sábado 14 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Okinawa entona el 'bases fuera' ante la llegada de Obama a Japón

El pueblo de Okinawa apenas representa el 1 por ciento de la población nipona, pero su empeño en que las bases estadounidenses abandonen su archipiélago pone a prueba la tradicional alianza entre EU y Japón.

La isla de Okinawa, la más grande y populosa de esta meridional provincia japonesa, ha sido desde el fin de la II Guerra Mundial la base principal del Ejército estadounidense frente a las costas del emergente poder chino y hogar de más de la mitad de los 50 mil soldados norteamericanos desplegados en Japón.

El pasado fin de semana los okinawenses volvieron a salir a la calle para gritar el '¡bases fuera!' ante la llegada  del presidente estadounidense, Barack Obama, al que el nuevo Gobierno nipón plantea un cambio en los acuerdos de reubicación de las bases.

El primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, que llegó al poder en septiembre tras medio siglo de gobiernos conservadores del Partido Liberal Demócrata, prometió una línea más independiente de Washington y acabar con las molestias que causan las instalaciones y aeródromos de EU a la población de Okinawa.

Esta promesa implica reescribir los acuerdos firmados en 1996 y 2006, que contemplan la reubicación de la polémica base aérea de Futenma, situada en una zona densamente poblada, unos kilómetros más al norte, donde los ruidos de los helicópteros afecten menos a los vecinos.


La base futenma

EU quiere seguir adelante con un acuerdo suscrito en 2006 para trasladar la base actualmente situada en medio de una ciudad de 92 mil habitantes  a un área menos poblada de la isla, mientras que Hatoyama ha indicado su inclinación a que esa base abandone el territorio japonés.

El primer ministro japonés indicó que la decisión definitiva sobre Futenma será 'difícil', aunque a medida que pase el tiempo será aún más complicada de tomar.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad