jueves 28 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Un colombiano lleva 37 días en huelga de hambre

La puerta principal del Palacio de la Moncloa, la sede del Gobierno y residencia del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, es también, desde hace 37 días, el hogar de Segundo Quiñones, un colombiano que permanece en huelga de hambre al no recibir soluciones a sus demandas hipotecarias.

Quiñones, vicepresidente de la Asociación de Familias Hipotecadas, Embargadas y Abusos Bancarios de Elche, Alicante, duerme en una tienda de campaña que despliega cada noche ante el Palacio de la Moncloa, la sede gubernamental, junto a un puente que le sirve para guarecerse y al lado de un transformador eléctrico que muestra un aviso de 'Peligro, alto voltaje'.

En abril pasado, el colombiano caminó los 400 kilómetros que separan a Elche de Madrid para 'exigir al Gobierno unas hipotecas justas para todos', la paralización de los embargos y, sobre todo, que 'no sigan masacrando a los padres de familia' que, como él, sufren el desempleo y, por ende, la falta de dinero para pagar su cuota mensual.

La pérdida de empleo, a la que se puede unir la de su hogar, causa estragos no solamente en su vida en España, donde vive hace nueve años, sino también en Colombia, donde tiene tres hijos.

Para él, la única manera de conseguir justicia es la huelga de hambre y por ello está 'dispuesto a morir'.
'Estoy dispuesto a llegar hasta el final', lo cual 'no me parece irresponsable porque yo, antes de ser esclavo de un banco, prefiero morir', sentenció.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad