lunes 02 de marzo de 2009 - 8:57 PM

China anuncia que polémicos bronces subastados los compró un ciudadano chino

Las cabezas de bronce del Antiguo Palacio de Verano de Pekín, que fueron subastadas la semana pasada en París por 35 millones de dólares, fueron adquiridas por un ciudadano chino, informó hoy la agencia oficial Xinhua citando fuentes de "un fondo chino para la recuperación de obras de arte expoliadas".

Por ahora no se han facilitado más detalles sobre el comprador de las dos cabezas (que representan una rata y un conejo), cuya identidad en un principio había sido guardada en secreto por la casa de subastas Christie's, organizadora de la puja.

La Administración Estatal de Patrimonio Cultural de China anunció tras la polémica subasta que continuaría sus esfuerzos por recuperar esas obras de arte, que según Pekín forman parte de los bienes expoliados tras la destrucción del Antiguo Palacio de Verano por los ejércitos francés e inglés, en 1860.

El Gobierno chino intentó durante los días previos detener la subasta de las dos cabezas, pertenecientes a la colección privada de Yves Saint Laurent y Pierre Bergé, y cuando ésta se produjo calificó la venta de "ilegal" y anunció nuevas limitaciones a las operaciones de la casa de subastas británica Christie's en China.

Las piezas formaban parte de los muchos bienes subastados la semana pasada en la que fue llamada "la subasta del siglo" por la gran cantidad de objetos vendidos y su gran valor.

El modisto francés Saint Laurent, fallecido el pasado verano, compró las piezas chinas de la discordia hace ya muchos años en una venta privada.

Antes de la subasta su compañero, Pierre Bergé, dijo estar dispuesto a donarlas a China si las autoridades de ese país se comprometían a respetar los derechos humanos, algo que Pekín calificó de "ridículo".

Las cabezas formaban parte de una de las fuentes del Antiguo Palacio de Verano, de la que aún quedan ruinas en el norte de Pekín, y que estaba adornada con 12 cabezas de animales, una por cada símbolo del horóscopo chino.

Tres de esas cabezas (un tigre, un mono y un buey) fueron adquiridas en una subasta organizada por Sotheby's en el año 2000 por la empresa China Poly Group, ligada al Ejército del país asiático, y que las exhibe en un teatro que posee en el este de la capital.

En aquella ocasión la subasta, celebrada en Hong Kong, también tuvo lugar entre las protestas del Gobierno chino, que pedía la devolución de las piezas al patrimonio nacional.

Efe contactó con esa empresa para preguntar si las dos cabezas de la discordia también fueron adquiridas por ellos, pero no obtuvo respuesta.

Otra de las cabezas, que representa una cabeza de caballo, fue comprada por el magnate de los casinos de Macao, Stanley Ho.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad