jueves 04 de diciembre de 2008 - 6:19 PM

El Rey de Tailandia no pronunció el discurso aguardado por los políticos

El Rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, dejó hoy sin su discurso anual a los políticos y seguidores de los dos bandos que esperaban recibir una clara señal de orientación en medio de la batalla que libran y que ha sumido al país en una profunda crisis.

Tras una hora de espera en el Palacio Real, la Casa Real anunció a los 20.000 invitados que aguardaban que el monarca iba a faltar a la esperada cita anual con motivo de su onomástica.

"Su majestad ha designado graciosamente a Su Alteza el Príncipe a asistir en su nombre al acto" indicó la Casa Real en un comunicado divulgado por los canales de televisión y emisoras de radio.

El príncipe Vajiralongkorn se dirigió a una audiencia compuesta por destacados funcionarios, empresarios y otras personalidades y, a diferencia de su padre, capaz de extenderse durante horas, habló por espacio de tres minutos.

En su breve alocución, el heredero de la Corona explicó que el Rey, quien el viernes cumplirá 81 años, sufría un ligero malestar en la garganta y flemas, pero aseguró que "no es nada serio".

Esta ha sido la primera vez en 62 años de reinado que Bhumibol, considerado casi una divinidad por muchos tailandeses, no pronunció su discurso anual, del que en fechas anteriores se sirvió para hacer llegar sus mensajes a la población y a los políticos.

Las palabras y hasta las omisiones del monarca en el discurso que pronuncia la víspera de su onomástica, han sido siempre escrutadas por los políticos y, a menudo, han influido en las decisiones que han adoptado tanto el Gobierno como los partidos.

A lo largo de su dilatado reinado, Bhumibol ha conseguido que la mayoría de la población le vea como la máxima autoridad moral de Tailandia, un país con una monarquía constitucional que ha vivido con anterioridad intervenciones directas del monarca en graves crisis políticas.

La ausencia del monarca a su cita anual se produce en medio de la crisis política que la nación arrastra desde el golpe de estado perpetrado por los militares en 2006 contra Thaksin Shinawatra, el primer ministro más controvertido de la moderna historia del país.

Tras un paréntesis de gobierno militar, un grupo heterogéneo que se ha colgado la etiqueta de defensor de la monarquía y que se hace llamar la Alianza del Pueblo para la Democracia, salió hace siete meses de nuevo a las calles para forzar la caída de un Gobierno al que tachó de corrupto y de estar al servicio de Shinawatra y sus aliados políticos.

Con los dos aeropuertos ocupados por los manifestantes de la Alianza y cerca de 300.000 turistas bloqueados en Bangkok, el Tribunal Constitucional disolvió el pasado martes tres partidos de la coalición de Gobierno e inhabilitó al primer ministro Somchai Wongsawat y a otros 108 políticos, por fraude electoral cometido en los comicios celebrados en diciembre del año pasado.

A raíz de la decisión judicial, la Alianza del Pueblo para la Democracia, puso el miércoles fin a la semana de ocupación de los dos aeropuertos, aunque amenazó con reanudar las protestas si los tres partidos que permanecen en la coalición forman un Gobierno de políticos próximos al circulo de Shinawatra, condenado en rebeldía a dos años de cárcel por un delito de abuso de poder.

Con motivo del cumpleaños del monarca, los seguidores de los partidos disueltos han suspendido las manifestaciones hasta el próximo fin de semana.

Tras la resolución judicial, los tres partidos políticos de la coalición se preparan para recuperar el poder con un nuevo primer ministro al frente, que sería, en cuatro meses, el tercero del círculo de políticos vinculados al ex mandatario Shinawatra.

En octubre, la Alianza recibió una muestra de simpatía de la Monarquía cuando la reina Sirikit asistió al funeral de una joven que perdió la vida en una carga policial, y se comprometió a pagar las facturas médicas de todos los manifestantes que resultaron heridos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad