miércoles 01 de junio de 2022 - 1:46 PM

Baterías le apuestan a cambiar su fabricación para cuidar el medioambiente

Una de las partes del auto más sensibles a nivel ambiental es la batería y las compañías le apuestan a esta transformación en su cadena de producción.

Para disminuir el impacto ambiental producido por el cambio climático, no solo basta con tener vehículos de energías limpias y renovables, o con estimular hábitos de conducción sostenibles, sino que es necesario aprender a hacer un buen uso de los elementos del carro una vez finalicen su vida útil, para no poner en riesgo la salud de las personas y el futuro del planeta.

En ese sentido, una de las partes del auto más sensibles a nivel ambiental es la batería, ya que contiene elementos y sustancias que, en manos inexpertas o en lugares inadecuados, pueden causar graves efectos en el ecosistema. Por esta razón, es fundamental que los conductores no solo se preocupen por tener hábitos de conducción sostenibles, sino, también, prácticas de consumo y posconsumo responsables, sobre todo, cuando de sus baterías viejas se trata, para preservar su salud y proteger el medio ambiente.

Uno de los programas de recolección de baterías más reconocidos y confiables en el país, es el de ‘Ecosteps’ de Clarios Andina y Baterías MAC, que se encarga de garantizar el servicio de recolección y la adecuada disposición de las baterías usadas de plomo-ácido en gran parte del territorio nacional.

Baterías le apuestan a cambiar su fabricación para cuidar el medioambiente

La compañía cuenta entre sus pilares el desarrollo, investigación e innovación para ofrecerle a los conductores colombianos calidad y al medio ambiente procesos más limpios y sostenibles.

Cuenta con centros de almacenamiento de baterías usadas en Colombia en los territorios de Cundinamarca, Antioquia, Eje cafetero, Valle del Cauca y Costa Atlántica, los cuales cumplen con los requisitos de ley en infraestructura para el almacenamiento de estas baterías.

Una vez han sido recolectadas, se llevan al centro de almacenamiento y de aquí a la planta de reciclaje ubicada en Yumbo, Valle del Cauca, que cumple con los permisos y autorizaciones ambientales para procesar la batería usada y así extraer con alta tecnología todos sus componentes para fabricar nuevas baterías.

En este lugar las baterías usadas pasan al proceso de triturado, donde se realiza la separación de los materiales (plomo, plástico y ácido sulfúrico). El plomo, por ejemplo, es fundido en hornos rotatorios que utilizan como fuente de combustible gas natural, y que entregan al final del proceso un plomo de hasta 98 % de pureza.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad