jueves 22 de abril de 2010 - 10:00 AM

Nos faltan 7 millones de metros cuadrados de espacios verdes

A los bumangueses se les deben siete millones de metros cuadrados (m2) de zonas verdes, ya que la capital santandereana tiene entre 6 y 8 m2 de árboles, alamedas, plazoletas, jardines, caminódromos y escenarios deportivos por habitante, pese a que la norma de la Organización Mundial de la Salud (OMS) fija en 15 m2 para contar con una ciudad habitable y saludable.

Las cifras oficiales que salen a relucir hoy, en el marco de la conmemoración del Día de la Tierra, responden a los cálculos del Grupo de Parques de la Secretaría de Infraestructura de la Alcaldía.

En Bucaramanga hay un déficit o pérdida de cobertura arborizada, que se atribuye a factores como el avance de la ‘mancha’ urbana por efecto directo del crecimiento poblacional, el cambio climático, el aumento del parque automotor y la deforestación.

Lo cierto es que la ciudad con cerca de un millón de población, dispone de un millón 860 mil m2 de espacio verde, según estimativo hecho por Juan Manuel Ordóñez, coordinador del Grupo de Parques del Municipio.

A su juicio, Bucaramanga está pagando un alto costo en materia ambiental, reflejado en la escasez de este recurso natural, ante el desarrollo urbanístico: 'seguimos albergando habitantes en espacios verticales y reduciendo el área horizontal de zonas verdes'.

Sustenta su afirmación en el hecho de que los 184 parques con que contamos, siguen siendo los mismos de hace bastante tiempo; aunque la ‘ciudad verde’ sigue estacionada, la ‘ciudad de cemento’ continúa creciendo.


No se sabe cuántas especies hay

A lo anterior se suma otro inconveniente: en Bucaramanga no existe un inventario oficial sobre la cantidad, la especie y el estado de los árboles y las plantas que hay sembrados. Sin embargo, se habla de la existencia de unas 210 mil especies.

Es más, muchas requieren algún tipo de mantenimiento (poda, tala o replante) porque están viejas, enfermas o representan riesgo para los ciudadanos.

Según el funcionario, el inventario ‘verde’ es necesario para establecer una especie de ‘hoja de vida’ de cada árbol (antigüedad, altura, plano, ubicación, y estado fitosanitario).

'Hay una propuesta para un estudio de georeferenciación de los árboles y pensar en una reubicación como es el caso de cuatro ceibas plantadas en el parque Santander y no son aptas para el entorno urbano porque ocasionan muchos daños, ya que la sola raíz tiene tres veces el radio de copa', explica el arquitecto Ordóñez.

Dicho estudio, agrega Abraham Fernández, subsecretario de Ambiente de Bucaramanga, está pendiente por falta de recursos pues implica una inversión de $800 millones.

Igualmente reconoce que con un presupuesto anual de $400 millones, cuando por lo menos debe ser de $4.000 millones, es muy limitada la labor ambiental a ejecutar. Para el caso del mantenimiento de las zonas verdes, la Secretaría de Infraestructura maneja $600 millones al año.

 

LA VOZ DEL EXPERTO

Densificación urbana

Alejandro Ordóñez Ortiz, arquitecto y asesor de Citu Experiencia Local, Laboratorio de Proyectos Urbanos

El área metropolitana de Bucaramanga ha experimentado en los últimos años un proceso muy acelerado de densificación urbana  (mayor cantidad de edificios, por ende, mayor cantidad de habitantes por hectárea). Este proceso es evidente en toda la zona oriental de la meseta, en Cañaveral, incluso ha iniciado con fuerza en sectores como el Centro, San Francisco y muy recientemente también en el municipio de Piedecuesta. Esta densificación ha estado desligada a premisas de desarrollo urbano sostenible, ya que se ha venido dando como un proceso de edificación 'predio a predio' que no ha contemplado la interdependencia que tiene el crecimiento poblacional por habitante con el establecimiento de equipamientos urbanos como parques y áreas verdes.

Hoy la ciudad tiende a pensar soluciones a partir de megaproyectos. Si bien esto es válido, la estructuración de zonas verdes puede comenzar desde la escala barrial para conformar un sistema en la suma de sus partes, estableciendo parques barriales de calidad y redes de andenes integradas a núcleos de vegetación, consolidando alamedas que puedan integrarse al sistema de movilidad urbana.


PRIORIZAR EL TEMA EN LA AGENDA MUNICIPAL

Con un criterio crítico, Víctor Moreno, profesional especializado de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga y experto en Planes de Ordenamiento Territorial, POT, considera que la Administración Municipal debe tomar en serio el tema de las áreas verdes en la ciudad y planificar a mediano y largo plazo su desarrollo sostenible.

Una estrategia, señala, son los planes de renovación urbana como se ha planteado actualmente en la ciudad. La idea, opina, es no saturar de edificios y casas los barrios, sino tomar sectores degradados y recuperarlos, aumentando las viviendas y aumentando los espacios verdes. Y dice, que los propietarios de estos inmuebles que se oponen a este tipo de iniciativas es por falta de información.

En ese orden de ideas, Moreno menciona que hay ejemplos muy disientes, como Guayaquil, en Ecuador, donde se ejecutó un plan ambicioso de recuperación del espacio público y sin ir tan lejos, en Manizales se desarrolló el proyecto 'Ciudad Victoria', donde está claro lo que ganan las ciudades al invertir en espacios verdes y públicos.

Por otro lado, el especialista de la entidad ambiental cita que son muy frecuentes los problemas generados por las empresas de servicio público, cuando es un hecho que las 'ciudades deben tender a que las redes de energía eléctrica, de telefonía y de televisión satelital, sean subterráneas y no aéreas, porque además de deslucir el paisaje urbano, los pocos árboles chocan con las redes y los están talado en forma permanente'.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad