jueves 09 de mayo de 2019 - 9:42 AM

Putin niega desfile militar en Plaza Roja persiga amedrentar a otros países

El presidente ruso, Vladímir Putin, negó hoy que el tradicional desfile militar en la Plaza Roja, con ocasión de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, persiga amedrentar a otros países.

“Todos estos desfiles y marchas no buscan blandir armas y atemorizar a alguien. Se celebran precisamente en honor a los vencedores”, comentó Putin a la televisión pública.

Putin subrayó que el objetivo de esta tradición es impedir que lo ocurrido durante la contienda nunca más se repita “en la historia de la humanidad”.

La tradición de conmemorar el Día de la Victoria con un desfile militar se rompió en 1991, el año en que se desintegró la URSS, tradición que el país sucesor, Rusia, retomó en 1996.

Lea también: Grupo de Lima condenó captura del opositor Edgar Zambrano en Venezuela

En 2008, año en que Putin cedió el Kremlin para asumir el cargo de primer ministro hasta 2012, también se recuperó la costumbre de exhibir misiles intercontinentales y armamento pesado en la Plaza Roja.

En el 74 aniversario de la victoria, Putin presidió hoy una parada militar en la que participaron más de 13.000 soldados, que estuvieron acompañados de armamento pesado como los misiles Iskander y los S-400 (Triumph), las baterías antimisiles Tor y Buk, piezas de artillería, tanques y blindados.

Putin niega desfile militar en Plaza Roja persiga amedrentar a otros países

Hoy, por el histórico empedrado de la plaza rodaron los misiles antiaéreos S-400 (Triumph) adquiridos recientemente por Turquía, en vez de los Patriot estadounidenses, lo que provocó el enfado de Washington y una condena de la OTAN.

Las malas condiciones climatológicas impidieron eso sí que surcaran los cielos como es habitual los cazas Su-35, Su-30, MiG-31 y MiG-29; el cazabombardero Su-34; los bombarderos estratégicos Tu-160, Tu-22 y Tu-95, y los helicópteros de combate Mi-28 y Ka-52, y de transporte Mi-26 y Mi-8.

Le puede interesar: Irán regresa

Al término del desfile comenzó la marcha del Regimiento Inmortal, en la que los rusos portan los retratos de familiares que combatieron en la contienda, que se cobró la vida de más de 27 millones de personas, de los que unos 8 millones eran soldados.

A ella se sumó el jefe del Kremlin, que llegó a la columna en el centro de Moscú portando el retrato de su padre, Vladímir, que fue herido cuando el Ejército Rojo intentaba romper el cerco de Leningrado.

“La tragedia de la guerra tocó prácticamente a todas las familias. Y, por ello, siempre lo recordaremos”, comentó.

Como había adelantado el Kremlin, ningún mandatario occidental acompañó a Putin durante el Día de la Victoria, evento boicoteado por EEUU y la Unión Europea desde la anexión rusa de Crimea en 2014.

Precisamente, Putin felicitó hoy a los crimeos por el 75 aniversario de la liberación de la península del yugo nazi.

Similares paradas se celebran en otros lugares como la antigua Stalingrado, Crimea, las bases militares rusas en Siria y las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad