sábado 18 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

¿Boric o Kast? Los extremos de una elección presidencial en Chile

Los chilenos elegirán mañana entre dos visiones opuestas de país. La polarización, el desencanto y el temor han sido la nota característica del proceso electoral.
Escuchar este artículo

En el marco de las elecciones presidenciales más polarizadas de los últimos años, Chile elegirá mañana al sucesor de Sebastián Piñera para los próximos cuatro años entre dos candidatos con posturas diametralmente opuestas: el izquierdista Gabriel Boric o el ultraderechista José Antonio Kast.

Poco más de 15 millones de chilenos tendrán que decidir entre la “generación sin miedo” encarnada por el exdiputado Boric y el ultraconservador abogado Kast que promete “restaurar el orden”, en una muy reñida segunda vuelta en el primer productor de cobre en el mundo.

Le interesa: Sebastián Piñera contra las cuerdas por juicio político en Chile

Es por ello que el escenario de un empate técnico irrumpe en la víspera de los cruciales comicios. Un sondeo de la consultora Atlas Intel arrojó que Kast tiene un 48,5% de aprobación frente al 48,4% de Boric. Un estrecho margen que obligaría a un recuento de votos antes de que alguno cante victoria.

Es más, la primera vuelta fue antesala de lo que puede pasar este domingo. El pasado 21 de noviembre, Kast tomó la delantera, con escaso margen del 27,9% de los votos frente al 25,8% obtenido por Boric.

De hecho, David Peña, docente de la Unab, advierte que las elecciones de Chile en esta segunda vuelta no tienen una proyección clara como otras en el pasado, donde al ganador de la primera vuelta tradicionalmente tenía un alto grado de seguridad para ganar los comicios y llegar al Palacio de La Moneda.

$!¿Boric o Kast? Los extremos de una elección presidencial en Chile
Moderando sus discursos

Los dos candidatos han venido suavizando sus discursos, acercándose más hacia el centro, para convencer a los indecisos. De ellos depende el futuro del país austral.

Se estima que hay un 25% de votantes indecisos, sumado a un 53% de electores que se abstuvo de sufragar en la primera vuelta electoral.

Quizá más que indecisión, las dudas se basan en el desinterés, afirma al respecto Juan Carlos Sánchez Sierra, historiador y profesor de la Universidad de Córdoba.

“Esa ligera diferencia expresa la precaria afinidad social a temas políticos y la apatía contra los partidos, en especial entre grupos etarios juveniles y profesionales, en parte herencia de los resentimientos de la población tras la dictadura y el predominio de los partidos que impulsaron la Concertación”, argumenta.

Tenga en cuenta: Latinoamérica protesta

Pone de ejemplo una encuesta nacional de juventud de octubre pasado, en la que la apatía alcanzaba niveles de entre el 35 y 65% en grupos definitivos en materia electoral.

El académico recuerda que “la inercia del voto obligatorio que prevaleció hasta hace tres décadas no significa un apoyo decidido por posiciones moderadas y conservadoras”, algo que a su juicio “Boric y sectores de izquierda y liberales buscan y seguramente lograrán capitalizar”.

Radicalización de discursos

Además, se refiere a la expresidenta chilena y alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, quien esta semana desató una ‘tormenta’ política al anunciar en un video su apoyo a Boric, lo que le valió criticas del Gobierno y la derecha, asegurando ella es una “figura institucional que concentra opinión” y ostenta un cargo que requiere objetividad e imparcialidad.

Además: Chile: ¿Cuál será su rumbo constitucional?

En ese contexto, Peña también pone de relieve las posiciones ideológicas extremas que han polarizado el ambiente político en Chile.

“Una extrema derecha que trae proyectos que se vivieron en el pasado con la dictadura de Pinochet, bajo el recobrar la seguridad, orden, familia y patria. Y por otro lado, la controversia de llegar un candidato cercano o gustos de la izquierda en lo que todavía se habla de comunismo”, describe el docente de la Unab.

Son elecciones profundamente polarizadas porque el país está enfrentando los resultados de esos 20 años de aplicación de políticas de libre mercado y de una forma más amplia del neoliberalismo, apunta en ese sentido Suelen Castiblanco, investigadora y docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle.

Según ella, Chile ha venido transitando de ser ese país que presentaba los mejores niveles de desempeño macroeconómico en la región, así como las menores tasas de pobreza y desempleo, a un país donde la población mayor no cuenta con una pensión o ahorro para la vejez, porque el sistema está totalmente privatizado.

$!¿Boric o Kast? Los extremos de una elección presidencial en Chile

“Un país con fuertes demandas sociales, especialmente entre los jóvenes”, subraya.

Le interesa: Chile empieza a transitar hacia su nueva Constitución

En definitiva, Castiblanco cree que Chile ha experimentado una “radicalización de los discursos”.

También una izquierda que cada vez se ha radicalizado más porque siente que sus reclamos han caído en saco roto. Y además una derecha que se radicaliza porque de lo contrario va a perder todos sus privilegios y todo lo que le ha costado construir después caída de la dictadura de Augusto Pinochet, en 1990.

Más del 30% de la población chilena es económicamente vulnerable, y la desigualdad es elevada, según el Banco Mundial.

Lo mismo opina el docente David Peña, quien considera que los chilenos enfrentan un dilema entre mayor libertad o volver a las limitaciones y abusos de la libertad, “ambas a qué costó para la economía chilena”.

Es más, advierte que podría abrir la “Caja de Pandora a un sistema anárquico bajo figuras democráticas disfrazadas de nuevos salvadores o líderes sociales que se han convertido en personajes contradictorios al proponer y convertir sus gobiernos en regímenes autoritarios”.

$!¿Boric o Kast? Los extremos de una elección presidencial en Chile
Cambio del ajedrez político regional

Juan Carlos Sánchez Sierra, profesor de la Universidad de Córdoba, contempla otro aspecto importante en medio de este proceso electoral que supone un gran desafío.

“Los instrumentos que impulsan la participación apenas han madurado tras 30 años de vuelta a la democracia en Chile y tienen ante sí una prueba desde la demagogia populista de izquierda y derecha, que viene inflamando los debates e intercambio de posiciones”, sostiene el experto.

Frente a esta situación, la población marginalmente responde a esta nube de temor que promueven las candidaturas, en especial de Kast, “que incita posiciones con temas como el de la migración, el modelo económico y los desincentivos a la inversión”. Sin embargo, anota, son temas en lo que “los mercados no se dejan intimidar fácilmente por las propias alianzas que tiene Boric, que busca una transformación política antes que un ajuste económico profundo”. Igualmente menciona otra particularidad y es recurrir a la guerra sucia y ataques personales como mecanismo de presión al electorado en momentos cruciales como el que vive Chile.

La investigadora Suelen Castiblanco asimismo destaca la importancia de estos comicios, en el sentido de que “ponen en vilo a todo el continente y tienen el potencial de cambiar el ajedrez político de la región”.

$!¿Boric o Kast? Los extremos de una elección presidencial en Chile
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ángela Castro Ariza

Periodista de Vanguardia desde 1996. Egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro del equipo de la página internacional. Editora nocturna.

@acastro72

acastro@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad