miércoles 30 de enero de 2019 - 4:32 PM

Bumangueses narran cómo enfrentan hasta 30 grados bajo cero en EEUU

Una fuerte tormenta de frío azota a Estados Unidos, con temperaturas comparables a las del polo norte. Bumangueses que migraron al estado de Illinois narraron a Vanguardia.com cómo enfrentan esta condición climática que ya deja al menos seis muertos.
Escuchar este artículo

Diana Milena González Amaya migró desde su natal Bucaramanga hacia a Estados Unidos hace un año. Se estableció en Glendale Heights, población próxima a Chicago, Illinois. Cuenta que nunca se había enfrentado a temperaturas tan extremas. “Estamos a 30 grados bajo cero”.

Pese a que desde las ventanas de su casa Diana y su familia divisan un día despejado, el aire frío le gana el pulso al sol, que pese a brillar con todo su esplendor no logra transmitir calor. Tras las recientes nevadas todo el entorno luce congelado.

Entre tanto las personas permanecen resguardadas dentro de sus viviendas. Varias empresas no funcionaron este miércoles y las escuelas suspendieron las clases. “La calefacción de los apartamentos no da abasto, no es suficiente para este frío que penetra los huesos”, describe González mientras viste tres camisas y un abrigo dentro de su habitación con su calefactor encendido a la máxima potencia.

La santandereana que trabaja en una empresa de electrodomésticos no laboró este lunes y posiblemente el jueves tampoco, puesto que el frío empezaría a disminuir solo hasta después del viernes. “Casi no se puede salir, no es posible trabajar así. Hubo tormentas de nieve los días pasados, pero aunque ya dejó de nevar los vientos son completamente helados”.

Para evitar algún percance las autoridades pidieron a la comunidad abastecerse con suficiente comida para prevenir alguna tragedia, como morir por hipotermia. Tal es la fuerza del frío, que en Chicago se habilitaron albergues para refugiar a quienes lo requieran.

En otro punto de Glendale Heights reside Isnardo González, hermano de Diana. Explica que los termómetros registran temperaturas que oscilan entre los menos 27 y los menos 30 grados centígrados. “La sensación térmica es más baja, puede estar a menos 40 grados centígrados. El frío es tenaz”.

Isnardo, al igual que sus otros cerca de 100 compañeros de trabajo, tuvieron que permanecer en casa ante el riesgo. “A la gente se le puede quemar la piel en la calle. Dentro del apartamento la calefacción funciona, pero de todos modos se siente el frío”.

La compañía en la que trabaja el hombre anunció temprano en la mañana que no abriría sus puertas ante la condición climática. “A la gente le da miedo quedarse varada, es posible que la misma temperatura le haga a uno apagar el carro. Nadie quiere quedar en mitad de la carretera sin calefacción. Es un peligro. Por eso la gente no va a trabajar, algunos carros ni prenden porque la batería se congela”.

Por ahora, los osados que se atrevan a abandonar sus viviendas deben ponerse varias prendas de vestir. Además deben proteger su visión con gafas y hasta usar tapabocas. “Puede uno sufrir hipotermia o adquirir una pulmonía o neumonía. Es muy riesgoso, entonces más bien la mayoría prefiere quedarse en la casa. El clima extremo es este miércoles y mañana”.

González señaló que a través de medios de comunicación se les ha informado que las temperaturas empezarán a aumentar entre el sábado y domingo, aunque no mucho. “Seguimos en invierno hasta marzo. Las temperaturas el fin de semana estarán entre cero y menos cinco grados. Es lo normal aquí”.

Por estos días, los hermanos González anhelan volver a sentir el clima de Bucaramanga. “Es uno de los más sabrosos. Los bumangueses se quejan del calor, pero yo preferiría ese clima a este frío tan extremo. Incluso Bogotá es un clima fresquito a comparación de acá”, asegura Isnardo González.

Sin embargo, el hombre afirma que finalmente resultó acostumbrándose a su nuevo entorno, que por ahora no piensa cambiar, a pesar de su clima intenso. “Tiene uno que mentalizarse en que se está acá. Me gustaría estar en Bucaramanga, esa ciudad y su gente me gusta mucho. Pero me detengo al pensar en los problemas y la situación política en Colombia. Acá vivo tranquilo, la situación de acá es totalmente diferente, eso me hace mantener en Estados Unidos”.

Ola de frío extremo paraliza el norte de EEUU

La ola de frío extremo que azota la región del medio oeste de Estados Unidos, con temperaturas más gélidas este miércoles que las del Polo Sur o Alaska, ha paralizado las principales ciudades de esta región y dejado un saldo provisional de seis muertes relacionadas con la tormenta.

Las bajas temperaturas, que alcanzaron los 37 grados bajo cero en Bemidji, en el estado de Minesota, se vieron agravadas por un viento que llevaba la sensación térmica a los 50 bajo cero en la vecina ciudad de Duluth, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Como comparación, en Anchorage (Alaska), la temperatura mínima prevista para este miércoles es de 21 grados bajo cero, mientras que en la estación científica estadounidense Amundsen-Scott, situada muy cerca del Polo Sur geográfico, la mínima es de 23 grados negativos.

Estas condiciones meteorológicas dejaron las calles prácticamente vacías al obligar a la mayoría de las personas a permanecer en sus casas para protegerse del peligro de congelación inmediata.

Un hombre de 70 años apareció este miércoles congelado en Detroit, informó la policía de esta ciudad de Michigan, donde se registró una sensación térmica que rondó los 30 grados bajo cero.

Esta muerte se sumaría a otras relacionadas con esta ola de frío polar, después de que un hombre falleciera el fin de semana en Minesota al no poder entrar en su vivienda por haber perdido las llaves y un individuo que cayó fulminado cuando paleaba nieve.

Las autoridades también achacan al mal tiempo la muerte de tres personas que murieron en accidentes de tráfico en esta región del medio oeste del país.

Bumangueses narran cómo enfrentan hasta 30 grados bajo cero en EEUU

En Chicago, que se teme pueda ser el epicentro de esta tormenta, la mayoría de las empresas decidieron no abrir sus puertas y recomendaron a sus empleados no trabajar, por lo que muy pocos se aventuraron a desafiar el frío polar de 30 grados centígrados negativos, con una sensación térmica de -45.

Las escuelas públicas no abrieron hoy y también estarán cerradas mañana, no hay actividad en las universidades e instituciones públicas.

Inclusive el Servicio de Correos suspendió la entrega y recolección de correspondencia en los cinco estados del medio oeste, imposibilitado de cumplir con su promesa de que “ni la nieve, la lluvia, el calor o la penumbra de la noche” le impedirían realizar sus rondas.

Prácticamente no hay gente caminando por las calles de Chicago, la tercera ciudad más populosa de Estados Unidos, con 2,7 millones de habitantes, y los automóviles son pocos y menos los autobuses de transporte público que circulan.

El intenso frío y la falta de clientes hizo que el servicio de tren metro modificara sus horarios, con menos frecuencias en sus líneas más utilizadas.

La compañía nacional de trenes Amtrak suspendió sus servicios a partir de Chicago y para evitar el riesgo de descarrilamientos, se encendieron hogueras en algunos puntos para calentar las vías.

La actividad también es reducida en los aeropuertos O’Hare y Midway de Chicago, donde al mediodía de hoy (17.00 GMT) se habían cancelado cerca de 1.800 vuelos.

“No sé si es posible una situación peor que ésta”, declaró hoy el meteorólogo MattFriedlein, del Servicio Nacional Meteorológico, quien advirtió sobre los efectos de los vientos gélidos que soplan desde el Lago Michigan.

No se pronostica un alivio del frío por lo menos hasta el sábado, por lo que los gobernadores de Illinois, Wisconsin y Michigan declararon emergencias para enfrentar los riesgos a la salud pública que imponen las bajas temperaturas en toda la región.

En ciudades como Detroit, Minneapolis y Milwaukee, grupos de caridad operan lugares para calentarse y refugios para desamparados, que extendieron sus horarios de funcionamiento y aumentaron su capacidad.

En Detroit, la temperatura mínima fue hoy por la mañana de 26 grados bajo cero, con una sensación térmica de -40 provocada por los vientos gélidos, mientras que en gran parte de Iowa hubo -45 negativos.

Un viento helado de -31 grados centígrados puede congelar la piel en pocos minutos, por lo que las personas deben extremar los cuidados y evitar la exposición innecesaria al frío, alertaron las autoridades.

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, informó este miércoles de que, además de los centros de calentamiento que funcionan en refugios, iglesias y agencias de la Municipalidad, fueron habilitados cinco autobuses que circulan por la ciudad para recoger a personas en dificultades, algunos equipados con enfermeros.

*Con información de EFE.

$!Bumangueses narran cómo enfrentan hasta 30 grados bajo cero en EEUU
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad