domingo 16 de diciembre de 2012 - 3:59 PM

El fin del mundo no será el 21 de diciembre

Mucho se ha hablado de que el próximo 21 de diciembre es la fecha señalada en las profecías Mayas como el fin de la humanidad. Algunos incluso han pensado que sería mejor adelantar los aguinaldos y no hacer planes posteriores a la fecha porque no se sabe qué pasará.

Por Internet han circulado millones de teorías que hablan de que, acabado el quinto ciclo solar, la Tierra, Marte, Júpiter y Saturno se convertirán en uno solo, con el sol en el centro, y que los intensos flujos de energía atravesarán la atmósfera terrestre, dejando a los seres vivientes que habitan la tierra devastados.

Carolina Cortés, por ejemplo, está preparada para quedarse el próximo viernes encerrada en su casa, ubicada en el barrio San José, con sus dos hijos, esperando simplemente a que llegue el fin.

"Tanto se ha hablado que me convencieron. No estoy diciendo que es fijo, pero el mundo está tan disperso y extraño que cualquier cosa se podría presentar ese día a las 11:00 de la noche", expresa la mujer.

Según ella, no pudo disponer de dinero para viajar o visitar un lujoso restaurante, que es lo que le habría gustado hacer antes del día final, porque no tiene los recursos, pero que seguramente si los tuviera habría hecho de todo un poco. "Tampoco digo que me arrepiento porque me faltaron cosas, solo que uno siempre quiere hacer más", dice.

Caso similar ocurre con Julio Arias, simpatizante gnóstico. "Dicen las profecías Mayas que el sol erupciona cada 13 mil años, tiempo que se cumple este 21 de diciembre, entonces el sol mandará una onda y habrá un choque magnético, por lo que las baterías y aparatos eléctricos dejarán de funcionar durante tres días", comenta mientras resume alguna información que sacó de Internet.

Continúa con su prosa. "Después vendrá el planeta Hercolubus, más o menos en febrero del próximo año, y como es de mayor tamaño que la tierra nos sumirá en tres días de oscuridad y después habrá heladas, que solo las han visto los de Europa", expresa.

DESMIENTEN EL FIN

Ni adelantar la natilla ni los buñuelos es viable para el maestro y experto en meditación Michael Merhúa, pues él dice que este 21 de diciembre no pasará nada. "Las profecías nunca sostienen abiertamente el fin del mundo. Lo que pasa es que el calendario mayor o el sincronario, cuenta hasta 26 mil años y este tiempo se cumple el 21 de diciembre", manifiesta.

Según él, los Mayas hablan de que la Tierra, a partir de ese día, se ubicará en una posición diferente dentro de la galaxia. "Entrará al vientre de la madre, un lenguaje poético para decirnos que habrá una mayor sensibilización frente a las cosas materiales o humanas. Los cambios astronómicos se están viendo en muchas personas que se están inclinando a ser pacifistas, a cuidar el medio ambiente y que procuran que haya mayor conciencia social", sentencia el maestro.

Viviana, por ejemplo, que no quiso dar mayores detalles de dónde vive ni de sus apellidos, cuenta que su hermana es fiel creyente de las teorías del fin del mundo. "Cuando se habló de que en el 2006 por las coincidencias del mes 6, día 6 del 2006, llegaría el fin de la humanidad, pidió permiso para no ir a trabajar y no mandó a mi sobrina al colegio, por temor a que pasara algo. La niña tenía un examen y tuvo que recuperarlo", cuenta entre risas.

Michael Merhúa explica que cada ser humano maneja un nivel de conciencia, que los Mayas dividieron en siete estados. "Los tres primeros los llamaban vida material, porque correspondían a la supervivencia, al ego y, el tercero, que ya es avanzado, contempla la vida espiritual. Lo ideal sería que con las nuevas vibraciones las personas pudieran dar un salto cuántico a lo que muchos han denominado La Nueva Era", dice.

Agrega que a partir del 21 de este mes las personas con tendencia a la depresión, a la angustia, a la ansiedad, o con mal genio, verán multiplicadas estas características, al igual que a aquellos que son optimistas, alegres y proactivos, dichas cualidades se duplicarán.

DESDE LA CARTA ASTRAL

Luisa Fernanda Salgado, astróloga, argumenta que miró la carta astral del 2012 y que no se ve ningún aspecto desarmónico, pero sí garantiza que no habrá fin del mundo ni una crisis espiritual.

"Desde lo energético se puede prever un cambio, pero no un cataclismo como se ha dicho.

Según ella desde hace algunos años la tierra y los seres humanos vienen en transformación espiritual. "Eso se evidencia en los niños de hoy en día, que son amorosos, aman la naturaleza y nos sorprenden con su inteligencia".

Agrega que numerológicamente el 21 es 11, que significa uno frente a uno. "Soy yo frente a otro, si vibro en el amor y la aceptación recibiré eso de los demás", sostiene Salgado.

Lo mismo piensa Michael Merhúa, que dice que con la nueva energía se transformará la percepción de los seres humanos y se entenderá que prima el bien colectivo. "Debemos recordar que los sincronarios Mayas son perpetuos, aquí finaliza el calendario mayor de 26 mil años, pero no finaliza porque se acabe, sino que llega a la cuenta cero, otra vez se vuelven a contar los 26 años ya con seres transformados desde lo espiritual".

Y mientras el día llega, la hermana de Viviana pedirá nuevamente permiso para faltar al trabajo, Carolina hará comida para todo el día y no saldrá de su casa y Julio seguirá esperando el planeta gigante que dejará la tierra en tres días de oscuridad.

DESDE LA NASA

Con motivo de las alarmas que se han prendido por redes sociales la Nasa produjeron un video titulado Por qué el mundo no se acabó ayer, para el 22 de diciembre, que explica por qué el mundo no terminará, con el objetivo de aliviar cualquier temor que tengan sobre la desaparición de la humanidad.

La NASA desmiente caso por caso las teorías apocalípticas: que un planeta llamado Nibiru se dirige hacia una colisión con la Tierra, que habrá un apagón total en el planeta debido a la “alineación del universo”, tormentas solares e impactos de meteoros y la profecía Maya.

"Todo fue un error desde el principio. El calendario Maya no terminaba el 21 de diciembre de 2012 y no hubo profecías que predijeran el fin del mundo en esa fecha", dice el doctor en radioastronomía John Carlson, director del Centro de Arqueoastronomía. 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad