viernes 22 de noviembre de 2019 - 10:19 AM

Un hombre había muerto hace tres años y su familia creía que estaba de viaje

Desde 2016 que nadie sabía nada sobre Ronald Wayne White, un ex miembro de la marina norteamericana que vivía en Texas.
Escuchar este artículo

Los dos hombres de mantenimiento del condado tenían una misión que cumplir: resolver un problema que creían de cañerías que molestaban al resto de los vecinos en el edificio del centro de DeSoto Town, en Texas. Para ello debían ingresar al apartamento de Ronald Wayne White (51 años), un hombre corpulento, afroamericano, que nunca respondía a las solicitudes para ingresar a su hogar para las reparaciones y a quien hacía tiempo no se lo veía por el edificio. Así y todo consiguieron un permiso para ingresar. Cuando lo intentaron, notaron que la puerta estaba cerrada desde adentro. Lograron abrirla y cruzaron la entrada principal. En ese momento sintieron un olor penetrante, rancio. Continuaron caminando hasta llegar a la cocina de la hermética vivienda. Allí, tendido sobre el suelo, estaba el cuerpo en avanzado estado de descomposición del ex miembro de la Armada de los Estados Unidos.

“Los trabajadores de mantenimiento estaban tratando de entrar al departamento porque notaron que el uso del agua no existía desde hacía algún tiempo, por lo que sospecharon que había algún tipo de problema con la tubería principal”, explicó un vocero del Departamento de Policía de DeSoto al canal WFAA. “Forzaron la entrada y fue entonces cuando encontraron al difunto en el piso de su cocina. Al llegar los oficiales notaron que su descomposición había avanzado. Había estado allí obviamente por algún tiempo. Había telarañas y bichos muertos por todo el apartamento”.

Otra cosa que descubrieron los investigadores fueron cajas de medicamentos para la diabetes, enfermedad que padecía la víctima.

Los forenses que llegaron a la escena notaron que dada las condiciones todo indicaba que hacía casi tres años que el hombre había muerto, aparentemente de causas naturales. ¿En ese tiempo nadie había golpeado a su puerta para saber algo de él? Doris Stevens, su madre, indicó que no tenía noticias sobre él desde 2016 y que comenzó a preocuparse cuando lo llamó por su cumpleaños en abril de 2017 y éste no atendió. “No puedo soportarlo, para ser honesta. No puedo superar los tres años... Apenas puedo lidiar con eso”, dijo la mujer, afligida.

“Mi hijo me llamaba al menos dos veces al mes. Me hubiera llamado desde Egipto, desde Filipinas... me llamaría desde Dallas”, dijo la mujer que vive en Long Island, Nueva York al revelar que White trabajaba para un contratista de defensa y viajaba por todo el mundo con frecuencia. Sin embargo, sus periplos no le impedían contactarse con ella.

En el tiempo que no logró comunicarse con su hijo, Stevens comentó que se comunicó con la Policía para que averiguara qué podía estar pasando con White, de quien no recibía noticias desde hacía tiempo. Las respuestas de las autoridades no la tranquilizaron, pero no podía afrontar los gastos de un detective privado para saber qué podía pasar ante la ausencia. Los oficiales le indicaban que no podían catalogar el caso como “personas perdidas” teniendo en cuenta la actividad del hombre quien viajaba con frecuencia. “Sufrí porque nadie quiso ayudarme a encontrarlo”, se quejó la mujer.

Lea también: Trump afirma que Irán bloqueó internet para ocultar las “muertes” que causan sus propios líderes.

“Cuando el médico forense me dijo que hacía tres años que había muerto, mis rodillas cedieron. ¿Tres años? Y eso es lo que no puedo dejar pasar por mi cabeza. Mi mayor pregunta es, ¿cómo podría mi hijo haber muerto en ese departamento y nadie saber nada?”, interrogó. Las dudas la invaden a cada minuto. La desesperación, también.

Pero no fue sólo su madre quien no contactó a White durante casi tres años. El ex miembro de la Armada tenía hijos y una ex esposa, quienes tampoco supieron nada sobre él en todo ese lapso. La única señal de algunas circunstancias extrañas fue hace alrededor de dos años atrás cuando un vecino que vivía debajo de su apartamento se quejó de una fuga del techo. Personal de mantenimiento del edificio intentó verificar la fuga, pero cuando llegaron a la puerta del hombre no obtuvieron respuesta alguna. Nadie insistió y el caso quedó en la nada. Su camioneta Ford F-150 tampoco llamó la atención de nadie en el aparcamiento donde se encontraba juntando polvo y mugre.

Los resultados de la autopsia aún no fueron emitidos. Creen que no será una tarea sencilla. “Va a ser bastante difícil de hacer, después de tres años de descomposición. Ningún miembro de la familia que conocemos nos contactó para verificarlo. Estamos esperando respuestas solo para ver cuáles son los protocolos [del apartamento], en términos de verificar sus residencias y lo que hicieron”, dijo uno de los oficiales a cargo del caso de acuerdo a la revista People.

“Nuestros pensamientos y oraciones están con la familia del Señor. White durante este momento difícil. White estaba frecuentemente fuera del país y sus facturas se pagaban mediante retiros automáticos de sus cuentas. Nuestro personal de mantenimiento descubrió su cuerpo cuando identificaron y respondieron a un problema de servicio en su departamento. Estamos cooperando con la policía mientras investigan este incidente”, señalaron voceros de DeSoto Town en un comunicado enviado a esa publicación. “Todo lo que podemos determinar es que los problemas que normalmente desencadenarían un chequeo de asistencia social: falta de pago de la renta, un buzón completo, consultas de familiares o empleadores o vecinos preocupados, cosas que no tuvieron lugar en este caso. Hubo una situación inusual en la que el alquiler del Señor White se siguió pagando automáticamente”, dijo el portavoz.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad