sábado 04 de abril de 2020 - 12:00 AM

Dramática situación de bumangueses en Argentina

Jóvenes que estudian en otros países lanzan un SOS al Gobierno Nacional debido a su precaria situación económica. Conforme la crisis del Coronavirus se agudiza en el mundo, subsistir en el extranjero o volver a casa se ha convertido en toda una odisea.
Escuchar este artículo

Pegada al computador, estudiando sin parar, encerrada en su habitación, y estirando al máximo el poco dinero que le queda.

Así pasa sus días Margarita María Rodríguez Machado, estudiante de segundo año de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata en Argentina, quien a miles de kilómetros de su natal Bucaramanga, viene sorteando las dificultades que ha traído consigo la pandemia del COVID-19, a medida que los países cierran sus fronteras y aíslan a su población.

“Mi día a día es levantarme a estudiar literalmente, abrir el computador porque la universidad no se ha detenido”, comenta la joven de 20 años, quien vive en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, a 40 minutos de esta última.

Margarita María, que desde enero del año pasado reside en Argentina, y en diciembre pasado estuvo en Colombia de vacaciones, enfrenta una situación económica muy difícil.

Para visibilizar sus problemas en medio de la crisis por el Coronavirus, compartió un mensaje y un video en redes sociales y con la Cancillería colombiana, que solo tuvo eco en otros compatriotas que como ella atraviesan una situación similar.

La respuesta del Gobierno argentino tampoco fue alentadora. Brindaron un incentivo económico para colombianos con residencia mayor a dos años en ese país. Pero desafortunadamente, para esta joven bumanguesa no aplicó esta ayuda, ni para ninguno de sus compañeros.

“Quedamos con las manos amarradas. Ni nuestros papás nos pueden mandar dinero, ni podemos trabajar, no tenemos nada, ni apoyo ni garantías, y ese es el problema”, se lamenta la estudiante universitaria.

Relata con preocupación que el último ingreso que tuvo fue hace un mes, y la comida la ha estado fraccionando durante este mes; le quedan los últimos pesos que le enviaron sus padres.

Su mamá, Sandra Luz Machado, reconoce que la situación familiar es complicada por la falta de ingresos. Mientras su esposo es contratista y tiene trabajos esporádicos, ella es una mamá emprendedora dedicada a la decoración de fiestas y elaboración de tortas.

En vista de que la actividad social está reducida a cero a raíz del confinamiento ordenado por el Gobierno colombiano, la pareja de esposos no ha podido reunir el millón de pesos que les cuesta la manutención de su hija en Argentina, ya que por suerte no tienen que pagar por el semestre.

“Los ingresos son cero y por ser estrato cuatro y no tener ninguna vinculación como pequeña comerciante registrada en Cámara de Comercio no califico para ningún tipo de ayuda”, explica Sandra Luz, quien incluso dice que tienen actualmente problemas hasta para pagar seguridad social y los gastos de la casa.

Otro bumangués, Santiago León Correa, también está atravesando un duro momento en Argentina.

Llegó a comienzos de este año a ese país, gracias a los ahorros fruto de su trabajo y del apoyo de su mamá y su abuela, a estudiar Producción Audiovisual en la Universidad Nacional de La Plata. “Con eso, más algo que mi mamá y mi nona lograron enviarme hace más de un mes he logrado pasar estos días con el mercado justo, comprando lo necesario y pagando el arriendo”, asegura el joven de 21 años.

Pero, reconoce que depende económicamente de lo que les envían sus padres, y ante la actual coyuntura del COVID-19, no tienen ingresos en estos momentos.

“En el caso de mi mamá ella está realizando teletrabajo con una alta posibilidad de que la empresa le suspenda el contrato, una de las medidas que ya tomaron fue quitarle el auxilio de transporte”, advierte Santiago, quien además teme que la situación laboral se agrave con el tiempo.

Frente a este panorama, solicita el apoyo por parte del Gobierno colombiano o de las autoridades consulares porque como él, otros estudiantes están pasando muchas dificultades. “El dinero se va gastando conforme pasan los días y se nos acaba el mercado, ni tendríamos forma de pagar el arriendo”, sostiene el universitario bumangués.

Son más de 2.500

La situación de estudiantes como Margarita y Santiago es similar a otros connacionales ‘varados’ en el exterior.

En Perú, unos 140 colombianos, la mayoría de ellos turistas, están de ‘brazos cruzados’ sin poder regresar al país. Otros 60 hinchas del equipo América están atascados hace más de un mes en Chile.

Mientras que, en Tailandia, 50 colombianos no han podido regresar. También hay al menos 70 colombianos atascados en la India por el cierre de fronteras, y otros 59 compatriotas en Egipto, su mayoría adultos mayores, en las mismas circunstancias.

Según cifras de Migración Colombia hasta la fecha, son 2.568 los colombianos que quedaron atrapados en diferentes países, debido a que no pudieran regresar antes de que en el país se decretara la ‘cuarentena’ por la pandemia del COVID-19.

$!Dramática situación de bumangueses en Argentina
$!Dramática situación de bumangueses en Argentina
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad