jueves 30 de abril de 2020 - 12:00 AM

Tregua por el COVID-19 en Siria permite “calma”

Las cifras de muertos en el conflicto de Siria cayeron en marzo a su punto más bajo desde el inicio del conflicto en 2011, en medio de la pandemia mundial del coronavirus: 508 fallecimientos durante el tercer mes de 2020.
Escuchar este artículo

El alto el fuego alcanzado a principios de marzo pasado en la provincia septentrional siria de Idleb, último gran bastión rebelde, entre Rusia, principal socio del Gobierno de Damasco, y Turquía, que respalda a opositores, ha favorecido una “calma significativa” en muchas partes del país, aseguró el enviado especial de Naciones Unidas, el noruego Geir Pedersen.

“Doy la bienvenida al hecho de que ha habido una calma significativa en muchas áreas de Siria, especialmente en relación a los picos de violencia de años anteriores. No hemos sido testigos de ofensivas totales ni de más desplazamientos desde marzo”, dijo Pedersen al comienzo de la reunión mensual del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir la situación en Siria, realizado por video conferencia.

No obstante, subrayó la necesidad de “un acuerdo de alto el fuego que resulte en una calma sostenida y de alcance nacional (...) que permita a los sirios acceder a equipos y recursos necesarios para combatir la COVID-19. No podemos permitirnos las hostilidades”.

Alabó los esfuerzos del Gobierno y de otros grupos por contener el coronavirus, pero advirtió que el país se enfrenta a “muchos retos”. Sin embargo, la explosión el pasado martes de un camión de combustible en un mercado en Afrín, ciudad del norte sirio, bajo control de tropas turcas, que dejó 42 muertos, opacó la tregua.

La mayoría de los muertos perecieron por las quemaduras provocadas por el fuego, según la Defensa Civil y el Observatorio.

La segunda ONG señaló que al menos nueve de los fallecidos son milicianos de las facciones sirias proturcas presentes en la zona.

El incidente se produce en el quinto día del mes sagrado de Ramadán, cuando las familias acuden a los mercados para comprar alimentos antes de la ruptura del ayuno diurno al atardecer.

El pasado 31 de octubre, al menos diez personas murieron y otras 30 resultaron heridas, entre ellas varios menores, por la explosión de un carro bomba en un mercado de verduras de Afrín.

El Ministerio de Defensa turco acusó a las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG) de llevar a cabo esta “masacre” contra los civiles.

$!Tregua por el COVID-19 en Siria permite “calma”
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad