miércoles 01 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

El lado oscuro de la fiesta del consumismo

Según datos de Greenpeace, las emisiones de CO2 se multiplican por seis durante esta, la época más consumista del año. Las categorías que más se venden son electrónica y moda, por ende, tienen un papel relevante en el impacto ambiental.
Escuchar este artículo

Año tras año se fortalecen fechas comerciales que impulsan el crecimiento económico y financiero de los países, es el caso del ‘Black Friday’, la vivida recientemente. Millones de personas alrededor del mundo aprovecharon para hacer compras presenciales o digitales a, aparentemente, buenos precios, ¿pero hasta dónde la compra de estos productos puede llegar a afectar el ambiente?

Greenpeace, organización ecologista y pacifista internacional, económica y políticamente independiente, aseguró recientemente que el ‘Black Friday’ suele ser un viernes negro para el planeta.

Durante esas fechas, según datos de Greenpeace, se multiplican por seis las emisiones de CO2, ya que las compras online requieren de transporte. Adicional a esto, más del 30% de las compras que se hacen por impulso, se acaban devolviendo, con lo que hay un transporte extra.

También hay un impacto relevante provocado por los empaques de plástico y cartón, ya que solamente se recicla entre un 20-30%. Si hablamos específicamente de la moda, la fabricación de prendas de vestir se ha duplicado entre el 2000 y el 2014 a causa del modelo fast fashion de comprar, usar y tirar.

El actual ritmo de sobreconsumo implica un elevado consumo de materias primas, de agua potable y de energía. Esto tiene graves consecuencias en el medio ambiente: destrucción de hábitats, como bosques y océanos; elevada cantidad de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, producidos por este uso de energía procedente de combustibles fósiles y del transporte de todos estos productos. Ni hablar de la elevada generación de residuos.

“Es importante tomar conciencia sobre el consumo”, señala la organización ecologista.

Consecuencias del consumo desaforado

- Desde 2015, las ventas de ‘Black Friday’ han aumentado un 10-20% cada año.

- El uso actual de los recursos naturales es de media mundial 1,7 veces más rápido de lo que los ecosistemas pueden regenerar.

- Si el mundo entero consumiese como EE. UU., serían necesarios hasta cinco planetas; en Australia, 4,1; Corea del Sur: 3,5; Rusia 3,3. España consume al año 2,5 planetas.

- En 2019, el 33% de los consumidores afirmó que realizaría compras para aprovechar el Black Friday. En 2020 esa cifra subió hasta el 40%.

- Solo la industria de la moda es responsable del 10% de las emisiones mundiales.

- Según datos de la ONU, solo para producir unos jeans se necesitan 7.500 litros de agua, el equivalente al agua que una persona bebe durante siete años, aproximadamente.

- El consumo de agua de la moda rápida es de casi 8 millones de metros cúbicos anuales y es responsable del 20 % de la contaminación industrial de agua.

- Desde el año 2000 se ha duplicado la producción de ropa mientras que su uso ha disminuido un 36%. Se estima que más de la mitad de la moda rápida que se produce, se tira en menos de un año, acabando el 73% incinerada o en basureros.

- El uso cada vez más extendido de fibras sintéticas hace que la ropa libere más de medio millón de toneladas de microfibras en el océano cada año, lo que equivale a más de 50.000 millones de botellas de plástico.

- Solo en 2019 se generaron 53,6 millones de toneladas de residuos electrónicos a nivel global y solo el 17,4% de estos se recogieron y reciclaron.

- Según la European Environmental Bureau (EEB), la obsolescencia programada y el consumismo electrónico nos cuesta 48 millones de toneladas de CO2 al año. Si la vida útil de nuestros aparatos electrónicos se extendiese solo un año más, podríamos ahorrar cerca de 4 millones de toneladas de CO2 al año hasta 2030.

¿Cómo convertirse en un consumidor responsable?

El mundo necesita ahora más que nunca una visión audaz que esté respaldada por la acción. Conviértase en un consumidor responsable:

1. Cambie sus acciones por unas verdaderamente sostenibles: la reutilización, la reparación, el rellenado, la segunda mano, el intercambio.

2. Antes de comprar algo piense si lo necesita realmente. Algunas de las que sí necesita son víctimas de la obsolescencia programada, pero muchas otras se pueden arreglar.

3. Escoja los productos de Comercio Justo, una forma alternativa de comercio promovida por varias ONG, en todos los campos.

5. Consuma productos de proximidad y reduzca el impacto medioambiental.

6. Investigue los procesos de producción de los productos que consume. Compre en empresas que compartan sus mismos valores y realmente estén priorizando una transformación hacia un mundo sostenible.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad