Publicidad

Mundo
Lunes 29 de enero de 2024 - 12:00 PM

Puertos secos y playas más largas las cicatrices un mes después del terremoto en Japón

Investigadores de la Universidad de Kanazawa miden el nivel del mar y la altura de las rocas confirmando un levantamiento del terreno que supera los 35 metros en algunos lugares

Compartir
Imprimir
Comentarios
Foto tomada de redes sociales/Vanguardia.
Foto tomada de redes sociales/Vanguardia.

Compartir

Foto tomada de redes sociales/Vanguardia.

El devastador terremoto que azotó el centro de Japón a principios de mes ha dejado a su paso una transformación sin precedentes en el paisaje costero del país. Con un incremento notable en la elevación del terreno, playas que se han extendido varios kilómetros mar adentro y puertos pesqueros ahora inutilizados, las cicatrices del desastre natural son evidentes y duraderas.

El anciano Kiyoshi Shinki, residente del puerto de Kuroshima, es testigo de primera mano de estos cambios dramáticos. Recorriendo los espigones de su hogar de toda la vida, observa incrédulo cómo el litoral ha sido transformado por el seísmo, elevándose hasta cuatro o cinco metros en algunos puntos. Para Shinki, un evento de esta magnitud es incomparable en su larga vida, dejando una marca indeleble en su memoria y en el paisaje que conoce tan bien.

Los efectos del terremoto se extienden más allá de las playas y los puertos, afectando la vida cotidiana de los residentes y la infraestructura vital. Un número alarmante de puertos pesqueros en la prefectura de Ishikawa han sufrido daños significativos o se han vuelto completamente inutilizables, dejando a numerosas embarcaciones varadas o a la deriva.

Los científicos realizan mediciones meticulosas para comprender la magnitud del cambio. En la playa de Kuroshima, investigadores de la Universidad de Kanazawa miden el nivel del mar y la altura de las rocas, confirmando un levantamiento del terreno que supera los 3,5 metros en algunos lugares. Para ellos, es como presenciar la evolución geológica en tiempo real, un fenómeno que normalmente lleva siglos o milenios.

Expertos en sismología como Yoshihiro Hiramatsu y Kenji Satake están asombrados por la rareza del evento, que ocurre una vez cada varios milenios. Con su epicentro detectado a una profundidad inusualmente baja, el terremoto ha revelado la naturaleza dinámica y siempre cambiante del paisaje terrestre.

Aunque las cicatrices del desastre son profundas y duraderas, los japoneses demuestran una resiliencia y determinación inquebrantables mientras se enfrentan a los desafíos de reconstruir y adaptarse a un nuevo paisaje creado por las fuerzas imparables de la naturaleza./EFE.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por K.M.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad