miércoles 05 de junio de 2019 - 3:09 PM

El dramático caso de la joven que pidió la eutanasia tras ser abusada tres veces

El trágico final de Noa Pothoven, la adolescente holandesa de 17 años, que fue abusada y violada en su infancia y que pidió morir porque ya no podía lidiar con su “sufrimiento inaguantable” conmocionó al mundo.
Escuchar este artículo

La joven, de la ciudad de Arnhem, murió el domingo en una habitación de su casa. En las últimas horas, un debate estalló en las redes sociales a partir de los detalles sobre su muerte. ¿Fue un suicidio asistido?, ¿fue eutanasia? ¿su muerte fue legal?

La corresponsal en Holanda del sitio Político incluso se aventuró a catalogar el caso como una fake news. Naomi O’Leary, habló con el periodista Paul Bolwerk, que cubrió la historia de Noa Pothoven desde 2018. Según él, la joven había estado gravemente enferma de anorexia y otras afecciones durante algún tiempo. “Sin decírselo a sus padres, buscó y se le negó la eutanasia”, afirmó.

Lea también: Organizaciones piden a Colombia garantizar implementación de paz

En Holanda, uno de los países más liberales del mundo, la eutanasia es legal a partir de los 12 años (entre los 12 y los 16, debe hacerse con consentimiento de los padres). Pero es autorizada siempre y cuando un médico concluya que el sufrimiento es insoportable e irremediable y luego de una serie de análisis clínicos y psicológicos. No está claro aun, en el caso de Noa, si ella pasó por esa revisión completa o simplemente decidió acelerar los tiempos con el acuerdo de sus padres.

Siempre siguiendo el relato de O’Leary, la familia habría probado muchos tipos de tratamientos psiquiátricos y en los últimos meses, Noa habría intentado repetidamente suicidarse. Finalmente, decidió no alimentarse y que pidió que nadie la asistiera. Quería que la dejasen morir.

Eso finalmente ocurrió en una cama ubicada en el salón de su casa después de permanecer 10 días sin recibir alimentación con la anuencia de sus padres.

Esta decisión familiar de ayudarla a morir es la que sustenta la polémica sobre si fue eutanasia, fue un suicidio asistido, o si su muerte fue un crimen. Su caso, ya se transformó en un debate a nivel mundial.

El dramático caso de la joven que pidió la eutanasia tras ser abusada tres veces

Durante muchos años, médicos diferenciaron entre eutanasia activa (usualmente con algún tipo de droga que acelera la muerte) o pasiva (evitar alimentar o dar una medicación que mantenga a la persona con vida). El doctor Juan Carlos Tealdi, presidente del Comité de Bioética del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires, prefiere hablar solo de “una eutanasia” si existe ley: “La eutanasia habilita a terminar con la vida de alguien por causales contempladas por una ley, y luego del pedido explícito y reiterado del paciente”.

Le puede interesar: La esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori, y su hija llegaron a España

Y, detalló, que la diferencia con el suicidio asistido -también regulado en algunos países- es “el ejecutor”. En el suicidio asistido es el propio paciente al que otros le dan el medio para que termine con su vida. En la eutanasia, en cambio, la muerte suele ser causada por la intervención de un médico o un profesional de la salud y -dependiendo la legislación- puede ser también un familiar.

El dramático caso de la joven que pidió la eutanasia tras ser abusada tres veces

De acuerdo a la visión de Tealdi, lo de Noa podría encuadrarse como eutanasia pero no hay herramientas para estar seguro de ello porque aún existen detalles que se desconocen. ¿Los médicos estaban revisando su caso? ¿Su familia participó del proceso?

“Desde el punto de vista jurídico, en muchos países, de hecho en la mayor parte de Latinoamérica, esto sería encuadrado como instigación al suicidio por parte de los padres”, dijo a Infobae el médico legista y psiquiatra forense Enrique de Rosa que al mismo tiempo indicó que este es “un debate moral que está abierto en el mundo. Todos nos podemos compadecer con el sufrimiento de una persona. Hay diferentes visiones y todas deben ser escuchadas”.

Sufrir en silencio

La joven había publicado sus intenciones en las redes sociales una semana antes de morir: “Estuve deliberando por un tiempo si debería o no compartir esto, pero decidí hacerlo de todos modos. Tal vez esto sea una sorpresa para algunos, pero mi plan ha estado allí durante mucho tiempo y no se trata de algo impulsivo”.

El dramático caso de la joven que pidió la eutanasia tras ser abusada tres veces

“Iré directo al grano: en un plazo máximo de 10 días, moriré. Después de años de luchar y pelear, francamente estoy agotada. He dejado de beber y comer por un tiempo, y después de muchas discusiones y evaluaciones, decidí acabar con todo, porque mi sufrimiento es insoportable”, escribió la adolescente. “Respiro, pero ya no vivo”, concluyó.

La sensación de que ya no podía seguir con su vida tenía una truculenta historia detrás. Ni sus padres ni su entorno tenían idea del dolor con el que sobrevivía Noa, hasta que descubrieron un sobre en su habitación lleno de cartas de despedida.

En una de esas cartas, la joven revelaba lo que hacía años sufría en silencio... Todo empezó a los 11 años, cuando un “amigo” la agredió sexualmente en una fiesta. Un año más tarde, confesó, ocurrió lo mismo en casa de otro adolescente. También contó que a los 14 años fue violada por dos hombres en el vecindario de Elderveld. “Hasta el día de hoy todavía siento sucio mi cuerpo. Mi intimidad ha sido asaltada, y nunca se podrá deshacer”, escribió la joven en uno de los textos.

Luego de esas confesiones, sus padres montaron esa especie de clínica en el salón de la casa. Sabían y acompañaron su decisión. Otra que sabía era la diputada holandesa, Lisa Westerveld, que conocía la historia y se reunió con la adolescente en varias oportunidades. La respaldaba y, según ABC, fue a despedirse tranquilamente de ella el viernes pasado. “Fue agradable verla de nuevo, aunque también un poco irreal. Noa era increíblemente fuerte y muy abierta. Nunca la olvidaré. Continuaré su lucha”, declaró la diputada tras la muerte.

El dramático caso de la joven que pidió la eutanasia tras ser abusada tres veces

Noa murió por su propia voluntad. Su caso conmovió al mundo por la decisión extrema a la que pueda llegar una adolescente con la anuencia de sus padres. La discusión sobre los dilemas morales y legales está abierta.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad