lunes 12 de enero de 2009 - 10:46 PM

Israel mantiene presión con combates en la periferia de la ciudad de Gaza

Los tanques israelíes y los activistas palestinos combatían el lunes en los barrios periféricos de la ciudad de Gaza donde Israel realizaba ataques aéreos, en el marco del conflicto que dejó ya más de 900 muertos en el territorio palestino controlado por el movimiento islamista Hamas.

Los tanques israelíes avanzaron casi cien metros en los barrios de jeque Ajline, Tuffah y Zeitun, enfrentándose a combatientes palestinos en los tres ejes, según los testigos. Al mismo tiempo el ejército israelí realizaba ataques aéreos en el centro de Gaza, uno de los cuales dejó dos muertos, según fuentes médicas.

Por otro lado, un palestino y su hijo murieron en un bombardeo en Jabaliya, en el norte de la franja de Gaza, añadieron las fuentes.

En total, al menos 25 palestinos murieron durante la jornada del lunes por los bombardeos o los obuses lanzados por los tanques israelíes, o sucumbieron a sus heridas, llevando a 917 el balance de palestinos que han muerto durante la ofensiva israelí, según el jefe de los servicios de emergencia en Gaza, Muawiya Hasanein.

Entre los muertos figuran 277 niños, 97 mujeres y 92 ancianos, precisó.

Además, más de 3.950 palestinos resultaron heridos, añadió.

El ejército israelí ha bombardeado la zona de Jabaliya y Beit Lahya, en el norte de la franja de Gaza, donde ocurren los enfrentamientos más violentos, según los testigos.

El ejército también ha realizado una incursión en la localidad de Jozaa, cerca de Jan Yunés, en el sur del territorio, y ha destruido 35 casas, según la misma fuente.

El brazo armado de Hamas afirmó haber secuestrado un soldado israelí, pero precisó que este había muerto en un bombardeo contra sus secuestradores, aunque las fuerzas armadas israelíes lo desmintieron.

La noche del domingo, los medios de comunicación israelíes anunciaron que el ejército comenzó a enviar refuerzos de reservistas para apoyar a las tropas regulares en la franja de Gaza, una medida interpretada como preludio al lanzamiento de "una tercera etapa" de la ofensiva, con asaltos en el centro de las ciudades y en los campos de refugiados.

De acuerdo con los medios, el gobierno dudaba hasta ahora autorizar esta "tercera etapa", mientras se multiplican los llamamientos a un alto el fuego, entre ellos el del Consejo de Seguridad de la ONU, que exigió el cese de las hostilidades en una resolución adoptada el jueves.

En el plano diplomático, Israel postergó un día la visita a El Cairo de un alto funcionario del ministerio de Defensa israelí, Amos Gilad, para discutir un eventual cese el fuego en Gaza, informó este ministerio.

Egipto, que elaboró en estrecha coordinación con Francia una iniciativa para un alto el fuego, conversó el domingo con una delegación del Hamas (acrónimo en árabe del Movimiento de Resistencia Islámica). Esta organización dijo que rechazaba "ciertos puntos" de ese plan.

Según la radio pública israelí, el aplazamiento de la visita de Amos Gilad fue decidida por las autoridades israelíes para aumentar la presión militar sobre el Hamas, mientras el ejército anunciaba haber asestado duros golpes al brazo armado del movimiento islamista.

"El ejército está haciendo en 16 días lo que otros países que luchan contra el terrorismo no han podido hacer en 16 años", afirmó el presidente israelí Shimon Peres en una visita a una base militar.

El primer ministro de la Autoridad Palestina, Salam Fayyad, instó a todas las partes a aceptar el plan egipcio. "El rechazo no debe ser una opción", dijo a la prensa en Ramala, en Cisjordania.

El presidente saliente de Estados Unidos George W. Bush responsabilizó a Hamas.

"Yo estoy a favor de un alto el fuego duradero, y la definición de alto el fuego duradero es que Hamas deje de lanzar cohetes a Israel", dijo en su última conferencia de prensa.

Israel sostuvo que su ofensiva estaba destinada a acabar con los disparos de cohetes desde la franja de Gaza, pero los palestinos han lanzado más de 660 de esos proyectiles contra el sur de Israel desde el 27 de diciembre, matando a cuatro personas.

El lunes por la mañana, se dispararon tres proyectiles más contra territorio israelí sin causar víctimas.

La situación humanitaria sigue siendo trágica en la franja de Gaza, donde un millón de personas viven sin electricidad, 750.000 carecen de agua y los hospitales funcionan gracias a generadores de socorro, según la ONU.

El consejo de los Derechos Humanos de la ONU adoptó el lunes en Ginebra una resolución que "condena enérgicamente la operación israelí" en Gaza.

La ofensiva de las fuerzas armadas israelíes "es una violación masiva de los Derechos Humanos", denunció el Consejo del que forman parte 47 Estados.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad