viernes 24 de febrero de 2023 - 12:00 AM

Tras un año de guerra en Ucrania, los civiles son las grandes víctimas

Con la guerra aún abierta y sin visos de que esta acabe pronto, distintas instituciones recogen testimonios de víctimas de estos crímenes de guerra, con la vista puesta en un juicio futuro.
Compartir

Un año de guerra en Ucrania ha tenido un impacto en la población civil que Europa no conocía en décadas: desde los ocho millones de refugiados repartidos por el resto del continente a los más de 8.000 fallecidos por los ataques rusos, en acciones que en muchos casos han constituido crímenes de guerra.

“Cada día que continúan las violaciones a los derechos humanos se hace más difícil buscar una solución a este creciente sufrimiento y destrucción”, destacó el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Volker Türk, al acercarse el aniversario del conflicto.

Según su oficina, que reconoce que las cifras reales podrían ser aún mayores porque no se tienen datos completos de localidades en el frente de batalla, al menos 8.006 civiles han muerto (487 de ellos niños) y 13.287 han resultado heridos desde el inicio de la invasión rusa.

Aunque casi la mitad de estos fallecimientos se produjeron en marzo de 2022, los civiles siguen siendo víctimas de los ataques rusos desde entonces, y se cuentan por cientos cada mes (200 en enero).

Peor éxodo en Europa desde la II Guerra Mundial

Otro duro precio a pagar por Ucrania en 12 meses de guerra ha sido demográfico: unos 14 millones de personas, aproximadamente un tercio de su población antes de la guerra, dejaron sus hogares, seis millones como desplazados internos y ocho millones como refugiados en el resto de Europa.

Polonia fue desde el inicio de la guerra el gran lugar de asilo para este éxodo ucraniano, y se mantiene como tal, con 1,5 millones de refugiados.

Otros países vecinos a Ucrania como Rumanía, Moldavia o Eslovaquia también acogen importantes comunidades (de unos 100.000 cada uno), pero a lo largo de 2022 buena parte de los refugiados ucranianos se asentaron más al oeste: Alemania acoge 889.000, República Checa 489.000, e Italia, España y Reino Unido 160.000 cada uno.

“Europa ha mostrado su capacidad para movilizar voluntad política y ayudar a estos refugiados”, destacó a EFE la portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) Louise Donovan.

La fuente oficial subrayó que pese a la generosidad en la acogida se mantienen muchos desafíos, debido al hecho de que muchos de estos refugiados son mujeres con sus hijos: “Hay barreras a su inclusión social, por ejemplo por falta de aulas para estos niños, lo que dificulta a sus madres acceder al mercado laboral”, explicó.

Persiste la amenaza nuclear
“La situación actual en Ucrania no tiene precedentes y sigue siendo peligrosa”, señala el Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, con sede en Viena, en un informe sobre la evolución de la seguridad nuclear en Ucrania en los últimos doce meses y las actividades que se llevan a cabo para prevenir un accidente atómico.
El director general del organismo, Rafael Grossi, recuerda que se trata de “la primera vez en la historia que una guerra se libra en medio de las instalaciones de un importante programa de energía nuclear”.
Ucrania tiene cuatro centrales atómicas de generación eléctrica operativas -Jmelnitski y Rivne, en el noroeste, así como Ucrania del Sur y Zaporiyia, en el sureste-, con 15 reactores en total. Varias de estas instalaciones “han sido objeto de bombardeos directos” en el último año, recuerda Grossi.
Crímenes de Guerra
Otra gran herida abierta en el conflicto es la de los crímenes de guerra contra civiles atribuidos al Ejército ruso, bien en forma de ejecuciones sumarias en zonas que llegó a ocupar, o bien con ataques indiscriminados a objetivos no militares, desde edificios residenciales a escuelas, hospitales y otras infraestructuras.
Las investigaciones de la ONU documentan al menos 441 asesinatos de civiles por parte del Ejército ruso en Ucrania (entre ellos 72 mujeres y 28 niños), tanto en lugares de detención improvisados como en los domicilios de las víctimas, frente a sus portales o en controles de seguridad.
niñez bajo ataque
El año transcurrido de guerra en Ucrania ha traído “un balance espeluznante” para los niños y niñas en el país, pues “no hay ningún aspecto de la vida de la infancia que no se haya visto directamente afectado”, según dijo Unicef en un comunicado emitido con ocasión del trágico aniversario.
Unicef ilustra su información con cifras: 487 niños muertos y 954 heridos, casi 800 instalaciones sanitarias y unos 2.300 colegios e institutos dañados o destruidos; 3,2 millones de niños necesitados de ayuda humanitaria dentro de Ucrania y 5,3 millones que han visto su educación interrumpida.
En total, 7,8 millones de niños soportaron y siguen soportando “violencia, destrucción, muerte y mutilación, traumas sicológicos, pérdida o separación de familiares (y hasta) temperaturas gélidas”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad