miércoles 10 de febrero de 2021 - 5:55 PM

Deseche bien su tapabocas y ayude al planeta

Ambientalistas hacen un llamado a la buena disposición de estos elementos.
Escuchar este artículo

En febrero de 2020, cuando el coronavirus ya habitaba en el planeta, pero aún no era declarado pandemia, la Organización de Conservación Marina OceansAsia presentó una imagen tan desagradable como impactante. Su director de operaciones Gary Stokes sostenía un palo, con ambas manos, con decenas de tapabocas desechables sacados del mar.

Lea también: Video: Avistan en Galápagos un pingüino con leucismo

Esta entidad, con sede en Hong Kong, tras meses de investigación, presentó un informe llamado Mascarillas en la playa: el impacto de Covid-19 en la contaminación del plástico marino.

Allí estimaron que para finales de 2020 los océanos “se inundarían con unos 1.560 millones de tapabocas. Esto resultará en 4.680 a 6.240 toneladas métricas adicionales de contaminación plástica marina”. En noviembre seguían compartiendo imágenes con más y más tapabocas sacados del agua.

Según datos de OceansAsia, se estima que el año pasado la producción mundial de tapabocas desechables fue de 52.000 millones (sin tener en cuenta los de tela).

Lo preocupante es que esos de un solo uso, hechos con tela tejida de polipropileno, tardarán 450 años en romperse, en degradarse, “convirtiéndose lentamente en microplásticos y afectando negativamente a la fauna y los ecosistemas marinos”, dice el informe de esta organización.

No se pueden reciclar

Karol Tatiana Vera Olave, bióloga y magíster en educación de la Pontificia Universidad Javeriana, explica que los materiales de los que están hechas las mascarillaas hacen que sea imposible que sean reciclables, “y además el hecho de que estén en contacto con un material biológico como la respiración, las gotas de saliva que salen de nuestra boca, etcétera, los convierte en residuos de material biológico sospechoso que no tiene ninguna posibilidad de ser devuelto a alguna cadena o tenga alguna forma de ser reutilizado”.

Además: Liberaron 600 tortugas hicoteas en El Cerrejón

El primer llamado que hizo el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Pnuma, fue recordar, cuando este coronavirus fue declarado pandemia, que era vital la gestión eficaz de los desechos biomédicos y hospitalarios y en eso, cuenta la profesora del departamento de Geociencias y Medio Ambiente de la Universidad Nacional, Elizabeth Carvajal Florez, ingeniera ambiental y doctora en Ingeniería de Recursos Hidráulicos, en Colombia hay unas directrices dadas por el Ministerio de Salud y del Medio Ambiente para los servicios médicos y cualquier servicio asistencial asociado con salud: “Que son considerados residuos hospitalarios de riesgo biológico y requieren ser recogidos en la ruta hospitalaria a través de un gestor especializado en la recolección, tratamiento y disposición final de los mismos”.

Eso está claro, pero, ¿y entonces qué hacer en casa sin dejar de protegerse?

Desechar correctamente

La ingeniera Carvajal explica que hay dos tipos de lineamiento en cuando al tema de manejo de tapabocas en casa. El primero tiene que ver el paciente covid en el hogar.

“El material de quien pasa la enfermedad en casa como el tapabocas de un solo uso se considera un residuo de riesgo biológico y el paciente covid debe almacenarlo y ponerlo como un residuo peligroso así como lo hacen las entidades de salud”.

Catalina Hernández, Ingeniera Ambiental de Emvarias, precisó que desde el año pasado MinSalud entregó el reglamento para el manejo de los residuos asociados al Covid-19 y definió que en caso de que en el hogar hubiera un paciente contagiado, tanto sus tapabocas, pañuelos faciales y todo lo desechable que haya estado en contacto con esta persona debe ser botado dentro de la casa en una caneca tipo pedal y en una bolsa negra, “que se debe llenar máximo hasta la mitad y para botarse se debe cerrar con un nudo, rociarle un desinfectante a base de alcohol, amonio cuaternario o cloro, introducir en una segunda bolsa y señalar, ojalá con una cinta de enmascarar haciendo una x y entregar al servicio de ordinarios, es decir a quien recoge la basura”.

Le puede interesar: ¿En que se relacionan el cambio climático y las mujeres?

Con eso se busca proteger al operario y al reciclador de oficio que saben, por capacitaciones que han tenido durante 2020, que si ven una bolsa negra marcada así, ahí hay residuos de pacientes Covid-19.

Si en su caso no está enfermo pero usa tapabocas desechables debe también botarlos en una bolsa negra (puede meter varios) y hacer la aspersión con algún desinfectante.

La bióloga Olave recuerda que antes de botarlos los corte, incluyendo los elásticos, para que no exista ningún tipo de reutilización y de igual manera van a la basura normal.

Lo mismo pasa con los de tela que tienen una vida útil más larga. “Si uno encuentra una opción de tapabocas, que crea que pueda servir y que sea reutilizable es mucho mejor, lo puedo usar más veces”, dice Olave. La ingeniera Carvajal detalla que con estos de tela se hace el mismo protocolo, “se supone que al lavarlos con agua y jabón se garantiza la inocuidad, entonces después de la última lavada se recomienda cortarlos, echarlos en una bolsa negra y también a la basura normal”.

Entérese: Aves migratorias, tema central de la Colombia Birdfair 2020

Esas bolsas negras van al relleno sanitario, no terminarán en mares, ríos o en la naturaleza. “Botarlo en la calle, a una quebrada, además del peligro si es una persona con Covid-19, trae problemas de tipo sanitario y ambiental. Ya se ha evidenciado que la mala disposición de estos materiales genera efectos negativos a la fauna, la flora, contamina los suelos, pueden llegar a fuentes hídricas, ríos y mares”, dice Carvajal.

La recomendación general es que si tiene un tapaboca de tela que sea adecuado y lo proteja, lo use, y que si ya tiene desechables, los bote como se debe. Hágalo por usted y un futuro sin tanta contaminación ambiental .

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad