viernes 24 de noviembre de 2023 - 6:26 PM

En México, 95 de cada 100 víctimas de violencia digital son mujeres

La llegada de la Inteligencia Artificial ha llevado a México a un oscuro aumento de la violencia digital dirigida a las mujeres. La nueva tecnología, predominantemente dirigida por hombres, ha duplicado las agresiones sexuales en los últimos tres años y la mayoría de estos casos permanece sin ser denunciado.
Compartir

El preocupante fenómeno subraya la urgencia de abordar las consecuencias negativas de la inteligencia artificial en la seguridad y bienestar de las mujeres.

La industria de la inteligencia artificial en México está mayormente dominada por hombres, planteando interrogantes sobre la perspectiva de género en el desarrollo de estas tecnologías y su impacto en la seguridad de las mujeres. En los últimos tres años, se ha registrado un alarmante aumento del doble en las agresiones sexuales digitales, exacerbadas por el uso de la inteligencia artificial. El anonimato que proporciona el mundo digital a menudo dificulta la identificación y persecución de los agresores.

La gran mayoría de los casos de violencia digital no llega a ser denunciada. Factores como el estigma, la falta de confianza en los mecanismos de denuncia y la escasa conciencia sobre la gravedad del problema contribuyen a la subdenuncia. Este fenómeno destaca la necesidad de abordar tanto la regulación de la tecnología como la concientización para prevenir y combatir la violencia digital.

Lea también: Mujer fue brutalmente agredida por su pareja: le rapó la cabeza y le afeitó las cejas

La multiplicación de la violencia digital contra las mujeres en México, impulsada por la Inteligencia Artificial revela una brecha crítica en la protección y seguridad en línea. La necesidad de una participación equitativa en el desarrollo tecnológico y de estrategias concretas para abordar este problema es evidente. Es imperativo que México y otras naciones trabajen en conjunto para mitigar los impactos negativos de la inteligencia artificial y garantizar un entorno digital seguro y equitativo para todas las personas.

El panorama de la violencia digital está experimentando una transformación significativa, y las tácticas sofisticadas como la manipulación de imágenes, la suplantación de rostros y voces se han convertido en las principales formas de agresión en línea. Este cambio representa un desafío creciente para la seguridad digital, exponiendo la vulnerabilidad de las personas a ataques cada vez más elaborados.

La manipulación de imágenes, una técnica que implica alterar digitalmente fotografías para difamar, engañar o acosar, está en aumento. Plataformas de redes sociales y aplicaciones de mensajería son los terrenos de juego preferidos para este tipo de violencia digital, afectando la privacidad y reputación de individuos.

También: Primera ‘Ventanilla Violeta’ de Colombia, única para mujeres, estará en el Palacio de Justicia de Bucaramanga

La suplantación de rostros, respaldada por tecnologías de inteligencia artificial, permite la creación de videos falsos convincentes. Esta práctica, conocida como deepfake, ha alcanzado un nivel alarmante de realismo, siendo utilizada para difamar, extorsionar o desinformar.

Las consecuencias pueden ser devastadoras, erosionando la confianza y generando caos en la vida de las personas afectadas.

La suplantación de voces, otro frente emergente de violencia digital, utiliza tecnología para imitar y manipular grabaciones de audio. Este método se ha empleado para crear llamadas falsas, mensajes engañosos y discursos alterados con el potencial de causar daño emocional y reputacional.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad