domingo 31 de julio de 2016 - 12:01 AM

Cultivo de hongos comestibles,

Mediante la investigación se pretende reducir eficientemente la presencia de microorganismos perjudiciales hasta en un 90% en la producción de los hongos y garantizar una fabricación sostenible bajo sistemas tipo invernadero controlado.

Un estudio para el desarrollo de tecnología no contaminante para el control de calidad microbiológica en la producción de hongos comestibles, adelanta un grupo de investigadores de la Universidad de Santander.

El importante avance se ha logrado tras las distintas alianzas entre empresarios santandereanos y el grupo de investigación e innovación en biotecnología agroambiental - Microbiota y el laboratorio Liibam de la Universidad de Santander - UDES, coordinado por la investigadora Beatriz Elena Guerra Sierra, quienes han llevado a cabo el desarrollo de novedosas tecnologías de desinfección en el proceso y cultivo de hongos comestibles y de interés farmacológico, amigables con el medio ambiente en el sector agroalimentario.

“La creciente utilización de hongos comestibles en Bucaramanga se ha visto afectada por las enfermedades ocasionadas por microorganismos indeseables presentes en el proceso tradicional del cultivo de éstos, los cuales han sido controlados mediante el uso de desinfectantes químicos. Sin embargo la utilización de los mismos, no garantiza una reducción considerable de los microorganismos, lo que conlleva a obtener subproductos contaminantes al ambiente y emisiones que estarían contribuyendo al calentamiento global”, explicó a Vanguardia Liberal la investigadora Beatriz Elena Guerra Sierra, directora del Grupo de Investigación de Biotecnología Agroambiental de la Universidad de Santander.

Investigación

La Universidad de Santander está formando jóvenes investigadores, como la estudiante del programa de Microbiología Industrial, Leinniz Vanessa Ortiz Barliza, quien trabaja el tema de la desinfección novedosa de hongos. La propuesta consiste en implementar dos métodos de desinfección. “El agua electrolizada oxidante y la luz ultravioleta confinada en los cultivos de hongos con valor alimenticio, al conocido champiñón y un hongo considerado como alimento funcional que regula el metabolismo de grasas”, señaló la joven investigadora.

La investigación toma especial relevancia por el frecuente consumo de hongos en las familias de la región, ya que estos son ricos en proteínas, minerales y vitaminas, contribuyendo a la sana alimentación. “Se espera que esta investigación trascienda y sea transferida como base biotecnológica, para la generación de empleo y a su vez, como fuente alimenticia, y a futuro, la extracción de sus moléculas como aporte significativo para la salud, puesto que cuenta con muchos componentes farmacéuticos, teniendo en cuenta que tiene grandes beneficios para el tratamiento de la tensión arterial, la diabetes, el colesterol y el cáncer” puntualizó Beatriz Elena.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad