jueves 08 de agosto de 2019 - 9:50 AM

“Chicho” Serna afrontaría juicio en Argentina por nexos con narcotraficantes

La justicia argentina deberá determinar si llama a juicio al exfutbolista colombiano Mauricio ‘Chicho’ Serna y a la familia de Escobar, acusados de ser testaferros de la mafia.

Como una “compleja agrupación criminal para la administración y circulación de bienes provenientes de actividades ilícitas” definió la Unidad de Información Financiera de Argentina (UIF) la red que, al parecer, conformaría el exfutbolista colombiano Mauricio “Chicho” Serna en compañía de la viuda y los hijos de Pablo Escobar, que viven en ese país con nuevas identidades y del narcotráficante José Piedrahíta Ceballos, alias “el Árabe”.

El diario argentino La Nación publicó este miércoles un informe en el que cita a fuentes judiciales y se habla de que “el Árabe” había conformado una asociación criminal con la que intentaba lavar dinero producto del narcotráfico usando como fachada empresas inmobiliarias, transferencias bancarias, compra y venta de acciones a nombre propio y de sus socios.

Los abogados de Sebastián Marroquín Santos —hijo de Escobar—, su madre hoy identificada como María Isabel Santos Caballero y los del empresario argentino Mateo Corvo Dolcet, también implicado en el caso, dijeron que desconocían que “el Árabe” era narcotraficante y que lo conocieron como “un próspero ganadero colombiano”, explica el diario.

Le puede interesar: Emiten más órdenes de captura contra máximos jefes del Eln

El jefe y las operaciones

José Piedrahíta, según reportes policiales, empezó su accionar criminal con el cartel de Cali y tuvo nexos con paramilitares. Sin embargo, tenía un entramado de negocios legales para camuflar sus actividades, lo que le permitía posar en el país como ganadero y empresario.

En 2014 el Departamento del Tesoro de Estados Unidos inició una investigación contra “la Oficina” en la que surgió el nombre de “el Árabe”, el de su esposa Claudia Jannet Castillo Londoño y sus dos hijos. Producto de esa pesquisa, en 2016 su nombre fue incluido en la Lista Clinton y se emitió una circular roja de Interpol en su nombre.

Un año después, el 29 de septiembre de 2017, fue capturado en una finca de Caucasia, en el Bajo Cauca antioqueño. En ese momento se conoció que la justicia argentina lo buscaba por su presunta participación en una red de lavado de activos a la que le decomisaron 15 millones de dólares, un negocio de café en Buenos Aires.

Ahí es donde aparecen los nombres del “Chicho” y los integrantes de la familia de Escobar. Un informe de Insiht Crime da cuenta de que la Piedrahíta usó varias empresas para lavar dinero, entre ellas la Subasta Ganadera de Caucasia S. A. (Subagauca).

Lea también: Cultivos de coca bajaron, pero siguen siendo altos: ONU

Los indicios contra “Chicho”

En junio de este año se conoció el testimonio de un exnarco argentino que aseguró que la ex estrella de Boca Juniors era testaferro en Argentina de Carlos Mario Aguilar, alias “Rogelio”, exjefe y cabecilla de la llamada “Oficina”.

Según un documento del Poder Judicial de la Nación de Argentina, Serna habría vendido por un monto ficticio de 930 mil dólares en 2008, dos propiedades el 19 de noviembre de ese año a Mateo Corvo Dolcet, empresario inmobiliario implicado en el escándalo.

El testigo, cuya identidad no fue revelada y habló en Estados Unidos ante fiscales argentinos de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), añadió que esas propiedades nunca fueron del exfutbolista, sino de alias “Rogelio”, quien viajó en 2008 a Argentina para entrevistarse con la DEA y organizar así su entrega en territorio norteamericano.

“Rogelio” fue miembro del CTI de la Fiscalía y protegía la seguridad de los familiares de Pablo Escobar, cuando tenía orden de recaptura a inicios de la década de los 90. Por esta función se convirtió en hombre de confianza del grupo “Los Pepes”, perseguidor de Escobar y luego heredó el mando perdido por el exjefe paramilitar: alias “Don Berna”.

En 2015 Serna fue señalado por un grupo de jóvenes en el programa Séptimo día de haberlos enga-ñado con llevarlos al sur del continente para que se probaran en clubes como Boca, Chacarita o Rosario Central a cambio de cifras cercanas a los diez millones de pesos.

El exdeportista estuvo en el centro de la polémica, pero luego de ser denunciado por estafa el ente investigador archivó el proceso en su contra:

“He tomado acciones legales tanto penales como civiles contra las personas que me acusaron por estafa”, explicó el Chicho en mayo del 2015 durante una rueda de prensa en Medellín donde explicó que el error había sido no viajar personalmente con el grupo de jóvenes.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad