viernes 15 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Se diluye Unasur

La decisión de Ecuador de abandonar la Unión de Naciones Sudamericanas es un claro preámbulo del desmonte de un organismo que afronta un momento crítico, luego de 11 años de existencia.

El anuncio ayer de Ecuador, convirtiéndose en el séptimo país en menos de un año que abandona la Unión de Naciones Sudamericanas, Unasur, deja en estado de coma al organismo de integración regional tras su creación en 2008.

Más allá de avanzar en un proceso de integración de los países suramericanos, Unasur en su corta vida se convirtió en un escenario de ideologización de gobiernos de izquierda, sin una agenda vigorosa que permitiera imitar el modelo europeo.

Con el ascenso de gobiernos de corte de derecha en América Latina, en los últimos años, Unasur se fue diluyendo hasta perder su rumbo.

La falta de un consenso interno en el seno del organismo ha llevado al traste el proyecto de integración, que no tiene Secretario General desde la salida del expresidente colombiano Ernesto Samper en 2017.

Actualmente, el bloque regional, que nació con 12 países miembros, está diezmado. Se ha reducido a cinco países: Bolivia, Guyana, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Perú y Paraguay ya habían suspendido su participación en abril de 2018 en la Unión de Naciones Sudamericanas. Posteriormente en agosto de ese año, el Gobierno de Iván Duque oficializó el abandonó de Colombia a la Unasur.

Difícil que sobreviva

La decisión del gobierno del presidente Lenín Moreno, según Mauricio Jaramillo, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, significaría el fin consensuado del bloque de integración regional, y su modo de ver le parece muy difícil que sin Ecuador, Unasur sobreviva.

Ahora bien, atribuye la crisis de la Unasur a dos factores. Por un lado, la degradación de la situación en Venezuela y, el cambio de los colores políticos en varios países de la región.

En cuanto al primero, Jaramillo argumenta que la crisis venezolana desprestigió mucho a la Unasur, “porque muchos gobiernos de manera arbitraria consideran que esos países fueron “tolerantes y transigentes” y no apoyaron el cerco diplomático” al régimen de Nicolás Maduro.

Respecto del factor político, el experto señala que el giro hacia el conservatismo en países como Ecuador, Argentina y Brasil, sin lugar a dudas explica que estos gobiernos hayan cambiado de posición.

“Unasur con estos gobiernos y estas ideologías será inviable”, recalca el docente y analista político.

Incluso, llama la atención sobre el hecho de que no hay ambiente político en el continente como para lanzar un proyecto de concertación regional, “pero obviamente el retiro de Ecuador implicará el fin de la Secretaría General y eso, es casi sinónimo de Unasur”.

También le puede interesar: Salida de Colombia profundiza crisis de la Unasur

Estado de hibernación”

Juan Carlos Rozo, profesor de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Houston en Estados Unidos, tiene una lectura contundente: la Unasur es una organización “que está agonizando”.

Para él, la organización dejó de ser relevante desde hace tres años dentro de la política regional, sumado a que lleva dos años sin Secretaría General, y de que varios países no hacen sus aportes para el sostenimiento, caso Venezuela.

En ese contexto, considera que es “una organización que está en coma, bastante desarticulada y dormitando sin hacer nada más, está en una especie de estado de hibernación y va encaminada hacia la extinción total”.

A renglón seguido, Rozo advierte que el retiro de Ecuador no tiene mayores implicaciones sino para los cinco países que quedan, que siguen invirtiendo algún presupuesto, tiempo y cuestiones de un cuerpo diplomático, cada vez más pequeño y con menos margen de maniobra.

De hecho, se atreve a asegurar que con su desaparición no se reconfiguraría el panorama político ni cambiaría el juego de poderes regional, porque “las implicaciones van más allá de los países que quedan en ella”, donde el único con cierta atracción sería Uruguay.

Es más, en el caso colombiano, “ni le quita ni le pone que la Unasur exista o deje de existir”.

Lo que observa Iván Garzón, profesor de Ciencias Políticas de la universidad de La Sabana, es que evidentemente Unasur ha vivido una crisis después de perder a su gran impulsor, Hugo Chávez.

Aquí hay que recordar que el organismo surgió como resultado de una estrategia del entonces presidente brasileño Luz Inácio Lula da Silva para hacer contrapeso regional a Estados Unidos.

Pero fue el presidente venezolano quien apuntaló su discurso socialista y se sirvió de la Unasur como tribuna para la propaganda de sus intereses, con la ayuda de los entonces presidentes, el argentino Néstor Kirchner, el ecuatoriano Rafael Correa y el boliviano Evo Morales.

Crisis de legitimidad

Sobre este punto, Garzón describe que el desmembramiento que está sufriendo el organismo regional “hay que entenderlo en el contexto de la crisis de legitimidad y de representatividad que ha tenido un organismo que creció y se desarrolló básicamente a imagen y semejanza de los países alineados con lo que se llamó el socialismo del siglo XXI”.

Así pues, cree que la decisión ecuatoriana es un episodio más de esa crisis que arrastra la Unasur.

Con ello se refiere a que los proyectos de integración siempre han tenido como pretexto servir a una bandera política “y en esa medida han sido episódicos, y no han logrado realmente generar unas bases de unión que vayan más allá de las políticas de gobierno”.

En ese sentido, Garzón dice que es previsible lo que está pasando y de cierta manera es “saludable” para que la región tenga “organismos que funcionen con base en unos valores que puedan ser de largo aliento histórico, como por ejemplo los valores democráticos y los principios de la identidad común latinoamericana”.

Por su parte, Jaramillo percibe que definitivamente quedan muy pocos caminos para la Unasur, que pasaría a convertirse en otro intento fallido para la integración de Suramérica.

Lea además: El chavismo se aleja de América Latina

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad