miércoles 19 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

El infierno de 'Baby P' conmociona a británicos

Con sólo 17 meses, 'Baby P' conoció el infierno de los malos tratos y la pasividad de los servicios sociales y sanitarios.

La terrible historia de este niño británico, apodado 'Baby P' por motivos legales, que falleció en 2007 tras ser brutalmente maltratado y usado como un 'saco de boxeo' durante más de ocho meses por su madre, su pareja y un amigo de ambos en Londres, ha conmocionado a la sociedad de Reino Unido y ha reabierto el debate sobre la revisión urgente de las leyes de protección infantiles.

El pequeño quedó a cargo de su madre tras el divorcio de los padres. A principios de 2007, la mamá comenzó una relación sentimental con otro hombre y parece ser que fue cuando empezó el infierno que vivió durante ocho meses el pequeño.

La semana pasada, la mujer, su novio y un amigo de ambos fueron condenados a 14 años de cárcel acusados de maltratar y torturar al niño.

Las autoridades británicas ya iniciaron una investigación para aclarar si se siguieron los procedimientos correctos en el caso, y si se pudo haber evitado esta tragedia.

síntesis
Pasividad y errores


Además de la actuación de los tres adultos, varios medios británicos denunciaron que una cadena de errores policiales y la pasividad de los servicios sociales provocaron que nadie pusiera freno a los abusos que sufría el pequeño.

El diario ‘The Independent’ asegura que varios trabajadores sociales visitaron hasta en 60 ocasiones al bebé y que la falta de pruebas demoró la detención de los tres culpables. Durante ocho meses, el niño acudió al hospital en varias ocasiones con moratones, heridas, traumatismos y mordeduras. En agosto de 2007, 'Baby P' fue hallado muerto en su cuna rodeado de manchas de sangre y con ocho costillas rotas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad