jueves 27 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

El Petro: solución virtual a la crisis en Venezuela

El Petro, criptomoneda similar al bitcoin, fue creado en medio de una aguda crisis venezolana. Muchos se preguntan si ha sido exitosa la puesta en circulación de esta divisa virtual, y si mantener petros en la cartera o para negociar es una buena inversión.

El Petro, moneda virtual que debutó a finales de 2017 como una apuesta del régimen venezolano para rescatar la economía y vencer el supuesto “bloqueo financiero internacional”, no ve la luz.

Muchos expertos en el tema no tienen reparos en calificarla como una divisa que no es confiable ni viable porque no goza de respaldo ni legitimidad e incluso la catalogan como un fraude. En resumen, no tiene futuro.

Más que traer oxígeno al gobierno de Nicolás Maduro, quien se ha ufanado del Petro señalando que “Venezuela es vanguardia de la nueva era digital”, el experimento de esta “criptomoneda revolucionaria”, todavía no logra consolidarse en medio de la crisis económica que asfixia al país petrolero.

Si bien está garantizada por el barril del petróleo, corazón de la economía venezolana, Jorge Iván Cárdenas, economista de la Universidad de la Salle, sostiene que el Petro ha tenido muchos problemas relacionados con el sistema de crear la billetera virtual para poder establecer el intercambio.

Esta opinión es compartida por Jaime Alberto Rendón, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle, quien señala que en la realidad la moneda virtual ha tenido muchos problemas en este tipo de escenarios de crisis económica como el de Venezuela.

Problemas que, según él, se traducen en de tipo logístico y de entrada a los distintos canales de distribución, “entonces todavía no hay posibilidades de decir que tenga un efecto grande, y manifestaciones que se dieron anteriormente no fueron ciertas, porque la moneda realmente entró hasta hace un par de meses en circulación”.

Ahora bien, no se sabe a ciencia cierta que pasó con los 5.000 millones de dólares que el Gobierno venezolano aseguró que ya fueron invertidos por compradores para adquirir petros.

El economista Cárdenas expone otro factor a considerar. Se trata de una moneda virtual de un país que, además, no tiene una legitimidad política ni social.

“El problema realmente no es la moneda, sino la credibilidad de la moneda, que está respaldada por un Gobierno como el de Maduro en el que no hay confianza”, dice.

Cárdenas se muestra igualmente escéptico con respecto a su verdadero impacto en la economía: “es fundamental que tenga un valor de intercambio, los billetes tienen valor porque los van a aceptar, en cambio con el Petro no se sabe si eso ocurra, y el valor del intercambio entonces es muy difícil de medir”.

Más que una moneda, el economista de la Universidad de La Salle asegura que el Petro se utiliza como un activo financiero, “un bono de inversión para poderse capitalizar, pero la tendencia es a la baja”.

A su turno, el profesor Rendón sostiene que el Gobierno venezolano está generando alternativas para que el Petro circule, por ejemplo, mediante el pago de la llamada prima navideña, y la idea es que el petróleo se tenga que comprar a Venezuela con esta moneda virtual y de esta forma, la economía del país se ancle a una moneda distinta al bolívar.

“Habrá que esperar al menos seis meses y evaluar si los mercados le han apostado a esa moneda digital”, considera.

En el terreno, los venezolanos tampoco han visto las bondades de esta moneda virtual, la primera en América Latina y la número 1.577 a nivel mundial.

Lejos de consolidarse como un criptomoneda, Freddy Pinzón, un comerciante venezolano, afirma que el Petro no tiene fuerza ni se maneja aquí.

“La moneda que más valor y soporte tiene es el dólar, somos un país dolarizado; las criptomonedas son como los billetes de monopolio, no sirven para nada”, comenta.

En su opinión, “el Petro es una manera del Gobierno de tratar de evadir las sanciones de Estados Unidos, que al final no son a Venezuela, sino a funcionarios del régimen”.

Petros por petróleo

De otro lado, el profesor Rendón considera que será interesante lo que va a pasar el próximo año, si Venezuela exige que se le compre petróleo a través de petros, lo cual dará un impulso a la moneda virtual, “y se convertirá en el único país en el mundo en tener una criptomoneda de manera legal” para transar crudo. Hay que recordar que el Gobierno venezolano fijó el valor del petro al precio de un barril de petróleo -actualmente alrededor de 66 dólares- y prometió respaldarlo con las reservas de crudo.

“Podría ser una forma de países aliados, como China y Rusia, de apoyar en el fortalecimiento de la moneda, en medio de la guerra comercial que enfrentan a Estados Unidos y el gigante asiático y a la que también confluye Rusia”, concluye el experto.

No hay una lectura clara

Juan Felipe Bernal, profesor de Economía de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, reconoce que alrededor del tema de la criptomoneda venezolana, hay mucha oscuridad, aunque subraya que una de sus motivaciones iniciales se refiere a recaudar dinero porque se está haciendo una emisión de dinero.

“Entonces, eso actuaría como una forma para aumentar ingresos del Gobierno venezolano para pagar la deuda externa”, teniendo en cuenta que el Gobierno está en una especie de ‘default’ de la deuda, y está en una moratoria parcial de la deuda, explica el experto consultado.

Por otro lado, asegura que la moneda nacional, el bolívar, tiene restricciones para servir como moneda en transacciones internacionales, debido a que el Gobierno de Estados Unidos ha impuesto ciertas sanciones a Venezuela. “Es una manera, dado que la moneda virtual es anónima, de poder realizar transacciones que no se pueden hacer en bolívares”, describe Bernal.

Sin embargo, el docente universitario señala que para que se den las anteriores situaciones, es necesario que el Gobierno venezolano pueda vender esa moneda, y eso es lo que a su juicio, no está claro para nadie. Mientras las fuentes oficiales dicen que la primera etapa de lanzamiento de la criptomoneda o preventa, permitió recaudar hasta 5.000 millones de dólares en un mes, hay otros especialistas en intercambios de monedas virtuales que desconocen qué instituciones han acumulado petros o los han comprado.

Es más, el profesor de Economía de la Universidad Javeriana sostiene que hay quienes afirman que el Petro no es una criptomoneda, “pero asumiendo que sí lo es, no hay evidencia que indique que se haya comprado en la magnitud como lo dice el Gobierno venezolano (5.000 millones de dólares), que es un monto muy alto, y no parece que ese monto se vea reflejado en la circulación de ese dinero”, razón por la cual es difícil contrastar dicha información.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad