domingo 28 de octubre de 2018 - 12:01 AM

Menos pobres extremos

¿Un mundo sin pobreza es posible? Los países han dado grandes pasos hacia esta oportunidad histórica, que ya no resulta inalcanzable.

Pese a los tiempos de pesimismo económico, turbulencias políticas y conflictos armados, dominados por el descontento social, la incertidumbre por el futuro y el auge del populismo, una noticia alentadora, la mejor de los últimos 30 años, ha tenido lugar en el mundo: el número de personas que viven en extrema pobreza se ha reducido en más de la mitad.

Esto significa, que por primera vez en su historia, el mundo le está ganando la batalla a la pobreza extrema. Y los pobres en el mundo dejaron de ser mayoría.

Mientras en 1990, había 1.895 millones de personas viviendo con menos de 1,9 dólares ($5.700 al día, aproximadamente), casi 30 años más tarde, los números han caído estrepitosamente hasta los 702 millones.

En efecto, el pronóstico preliminar del Banco Mundial, BM, es que la pobreza extrema ha disminuido al 8,6% en 2018. Aún así, no hay motivos para estar satisfechos, y queda mucho por hacer, porque la meta trazada es llegar al 2030 sin pobreza a nivel global.

Bajo el entendido de erradicar la pobreza en un plazo de 12 años, meta fijada por Naciones Unidas como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que sustituyeron a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), y han sido suscritos por prácticamente todos los gobiernos del mundo.

Jhon Alexis Contreras, director del Programa de Economía de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, resalta una especie de esfuerzo mancomunado para aportar a esos ODS.

“En términos generales, no hay discusión de que tal vez es el objetivo global más importante y hay acciones concretas que se están desarrollando para lograrlo”, sostiene.

En ese sentido, Jaime Rendón, doctor en Economía Internacional y Desarrollo, apunta que el tema de la pobreza ha sido un elemento que ha convidado varias cumbres y compromisos internacionales, como los ODM y los ODS.

“Implica que debe existir un propósito mundial para la superación de la pobreza y la miseria, que deberían ser una vergüenza para la humanidad”, subraya el docente de la Universidad de La Salle en Bogotá.

Han venido dándose unos avances innegables y bastante positivos en todo el planeta frente a la lucha contra la pobreza, salvo ciertas regiones en África donde la situación resulta preocupante, remarca Wilson Rodríguez, profesor del Departamento de Finanzas de la Universidad de La Sabana en Bogotá.

De igual forma, destaca regiones que han avanzado en esa dirección, como Asia, citando a China (1.388 millones de habitantes) e India (más de 1.300 millones de habitantes), países que históricamente han tenido gran proporción de población bajo líneas de pobreza y que, además, son potencias económicas emergentes.

El académico Rodríguez se refiere a América Latina como otro ejemplo a destacar en cuanto a la disminución de los pobres extremos en el mundo.

Hubo una reducción del 14% en 1990 al 4% en 2015, donde hay cerca de 26 millones de personas en condiciones de extrema pobreza, según datos del BM.

En lo que concierne a Colombia, recalca que ha sido gracias a programas como “Familias en Acción” y a otro tipo de asistencias sociales que han permitido que la población tenga un mayor ingreso.

Sobre este punto, el profesor Rendón anota que la reducción de la pobreza entre los colombianos fue del 50% al 30 ó 34% en los últimos 20 años, producto de los programas gubernamentales mediante la generación de subsidios.

Pero recalca que son acciones que deben estar acompañadas de medidas estructurales como la generación de empleo y productividad.

Las cifras indican que al menos 4,3 millones de colombianos han salido de la pobreza entre 2010 y 2016.

Más clase media

El profesor Contreras también hace hincapié en que Colombia es reflejo de lo que pasa a nivel internacional, “hay avances sumamente importantes no solamente en la reducción de la pobreza, sino en que la clase media ha crecido con buenos ingresos”.

Sin embargo, a manera de advertencia estima que se ha llegado a un punto donde este tipo de avance puede quedarse estancado, por lo que ve necesario “aumentar la fortaleza institucional, como por ejemplo reducir los índices de corrupción al máximo posible” e incentivar las políticas de desarrollo inclusivo.

Subraya que no hay que perder de vista que si bien Colombia ha avanzado, no ha sido suficiente, porque está catalogado como uno de los países más inequitativos en el mundo, “que es otra cosa que hay que analizar con el tema de pobreza”.

¿Se puede eliminar en 2030?

En cuanto a la meta trazada de acabar con la pobreza en todas sus formas en el mundo por parte de la comunidad internacional, los expertos consultados coinciden en señalar que sí es posible, siempre y cuando haya voluntad política de los gobiernos.

Rodríguez asegura que depende de la voluntad política de los países que se comprometieron con esos ODS, los avances han sido importantes y se podría lograr, “pero si vemos las circunstancias políticas actuales, lo que está pasando en países como Venezuela o Yemen, pondría un poco en tela de juicio que se cumpla con esos objetivos”.

Lo mismo opina el profesor Rendón, y lo sustenta en el hecho de que el mundo tiene todas las condiciones monetarias para poder superar la pobreza, pero priman las decisiones políticas y por ello son tan importantes los acuerdos internacionales en tal sentido.

En tanto, Contreras tiene un punto de vista que va más allá que establecer una fecha límite.

“Los objetivos se han ido actualizando primero en 2015 y ahora en 2030, yo creo que más importante que llegar a erradicar la pobreza en 2030 que no lo veo tan probable, lo realmente significativo es no perder el norte, la meta es tratar de hacerlo lo más pronto posible”, concluye el docente de la Unab.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad