Publicidad

Mundo
Martes 20 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Satélite de más de 2200 kilos de la Agencia Espacial Europea regresará a la Tierra

El satélite de observación de la Tierra ERS2 lanzado en 1995 culmina su misión orbitando hasta su reingreso en la atmósfera con mínima probabilidad de impacto en la Tierra

Compartir
Imprimir
Comentarios
Una ilustración que muestra el ERS-2 de la ESA. Foto tomada de redes sociales/VANGUARDIA
Una ilustración que muestra el ERS-2 de la ESA. Foto tomada de redes sociales/VANGUARDIA

Compartir

Una ilustración que muestra el ERS-2 de la ESA. Foto tomada de redes sociales/VANGUARDIA

La Oficina de Desechos Espaciales de la agencia, conjuntamente con una red de vigilancia internacional, está monitoreando y rastreando el satélite de observación de la Tierra ERS-2. Se espera que este satélite haga su reingreso este miércoles, con una ventana de 15 horas de incertidumbre para su reingreso programado a las 6:14 a.m. ET.

"Como el reingreso de la nave espacial es 'natural', sin posibilidad de realizar maniobras, es imposible saber exactamente dónde y cuándo volverá a entrar en la atmósfera y comenzará a arder", según un comunicado de la agencia.

Debido a la imprevisibilidad de la actividad solar, que puede cambiar la densidad de la atmósfera de la Tierra y su efecto en el satélite, aún no se conoce el momento exacto del reingreso del satélite. Se espera que este fenómeno se vuelva más predecible cuando el sol alcance el pico de su ciclo de 11 años, conocido como máximo solar.

El momento preciso de la reentrada del satélite aún no está determinado, debido a la incertidumbre derivada de la imprevisibilidad de la actividad solar, la cual puede alterar la densidad atmosférica de la Tierra y ejercer influencia sobre el satélite. Conforme el Sol se aproxima a su pico de actividad solar, conocido como "máximo solar", la actividad solar se ha incrementado. Se espera que dicho pico suceda hacia finales de este año.

Este aumento de la actividad solar ya ha tenido consecuencias observables, como la aceleración de la reentrada del satélite Aeolus de la ESA en julio de 2023.

El satélite ERS-2, dedicado a la observación de la Tierra, fue lanzado por primera vez el 21 de abril de 1995. Representó un hito significativo en la historia europea de la exploración espacial, siendo el satélite más avanzado de su tipo hasta entonces.

Le puede interesar: Video| Temperaturas extremas causan voraz incendio en China

El satélite, junto a su predecesor ERS-1, recopiló datos cruciales sobre los casquetes polares, los océanos y la superficie terrestre en general. También se empleó para la observación de desastres naturales, tales como inundaciones y terremotos en regiones remotas. Los datos recolectados por ERS-2 siguen siendo de gran utilidad en la actualidad.

En 2011, se tomó la decisión de dar por terminadas las operaciones del satélite y sacarlo de órbita, evitando así la contribución al crecimiento de la basura espacial en torno al planeta. Para ello, se llevaron a cabo 66 maniobras de desorbitación entre julio y agosto de 2011, utilizando el resto de combustible del satélite. Esto redujo su altitud, estableciendo su órbita en una trayectoria que eventualmente lo llevaría a reingresar a la atmósfera terrestre en aproximadamente 15 años.

A pesar de las preocupaciones sobre la basura espacial, las probabilidades de que un individuo resulte lesionado por estos objetos cada año son extremadamente bajas, de alrededor de 1 entre 100.000 millones, según informa la agencia. Este riesgo es aproximadamente 1,5 millones de veces inferior al de fallecer en un accidente en el hogar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por K.G.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad