sábado 14 de diciembre de 2013 - 12:01 AM

Kim Jong-Un ordenó la ejecución de su tío

El máximo líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, eliminó a su tío y mentor con feroz eficacia. Esta purga, la más violenta en las altas esferas del Estado desde hace varias décadas, ¿es un signo de inestabilidad o al contrario de control absoluto del joven dirigente?
Escuchar este artículo

Para Cha Du-Hyeogn, de la fundación coreana, la ejecución de Jang Song-Thaek, anunciada ayer por Piongyang, disimula “una inestabilidad crónica” en ese país comunista dotado de armas atómicas.

“Corea del Norte necesita un chivo expiatorio para exonerarse de todos los fracasos” económicos y políticos, anotó este analista. “Pero si la purga se extiende, socavaría la base sobre la que se apoya Kim Jong-Un”, quien dirige el país desde diciembre 2011.

Según declaraciones recogidas por la agencia oficial norcoreana Kcna, Jang reconoció durante su juicio “haber intentado atizar las quejas del pueblo y del Ejército contra los fracasos del actual régimen en la gestión de la situación económica y de los medios de subsistencia de la población”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad