lunes 22 de marzo de 2010 - 10:12 PM

Prohíben a Tanzania y Zambia vender sus reservas de marfil

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) rechazó hoy dos propuestas de Tanzania y Zambia para vender sus reservas de marfil, informaron fuentes de la organización.

Las propuestas habían sido presentadas por los dos países en la conferencia trianual de la CITES, que se celebra en Qatar, con el fin de desprenderse de unas 120 toneladas de marfil, que habrían generado millonarios ingresos para los dos países.

Un portavoz de la conferencia trianual de la CITES dijo telefónicamente a Efe que, aunque la comisión que analizaba este caso rechazó la propuesta, es posible que ambos países puedan llevarla al plenario, que se celebrará el jueves.

Y especialmente puede ser el caso de Zambia, cuya petición fue rechazada con menos votos que la de Tanzania, agregó la fuente. A la conferencia asisten representantes de los 175 países miembros de la CITES.

Zambia quiere desprenderse de 21 toneladas de marfil que están almacenadas en depósitos controlados por el Gobierno, mientras que Tanzania buscaba vender 90 toneladas.

El comercio de marfil está prohibido desde hace veinte años, pero en la última conferencia de la CITES, en 2007, se aprobó una venta parcial de las existencias de marfil de Sudáfrica, Namibia, Zimbabue y Botsuana, por un total de 108 toneladas.

Pero también en esa reunión se acordó que no podría haber nuevas ventas puntuales de reservas de marfil en un plazo de nueve años, una norma que Tanzania y Zambia pretendían revisar en esta reunión para poder colocar en el mercado sus existencias.

La misma fuente informó de que en la misma sesión de hoy Kenia retiró una propuesta para extender de nueve a veinte años esa moratoria en la venta de existencias de marfil, una vez quedaron rechazadas las propuestas de Tanzania y Zambia.

Esta última iniciativa fue defendida por la República del Congo, Ghana, Kenia, Liberia, Mali, Ruanda y Sierra Leona, países donde habitan también elefantes, que están en el Apéndice 1 de la lista de la CITES que incluye especies en vías de extinción.

Tanzania y Zambia también vieron frustrados sus intentos de pasar al elefante africano del Apéndice 1 al Apéndice 2, lo que habría permitido una venta de marfil regulada internacionalmente.

La decisión fue recibida con beneplácito por organizaciones que luchan contra la preservación de especies en peligro de extinción.

"La razón más importante que motiva la caza furtiva de elefantes es la continua existencia de mercados locales ilegales de marfil en África y Asia", afirmó en un comunicado el director ejecutivo de la ONG Traffic.

"La caza furtiva y los mercados ilegales de marfil en África central y occidental deben ser suprimidos totalmente antes de que haya nuevas ventas de marfil", dijo, por su parte, la coordinadora de programas de WWF.

Entre 1979 y 1989, hasta que comenzó a ser prohibida o regulada internacionalmente la venta de marfil, fueron sacrificados cerca de 600.000 elefantes africanos, la mitad de la población de esa especie, fundamentalmente por la caza furtiva para obtener marfil.

En algunos lugares de África se ha perdido el 80 por ciento de la población de elefantes, y a pesar de las regulaciones que entraron en vigor no se han podido recuperar respecto al número original.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad