martes 11 de agosto de 2009 - 7:08 PM

Vecinos de la isla de San Andrés, pioneros en adaptación al cambio climático

Los vecinos de un barrio de la isla colombiana de San Andrés, en el Caribe, pusieron en marcha el primer programa de adaptación al cambio climático financiado por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF).

La directora de la Corporación Coralina, Elisabeth Taylor Jay, explicó hoy a Efe que esta institución es "un socio estratégico dentro del primer proyecto de adaptación al cambio climático que se desarrolla en Colombia y que financia el GEF (por su sigla en inglés)".


Taylor detalló que esta iniciativa trata de prevenir los efectos que el cambio climático previsiblemente causará sobre el archipiélago de San Andrés y Providencia, como el aumento del nivel del mar y "la salinización de los acuíferos", que hasta ahora han satisfecho el 80 por ciento de las necesidades de los isleños.

Para ello, unas 25 familias de escasos recursos del barrio Ciudad Paraíso recuperaron la cultura de recolección del agua lluvia, propia de la comunidad raizal (grupo étnico del archipiélago).

Los techos de las casas de la parte más alta del sector, dispuesto en pendiente, funcionan como "plataformas para la recogida del agua de lluvia, que es de mejor calidad, y que es conducida por canales hacia los depósitos de cada vivienda, de entre 1.000 y 2.000 litros", precisó Taylor.

El agua sobrante llega a un tanque comunitario de unos 50 mil litros que será manejado por los vecinos durante las rachas de sequía a través de un sistema de bombeo.

En la siguiente fase del programa, se promoverá un uso racionado de los recursos hídricos y se facilitarán filtros potabilizadores del agua de lluvia para que los habitantes de Ciudad Paraíso puedan cocinar, beber y más adelante, cultivar sus propios alimentos.

"Nuestras condiciones de insularidad hacen que tengamos que apelar a la creatividad para generar sistemas de vida que sorteen los obstáculos, pues San Andrés es una isla oceánica bastante pequeña y alejada de Colombia, así que no existe la posibilidad de que nos envíen agua a través de ningún conducto", reflexionó Taylor.

Además consideró que en los últimos años las sequías se están sintiendo muy intensas en la isla por lo que "toca cubrir la escasez hídrica con el agua recogida en las temporadas de lluvias".

"Queremos romper la dependencia de las aguas subterráneas y favorecer la dependencia a la de las aguas lluvias, que contribuirá a mejorar los recursos de esta comunidad", concluyó Taylor.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad