jueves 26 de marzo de 2009 - 8:26 PM

Museo de homosexuales rinde homenaje a Golo Mann por su centenario

El Schwule Museum (Museo de Homosexuales) de Berlín rinde homenaje a partir de mañana al historiador Golo Mann -uno de los seis hijos del escritor Thomas Mann- con motivo de su centenario.

"Golo Mann suele ser considerado como un homosexual no practicante. Los biógrafos no quieren decir más. Pero en los diarios de Thomas Mann se puede leer sobre los amigos que llevaba a casa", dice un comunicado del museo.

Una parte de la exposición está dedicada a la juventud de Golo Mann y al entorno familiar, concentrándose especialmente en la difícil relación con el padre, aunque la relación con sus dos hermanos mayores, Klaus y Erika, tampoco fue siempre buena.

Tras el ascenso de los nazis Golo Mann, como el resto de sus hermanos, siguió a sus padres al exilio y trabajó en Estados Unidos como profesor de Historia y Literatura.

Otra parte de la exposición está dedicada a la evolución de Golo Mann después de la guerra, cuando dejó de ser visto sólo como hijo de Thomas Mann para convertirse en una figura pública de la República Federal de Alemania.

En esa sección se rinde homenaje ante todo al historiador y autor de libros que dejaron huella y que tuvieron incluso éxito comercial como "Wallenstein" o "Historia alemana del siglo XIX y del siglo XX".

De los seis hijos de Thomas Mann, sólo Golo y Elizabeth, la menor, lograron hacer después de la guerra una carrera al margen de la sombra de su padre.

Elizabeth se convirtió en bióloga marina y durante mucho tiempo se negó a dar declaraciones que tuvieran que ver con la historia de la familia Mann. Esa actitud sólo la abandonó poco antes de su muerte cuando colaboró en un documental centrado en al figura de Thomas Mann.

Golo Mann, que también fue siempre reacio a hablar de la historia de la familia, tuvo éxito como historiador -pese a las críticas académicas que veían en sus libros un tono demasiado literario- y como ensayista.

Klaus -autor de la novela "Mephisto"- se suicidó poco después de la guerra, Erika se dedicó por completo a su padre y, después de la muerte de éste, a su culto, y Monika tuvo una existencia discreta, afectada por problemas psicológicos.

Michael, el menor de todos, tras interrumpir una carrera como músico debido a una lesión en la mano, estudió filología germánica para dedicarse a la obra de su padre y, tras editar los diarios de éste, se suicidó.

Marianne Krüll, en su libro "Otra historia de la familia Mann", sugiere que el detonante del suicido de Michael Mann fue un pasaje de los diarios en el que se ve con claridad que había sido un hijo no deseado.

Michael Mann era el único heterosexual de los tres hijos varones de Thomas Mann que, a su vez, tuvo durante toda su vida tendencias homosexuales reprimidas que se reflejan en algunas de sus obras -especialmente en "Muerte en Venecia"- y en sus diarios.

De Erika Mann, que antes de la guerra tuvo cierta fama como actriz, dramaturga y periodista y como activista contra los nazis, se sabe que tuvo también relaciones lesbianas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad