miércoles 23 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Estados Unidos y China intensifican sus ataques en Asamblea de la ONU

Aunque la pandemia la ha disparado, la tensión entre el Gobierno de Trump y el chino viene de lejos y se hace notar en muchos frentes, incluidos el geopolítico, el económico y el medioambiental.
Escuchar este artículo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el de China, Xi Jinping, endurecieron ayer su choque en una Asamblea General de la ONU muy marcada por la pandemia del coronavirus y la creciente tensión entre los dos grandes poderes económicos del mundo.

Con los líderes internacionales interviniendo a través de videos pregrabados, a la jornada inaugural de esta Asamblea General le faltó el dramatismo de los discursos en directo y del cara a cara, pero no los cruces de acusaciones entre potencias.

Trump, en un escueto mensaje de apenas siete minutos, fue directamente a por Pekín, a quien responsabilizó por la aparición del virus y por permitir que se extendiese por todo el planeta.

Además: El nuevo orden global postpandemia

“Las Naciones Unidas deben hacer que China rinda cuentas por sus actos”, dijo el mandatario estadounidense, que insistió en referirse a la COVID-19 como “el virus de China”.

Xi, consciente de por dónde iba a ir el mensaje de Trump, usó el suyo para dejar claro que el coronavirus es un problema de todos y que ahora lo fundamental es la cooperación para salir adelante. “Cualquier intento de politización o estigmatización con este asunto debe rechazarse”, dijo el líder chino, que tendió la mano al mundo -sobre todo a países vulnerables- para trabajar juntos.

Así, Xi prometió que las posibles vacunas que China está desarrollando, con varias en la última fase de ensayos, serán consideradas un “bien público global” y se distribuirán de forma prioritaria a países en desarrollo.

La ONU ha insistido desde el primer momento en que es necesaria una “vacuna popular” que esté al alcance de todos.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, llamó a construir “un nuevo orden” mundial que no esté definido por la “rivalidad” entre EE.UU. y China y en el que Europa asuma plenamente su responsabilidad.

También lea: EE.UU. vs. China: Estabilidad global, ‘en jaque’

Trump, sin embargo, reivindicó el poderío económico y militar estadounidense y su “destino como pacificador” del mundo, haciendo valer sus recientes mediaciones en Oriente Medio o Afganistán, pero siempre desde una posición “de fuerza”.

Del otro lado, Xi recalcó que su país no va a mantener ningún tipo de guerra, “ni fría ni caliente”, y nunca buscará la “hegemonía”, sino la cooperación y el multilateralismo.

$!Estados Unidos y China intensifican sus ataques en Asamblea de la ONU
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad