Publicidad

Mundo
Viernes 02 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Durante cuatro décadas Novartis hizo pruebas no autorizadas en pacientes psiquiátricos en Suiza

Los oscuros eventos tuvieron lugar entre 1940 y 1980 en la clínica psiquiátrica de Münsterlingen donde se realizaron pruebas médicas sin el consentimiento a alrededor de tres mil pacientes.

Compartir
Imprimir
Comentarios
Foto: Cortesía Vipra Gen/Vanguarida.
Foto: Cortesía Vipra Gen/Vanguarida.

Compartir

Foto: Cortesía Vipra Gen/Vanguarida.

La gigante farmacéutica Novartis se compromete a indemnizar a pacientes que fueron sometidos a ensayos clínicos no autorizados durante cuatro décadas en una clínica psiquiátrica en Suiza. La suma total acordada asciende a unos impresionantes 12,5 millones de francos suizos (equivalentes a 13,4 millones de euros), según anunciaron hoy las autoridades del cantón de Turgovia, en el noreste del país.

Estos experimentos, que involucraron la administración de aproximadamente 60 medicamentos, algunos de ellos en fase de ensayo clínico, tuvieron consecuencias devastadoras, con la lamentable pérdida de 36 vidas humanas.

El nombre clave detrás de estos controvertidos ensayos fue el eminente psiquiatra Roland Kuhn (1912-2005), quien, aunque reconocido por su contribución al desarrollo de antidepresivos y por ser uno de los pioneros en el uso del test de Rorschach, ahora queda manchado por estas prácticas poco éticas.

La investigación encargada por el cantón de Turgovia en 2021 arrojó luz sobre las actividades cuestionables de Kuhn en la clínica, revelando un panorama desolador de falta de ética y supervisión. Se estima que alrededor de 500 personas podrían tener derecho a recibir compensación por los daños sufridos, con cada individuo recibiendo una suma de 25.000 francos suizos (aproximadamente 26.800 euros).

Aunque Novartis como entidad no existía durante el período en que ocurrieron estos incidentes, se considera que la compañía es la heredera de las firmas farmacéuticas involucradas en aquel entonces. La multinacional, nacida en 1996 de la fusión entre Sandoz y Ciba-Geigy, ahora asume la responsabilidad financiera y moral de compensar a las víctimas de estas prácticas aberrantes.

Este acuerdo no solo representa un paso hacia la reparación de las injusticias del pasado, sino que también subraya la importancia de la ética en la investigación médica y la necesidad de salvaguardar los derechos y la seguridad de los participantes en ensayos clínicos./EFE.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por K.M.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad