miércoles 12 de mayo de 2010 - 10:00 AM

David Cameron es el nuevo primer ministro británico

El nuevo primer ministro del Reino Unido, el conservador David Cameron, anunció que gobernará en coalición con el Partido Liberal Demócrata de Nick Clegg,

tras haber llegado a un acuerdo con la tercera fuerza del país.

A su llegada a Downing Street, residencia oficial de los primeros ministros británicos, Cameron señaló los graves 'desafíos' que afronta el país e indicó que hay que 'restablecer la confianza en nuestro sistema político'.

Para lograrlo, él y el líder liberal demócrata, Nick Clegg, están dispuestos a superar sus diferencias para garantizar un gobierno estable.

Cameron se convirtió en nuevo primer ministro del Reino Unido después de que la reina Isabel II le encargara la formación de un nuevo gabinete.

El nombramiento de Cameron, ganador sin mayoría absoluta de las elecciones generales del 6 de mayo, se produce después de que el hasta ahora jefe del Ejecutivo, el laborista Gordon Brown, presentara su dimisión del cargo.

Con 43 años, Cameron, que acudió a la audiencia acompañado de su esposa Samantha, será el primer ministro más joven que ha tenido Gran Bretaña desde el siglo XIX.

Después de su reunión con la soberana, el líder 'tory' se trasladó al número 10 de Downing Street, donde en los últimos tres años ha residido Brown, tras suceder a su correligionario Tony Blair en el 2007.


La emotiva despedida

Con la voz quebrada, Gordon Brown se despidió con un agradecimiento especial a su esposa Sarah y a sus más directos colaboradores y se trasladó en su coche oficial a palacio, después de posar para los fotógrafos junto a sus dos hijos.

Brown manifestó en su declaración que fue 'un privilegio servir' como primer ministro durante este tiempo, expresó sus mejores deseos para su sucesor en el puesto y añadió que su dimisión como líder del Partido Laborista también tendrá efectos inmediatos.


Su carrera de primer ministro

Los tres años como primer ministro han sido muy turbulentos, con la peor crisis económica desde la II Guerra Mundial y el rechazo que su gestión generó incluso dentro de su partido, pero Brown señaló que se ha sentido un privilegiado por poder dirigir el país.

'Sí, me encantó el trabajo, no por su prestigio, los títulos y la ceremonia, que no me gustaron nada, sino por su potencial para hacer de este país que amo, un país más tolerante, más verde, más democrático, más próspero y más justo', dijo.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad