Publicidad

Mundo
Lunes 04 de septiembre de 2023 - 12:00 PM

La tormenta tropical Katia se debilita de forma rápida y Gert está cerca de disiparse

La tormenta tropical Katia atiende sus pronósticos de ser un ciclón de corta duración y se debilita rápidamente, mientras que Gert resiste en medio del Atlántico.

Compartir
Imprimir
Comentarios
La depresión número 12 se convirtió el pasado sábado en la tormenta tropical Katia. EFE/VANGUARDIA
La depresión número 12 se convirtió el pasado sábado en la tormenta tropical Katia. EFE/VANGUARDIA

Compartir

La depresión número 12 se convirtió el pasado sábado en la tormenta tropical Katia. EFE/VANGUARDIA

Katia se ubica a 855 millas (1.380 km) al noroeste de las islas de Cabo Verde, cerca de la costa africana, y presenta vientos máximos sostenidos de 40 millas por hora (65 km/h), de acuerdo al último boletín del NHC.

La tormenta no supone riesgo para zonas costeras y se mueve con dirección noroeste a 9 millas por hora (15 km/h).

Según los pronósticos del NHC, Katia tendrá una corta vida y hacia la tarde de este lunes podría degenerar en un remanente de baja presión.

Por su parte, la tormenta tropical Gert sigue fortaleciéndose y ahora carga vientos sostenidos de 60 millas por hora (95 km/h), no obstante se prevén pocos cambios de intensidad en la jornada de hoy y el lunes podría disiparse.

Ubicada a 720 millas (1.165 km) al este de Bermuda, Gert se mueve con dirección nornoroeste a 12 millas por hora (19 km/h) y se prevé un aumento de su velocidad en las próximas horas, pero tampoco ha merecido la emisión de alertas en poblaciones costeras.

Esta relativa calma en el Atlántico se da luego del paso de Idalia, que el pasado miércoles entró como huracán mayor por el noroeste de Florida y atravesó el sureste de EE.UU., y hasta el sábado produjo condiciones de tormenta tropical en Bermuda, donde desató intensas lluvias.

Le puede interesar: Idalia toca tierra y emprende camino hacia el Atlántico, pero el peligro se mantiene

Idalia, que el sábado se transformó en una tormenta subtropical, tocó tierra en el extremo occidental de Cuba y luego desembarcó como un huracán de categoría 3 en la región conocida como “Big Bend”, un área rural de la costa noroeste de Florida, y luego impactó en Georgia y las Carolinas.

El ciclón se cobró una vida en EE.UU. y dejó a cientos de miles de hogares sin luz en estos estados, así como calles y muelles anegados con sus fuertes lluvias, vientos destructivos y marejadas ciclónicas.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, visitó el sábado las áreas afectadas en Florida y prometió continuar ayudando a los damnificados.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por EFE

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad