miércoles 02 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

Eurodiputado de ultraderecha, tildado de homofóbico, renunció tras ser sorprendido en una orgía con 24 hombres

El eurodiputado József Szájer, del partido ultraconservador Fidesz -el del primer ministro de Hungría, Viktor Orban-- confesó este martes haber estado el viernes pasado en una orgía en Bruselas donde 25 hombres fueron multados por no respetar las restricciones sociales de la pandemia.

"Estaba presente. Cuando la Policía me preguntó mi identidad, como no tenía conmigo mi documentación, declaré que era un miembro del Parlamento Europeo", escribió Szájer en un comunicado después de que varios medios belgas informaran este martes de la fiesta.

Según el relato que adelantaron el diario francófono "La Derniére Heure" y el flamenco "Het Laatste Nieuws", la policía puso fin el viernes pasado a una orgía en la que participaban 25 hombres en un bar del centro de la ciudad en el que también encontraron drogas y alcohol.

"Interrumpimos un gang bang", dijo una fuente policial al periódico Dérniere Heure en relación con la fiesta sexual en tiempos de estrictas restricciones sociales para frenar la pandemia.

La Fiscalía de Bruselas precisó en un comunicado que los agentes se personaron en un apartamento, y no en un bar, de la calle Rue des Pierre, en el centro de la capital belga, tras haber sido alertados hacia las 21.30 hora local del viernes por vecinos que se quejaron del ruido.

Allí se encontraron "unos 20 hombres", indicó el Ministerio Público, entre ellos dos personas que dijeron tener "inmunidad diplomática", de los que sólo han trascendido sus iniciales y su fecha de nacimiento: D.O. (1977) y P.B. (1987).

Un transeúnte informó a la policía de que había visto a "un hombre huir por una tubería de desagüe" y el testigo logró identificarle.

"Las manos del hombre estaban ensangrentadas. Es posible que haya resultado herido mientras huía. Se encontraron narcóticos en su mochila. El hombre no pudo presentar ningún documento de identidad. Fue acompañado a su lugar de residencia, donde se identificó como S.J. (1961) mediante pasaporte diplomático", agrega la nota de la Fiscalía.

Todos los presentes fueron multados por no respetar la normativa anticoronavirus, pues en Bélgica hace más de un mes que impera un toque de queda nocturno, están limitados los contactos sociales, y los bares y restaurantes están cerrados, entre otras medidas.

Además, los agentes abrieron expediente a Szájer por "violar la legislación sobre narcóticos", un procedimiento que está abierto pero que sólo podrá continuar si las autoridades competentes levantan la inmunidad parlamentaria al diputado implicado.

"No usé drogas. Ofrecí a la policía que me hicieran un test inmediatamente y no lo hicieron. Según la policía, encontraron una pastilla de éxtasis, pero no es mía y no sé quién o cómo la colocó", agrega Szájer en un comunicado redactado en un inglés algo rudimentario y difundido en la página web de su partido.

El político conservador húngaro, de 59 años y casado con una jueza del Tribunal Constitucional de Hungría, Tünde Handó, con quien tiene una hija, había dimitido repentinamente el fin de semana como diputado europeo, antes de que la noticia trascendiera a la prensa, aunque su renuncia será efectiva el 31 de diciembre.

"Lamento profundamente haber violado las restricciones del covid. Fue irresponsable por mi parte. Estoy dispuesto a asumir la multa que conlleve", agrega Szájer, quien añade que con su dimisión "marcó las conclusiones políticas y personales" del asunto.

El todavía eurodiputado y miembro de la comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos pidió perdón a su familia, a sus colegas y a sus votantes.

"Les pido que evalúen mi paso en falso considerando mis treinta años de devoción y trabajo duro. Este paso en falso es estrictamente personal y soy el único responsable por ello. Pido a todos que no se extienda a mi país o a mi comunidad política", agregó Szájer, uno de los fundadores del Fidesz de Orbán.

Tras entrar en política en 1992 y haber ocupado el puesto de líder parlamentario del partido, entre otros, el político y jurista ejerció como eurodiputado desde 2004, siempre dentro del grupo del Partido Popular Europeo.

Durante ese período, fue también uno de los redactores de la nueva Constitución de 2011 que definía el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, vetando así el matrimonio homosexual.

Se da la circunstancia de que el Gobierno de Hungría es blanco habitual de las críticas de los activistas LGTBI+ al considerarlo homófobo.

Actualmente, Hungría y Polonia han bloqueado la aprobación del presupuesto comunitario para los años 2021-2027 y el paquete de recuperación poscovid, con un volumen total de 1,8 billones de euros, cuando la UE vinculó la percepción de los fondos al respeto del Estado de derecho.

Habla el anfitrión de orgías

David Manzheley, el propietario del apartamento de la orgía de Bruselas dijo este miércoles a Efe que era la primera vez que el eurodiputado húngaro József Szájer acudía a una de sus "fiestas".

Según Manzheley, el pasado viernes fue la primera vez que Szájer apareció en una de sus fiestas, un tipo de reunión que afirmó que son muy recurrentes en Bruselas y que se organizan “a través de una aplicación para eventos de sexo en grupo”.

“Siempre viene gente de la comunidad diplomática de diferentes países cuyos gobiernos no les permiten ser libres”, indicó el anfitrión, que señaló a sus “competidores” en la organización de "eventos" similares como los culpables de la llamada a la policía para, en su opinión, “atraer a más hombres a sus propias fiestas” en detrimento de las suyas.

Para esta fiesta, que incumplía la normativa vigente por la situación sanitaria, todos los participantes tuvieron que firmar una declaración en la que afirmaban, según Manzheley, “que ya habían pasado el coronavirus”, además de otras pruebas médicas, como el sida, ya que se trataba de una fiesta en la que “los condones no estaban permitidos”.

“Esta fiesta era pequeña, normalmente las hago de unas cien personas”, pero no “durante las restricciones de la Covid-19”, aseguró el propietario del apartamento, quien incidió en que el del viernes por la noche era “un evento especial”.

El joven quiso subrayar que “la policía entró sin ningún papel” sobre las 21:20 de la noche del viernes “mientras la gente estaba teniendo relaciones“ sexuales, e incidió en que eran en torno a 15 agentes, frente a las 25 personas que estaban en la orgía.

Por otro lado, denunció que la policía hizo “comentarios homófobos” durante toda la intervención, lo que según él convierte el incidente en “un ataque por parte de las fuerzas del orden de Bruselas a la comunidad LGTB”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad