a las 20:25 horas en una prisión de Alabama, tras inhalar gas nitrógeno puro a través de una mascarilla.

Compartir
Imprimir
Comentarios
Aunque el estado afirmó que la ejecución sería humanitaria, críticos la catalogaron como cruel y experimental. FOTO: REDES SOCIALES/VANGUARDIA
Aunque el estado afirmó que la ejecución sería humanitaria, críticos la catalogaron como cruel y experimental. FOTO: REDES SOCIALES/VANGUARDIA

Compartir

Aunque el estado afirmó que la ejecución sería humanitaria, críticos la catalogaron como cruel y experimental. FOTO: REDES SOCIALES/VANGUARDIA

El pasado jueves, el estado de Alabama (EE.UU.) llevó a cabo la ejecución de un condenado por asesinato utilizando gas nitrógeno, un nuevo método que ha vuelto a situar a Estados Unidos en el centro del debate sobre la pena de muerte.

Aunque el estado afirmó que la ejecución sería humanitaria, críticos la catalogaron como cruel y experimental.

Kenneth Eugene Smith, de 58 años, fue declarado muerto a las 20:25 horas en una prisión de Alabama, tras inhalar gas nitrógeno puro a través de una mascarilla, provocándole hipoxia o falta de oxígeno, según informaron las autoridades.

Le recomendamos leer: Kenneth Smith fue ejecutado con gas nitrógeno en EE. UU., el mundo lamenta método utilizado

Esta ejecución marcó la primera vez que se implementó un nuevo método en Estados Unidos desde 1982, cuando se introdujo la inyección letal, el método más comúnmente utilizado en la actualidad.

El proceso de ejecución duró alrededor de 22 minutos, durante los cuales Smith pareció estar consciente por varios minutos. En un lapso de al menos dos minutos, se retorció y agitó en la camilla, tensando en momentos sus ataduras. Posteriormente, exhibió una respiración agitada durante varios minutos, hasta que dejó de ser perceptible.

En una conferencia de prensa este viernes, el fiscal general de Alabama, Steve Marshall, defendió la ejecución, atribuyendo la agitación de Smith antes de morir a "movimientos involuntarios". Marshall también enfatizó la necesidad de recordar a la víctima y condenó las preguntas de los periodistas centradas en Smith.

Le recomendamos leer: Muerte de Kenneth Smith con nitrógeno en EE. UU. sí se ejecutaría

En sus últimas palabras, Smith afirmó: "Esta noche, Alabama hace que la humanidad dé un paso atrás. Me voy con amor, paz y luz", dirigiendo un gesto de "te amo" a sus familiares presentes. La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, consideró la ejecución como una forma de justicia por el asesinato de Elizabeth Sennett en 1988.

La ejecución se llevó a cabo después de una batalla legal en la que los abogados de Smith argumentaron que el estado lo convertía en un sujeto de pruebas para un método experimental que podría violar la prohibición constitucional de castigos crueles e inusuales. A pesar de los intentos de bloquear la pena de muerte, los tribunales federales respaldaron la ejecución.

La jueza Sonia Sotomayor, que votó en contra junto a otros dos magistrados liberales, criticó que Alabama utilizara a Smith como un "conejillo de Indias" para probar un método nunca antes experimentado.

La ejecución, que se esperaba que causara pérdida de conocimiento en segundos y la muerte en minutos, generó controversia debido a los visibles movimientos y convulsiones de Smith en la camilla.

Siga leyendo: "Mi cuerpo se está desintegrando", habla el preso que sería ejecutado con nitrógeno en EE. UU.

En su disputa, la jueza subrayó que el estado ha mantenido en secreto su protocolo de ejecución y abogó por la importancia de divulgar información sobre métodos nuevos para garantizar procedimientos humanos.

"En dos ocasiones este Tribunal ha ignorado la advertencia de Smith de que Alabama lo someterá al inconstitucional de sufrir dolor", escribió Sotomayor. "Espero sinceramente que no se demuestre que tiene razón una segunda vez".

En sus últimas horas, Smith se reunió con familiares y su consejero espiritual, según un portavoz de la prisión. Comió una última comida de chuleta, patatas, tostadas y huevos, según el reverendo Jeff Hood. "Está aterrorizado por la tortura que podría sufrir. Pero también está en paz".

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Judicial 3

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad