viernes 20 de febrero de 2009 - 8:21 PM

Luz verde a tratado histórico que busca reducir niveles tóxicos del mercurio

Más de 140 países han acordado elaborar un tratado para reducir los niveles contaminantes del mercurio, iniciativa que cerró el 25 foro ministerial del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que concluyó hoy en Nairobi.


Tras cinco días de debates, los representantes gubernamentales decidieron por unanimidad comenzar negociaciones para lograr un tratado internacional sobre las emisiones y descargas de mercurio, que amenazan la salud de millones de personas, con mayor riesgo para los bebés (incluidos nonatos) y mineros.

El director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, dijo en la ceremonia de clausura del foro que los ministros reconocieron que el riesgo para la salud humana y el medio ambiente es tan alto que firmarán, mientras se decide el tratado final, un acuerdo global temporal.

Este acuerdo supondrá, principalmente, estimular la capacidad de las naciones para almacenar mercurio de forma segura, reducir los suministros del metal, crear conciencia social sobre sus riesgos y bajar las cantidades utilizadas en productos como los termómetros, explicó Steiner.

El tema del mercurio fue uno de los puntos claves de la conferencia después de que el pasado lunes, en el inicio de la sesión, el subsecretario de Estado estadounidense para el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible, Daniel Reifsnyder, declarara que "EE.UU quiere iniciar negociaciones para limitar la dispersión del mercurio, un debate que concluirá en tres años".

La iniciativa tuvo muy buena acogida entre todas las delegaciones, entre ellas la española, liderada por la Secretaria de Estado para Cambio Climático, Teresa Ribera, quien recalcó que "es necesario buscar elementos sustitutivos del mercurio, sobre todo en España y Eslovenia, países que encabezan la producción de este elemento químico".

Alrededor de 6.000 toneladas de mercurio entran en el medio ambiente cada año, cerca de la tercera parte generadas por centrales de producción de energía y minas de carbón. Una cantidad significativa del metal va a parar a los océanos, de donde pasa a la cadena alimenticia a través de peces como el atún.

Durante el foro se insistió en los daños que el mercurio causa al sistema nervioso humano, hecho conocido desde hace más de un siglo y que ha expuesto a las poblaciones a serios riesgos para su salud.

El director del PNUMA valoró los avances del foro y destacó que "hace sólo unas semanas había una gran división entre los países sobre cómo gestionar esta amenaza para la salud que hoy se ha superado".

"Estamos unidos en la necesidad de crear un entramado legal y tomar acción inmediata para impulsar una transición hacia un mundo bajo en mercurio", concluyó.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad