lunes 20 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Gobernador confirma que no se enviarán indocumentados a Florida

El secretario interino manifestó que la administración está enfocada en apelar a las áreas de la frontera suroeste del país para manejar la afluencia de inmigrantes.

El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, señaló que ha sostenido una conversación telefónica con el presidente de EE.UU., Donald Trump, quien le ha asegurado que no se enviarán a este estado indocumentados desde la frontera con México.

“Me pidió que les asegure que no se trasladarán ni se liberarán en el estado de Florida a las personas que cruzan ilegalmente la frontera de Estados y México”, dijo DeSantis.

El propio secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, señaló ayer que el plan había sido desestimado.

La noticia llega luego de que esta semana las autoridades locales de Florida y el propio gobernador, un aliado del presidente Trump, se manifestaran en contra de la transferencia de familias indocumentadas desde la frontera a Florida, entre otros destinos de Estados Unidos.

Le puede interesar: Crisis de Venezuela apagó la rotativa número 57

“Creo que afectará nuestros recursos, las escuelas, la atención médica, la aplicación de la ley y las agencias estatales”, dijo DeSantis el pasado viernes durante una rueda de prensa en Sarasota, en la que recalcó que Florida no puede hacerse cargo “del flujo de inmigrantes indocumentados”.

A su vez, los alcaldes y alguaciles de los condados de Broward y Palm Beach, a los que, según el plan, se iban a enviar los indocumentados, rechazaron la propuesta por carecer estas demarcaciones de recursos federales para albergues, alimentos y seguridad.

“Es un problema de seguridad pública”, dijo Ric Bradshaw, el alguacil de Palm Beach.

El pasado sábado, Bradshaw saludó las nuevas informaciones que recibió desde la dependencia de Miami de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), según las cuales finalmente no se iban a trasladar indocumentados desde Texas, a razón de unos 500 mensuales para cada condado, de acuerdo al planteamiento inicial.

Necesidades operativas

El secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS), Kevin McAleenan, dijo ayer que el traslado de inmigrantes desde la frontera obedece a necesidades operativas y de capacidad, y desvirtuó que se lleven a “ciudades santuario”, llamadas así por proteger a indocumentados.

“Nuestro transporte está basado en la necesidad operativa, en la capacidad para procesar (a los inmigrantes) de manera segura. Eso es lo que estamos haciendo”, declaró McAleenan durante el programa “Face The Nation” de la cadena CBS.

Según el funcionario, están “equilibrado operativamente” la atención de las personas en la frontera sur.

En ese contexto, confirmó que han enviado vuelos con inmigrantes a California, estado que describió como un “santuario por ley”, lo que consideró “técnicamente correcto”.

Y aclaró que son los inmigrantes liberados los que “van a refugiarse a ciudades santuarios, porque eso es un imán, están incentivando ir a vivir en esas áreas”.

Consultado si los inmigrantes estaban siendo trasladados específicamente a esas localidades y si su respuesta era no, McAleenan respondió con un escueto “correcto”.

El pasado 12 de abril, el presidente estadounidense, Donald Trump, confirmó que está estudiando “en serio” la posibilidad de enviar a indocumentados detenidos por las autoridades a las llamadas “ciudades santuario”, localidades generalmente lideradas por demócratas que no destinan recursos a perseguir a inmigrantes.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad