sábado 11 de abril de 2009 - 12:11 AM

Filipinos celebran la Pasión de Cristo con 30 crucifixiones

Treinta personas, incluyendo a un australiano, fueron crucificadas en Filipinas durante las tradicionales ceremonias del Viernes Santo, que representan la Pasión de Cristo.


La mano del australiano John Michael, clavada en una cruz Ampliar fotografía John Michael, de 33 años, originario de Melbourne, se hizo clavar a una cruz de madera durante casi cinco minutos, junto con otros cuatro filipinos en Kapitangan, cerca de Manila.

Otras 25 crucifixiones tuvieron lugar en Cutud (70 km al norte de la capital), transformada en lugar de peregrinaje.

Frecuentemente, la razón que mueve a los peregrinos a crucificarse es su curación o la de algún miembro de su familia.

Cientos de peregrinos se flagelaban y numerosos turistas asistieron a las ceremonias. "Yo creo que esto es absurdo", protestó Mirjam Leehouts, una turista británica. "¿Por qué infligirse esos dolores?", se preguntó.

Las crucifixiones del Viernes Santo en Filipinas eran inicialmente un ritual de católicos que trataban de expiar sus pecados o de agradecer a Dios que hubiera cumplido con las peticiones de sus plegarias. Sin embargo, este acontecimiento se transformó con el paso de los años en un espectáculo a menudo mercantil que atrae a miles de personas y que no cuenta con el respaldo de la Iglesia católica.

Aproximadamente el 80% de la población de Filipinas es católica.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad