viernes 19 de junio de 2009 - 4:42 AM

La UE apoya a Barroso para continuar al frente de la Comisión Europea

Los líderes europeos, reunidos en cumbre en Bruselas, acordaron hoy apoyar la reelección de José Manuel Barroso al frente de la Comisión Europea, pero su nombramiento oficial queda ahora en manos del Parlamento Europeo, donde no cuenta con un apoyo unánime.

Los jefes de Estado y de gobierno de los 27 países dieron igualmente su visto bueno a un acuerdo de principio para reforzar la supervisión del sistema financiero, al día siguiente de que Estados Unidos anunciara una vasta reforma de regulación.

El tercer eje de la cumbre, la concesión a Irlanda de las garantías reclamadas para organizar un segundo referéndum sobre el Tratado de Lisboa, fue aplazado hasta el viernes por la mañana.

Sin sorpresas, el portugués Durao Barroso, de 53 años, obtuvo el apoyo político de los líderes europeos para un nuevo mandato de cinco años.

Los dirigentes de la UE "apoyan claramente la candidatura" de Barroso a la reelección, declaró el primer ministro checo, Jan Fischer, cuyo país ejerce la presidencia de turno del bloque.

"Necesitamos un socio fuerte que comunique bien", dijo Fischer saludando la tarea realizada por Barroso durante su primer mandato, que expira a principios de noviembre.

"Estoy muy orgulloso del apoyo unánime que he recibido. Estoy emocionado", señaló por su parte el portugués, único candidato declarado a asumir la próxima presidencia de la Comisión.

Pero el ex primer ministro portugués va a tener ahora que convencer al Parlamento Europeo, donde cuenta con el apoyo de los conservadores, primera fuerza política, pero choca con la oposición socialista y los ecologistas.

Varios dirigentes europeos expresaron el jueves claramente su deseo de que los diputados se pronuncien sobre la presidencia de la Comisión en su primera sesión después de las elecciones europeas del 7 de junio, prevista a mediados de julio.

"Queremos" que la reelección de Barroso tenga lugar "lo antes posible, porque un retraso no sería beneficioso" para nadie, defendió Fischer, recogiendo una postura expresada previamente por Alemania y España.

Pero la mayoría de diputados socialistas son partidarios de esperar al menos hasta que se conozca si los irlandeses aprobarán en un segundo referéndum previsto en octubre el Tratado de Lisboa, lo que permitiría la entrada en vigor del texto llamado a mejorar la capacidad de toma de decisiones del bloque.

Irlanda, único país de la UE que no ha aprobado el Tratado - rechazado una primera vez por los electores en junio de 2008 - obtuvo en la cumbre las garantías reclamadas para organizar una nueva consulta con altas posibilidades de éxito.

Pero los 27 no alcanzaron el jueves un acuerdo sobre la forma de enmarcar legalmente estas garantías, que incluyen el respeto de su neutralidad militar, autonomía fiscal y prohibición del aborto, y decidieron postergar el asunto hasta el viernes, último día de la cumbre.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, reclama a sus 26 socios que se comprometan a ratificar estas concesiones una vez haya entrado en vigor el Tratado de Lisboa, algo a lo que la mayoría de países se muestran reticentes.

También el viernes, los líderes europeos tratarán de concretar un acuerdo de principio alcanzado el jueves para reforzar la supervisión del sistema financiero y corregir las derivas que propiciaron el estallido de la crisis económica mundial.

"Esperamos que mañana llegaremos a una conclusión y demostraremos que Europa es capaz de introducir una supervisión transparente y efectiva", confió Fischer.

Concretamente, los dirigentes europeos examinaban una propuesta de la Comisión Europea para crear en 2010 tres organismos paneuropeos con ciertas prerrogativas para supervisar bancos, aseguradoras y mercados financieros a nivel nacional.

El plan prevé además dar a luz a un "comité europeo de riesgo sistémico" financiero, que advertiría a las autoridades nacionales y emitiría recomendaciones cada vez que detectara riesgos para la estabilidad financiera.

Pero, para aprobar la propuesta de la Comisión Europea, los líderes de la UE deberán primeramente convencer a Gran Bretaña de levantar sus reticencias, preocupada en preservar los intereses de la City londinense, el mayor centro financiero de Europa.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad